Subscribe: RSS Agregación ABC
http://www.abc.es/rss/feeds/abc_Cultura.xml
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
años  desde  dos  era  este  fue  han  hasta  josé  muy  más  méxico  obra  siempre  sobre  también  toro  «el 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: RSS Agregación ABC

Cultura



Cultura



Published: Thu, 21 Sep 2017 00:23:45 GMT

Last Build Date: Thu, 21 Sep 2017 00:23:45 GMT

 



Enrique Ponce, del cielo a los infiernos en Logroño

Wed, 20 Sep 2017 17:38:52 GMT

Sexto toro El mexicano Adame se entregó en el sexto con desigual resultado. Media estocada. Aplausos. Quinto toro En el límite de fuerzas el quinto, que dio pocas opciones, claro que la apuesta de Garrido tampoco fue muy decidida. Pinchazo, otro hondo y cuatro descabellos. Silencio. Cuarto toro Ponce emborronó con un feo bajonazo una excelente faena a un juampedro con un punto de genio y que nunca acabó de humillar. Mando, relajo y buen gusto. Pese al borrón, cortó una oreja. Tercer toro Variado con el capote y la muleta el mexicano Luis David Adame, que lo intentó todo con el tercero. Rotundo en el final de faena y fulminante con el estoque, susto incluido, pues fue volteado de fea manera. Oreja con petición de la segunda. Segundo toro La estocada que le recetó José Garrido al segundo prendió la mecha que le faltó a una faena en la que el extremeño toreó sin agobios y pulcro al noble juampedro. Oreja. Primer toro Enrique Ponce se hizo con el primero, justo de fuerzas. Lo aprovechó a media altura y hubo acople con la mano izquierda. Mató de estocada rinconera. Afloraron algunos pañuelos, pero la cosa quedó en silencio. Paseíllo Con media entrada, hacen el paseíllo Ponce, de grana y oro; Garrdio, de negro y oro, y Adame, de rosa palo y oro. Se guarda un minuto de silencio en solidaridad con el pueblo mexicano. Sorteo Los toros de Juan Pedro fueron sorteados esta mañana y ya se encuentran en los corrales de la Ribera. Sus pesos oscilan entre los 501 y los 582 kilos. Abrirá plaza un ejemplar bautizado como Pantomima. Cartel ¡Buenas tardes! Bienvenidos a la tercera corrida de la Feria de San Mateo de Logroño. Se anuncian Enrique Ponce, José Garrido (sustituto de Antonio Ferrera, convaleciente de su percance en Albacete) y Lus David Adame, con toros de Juan Pedro Domecq. Lo que va del clamor, del éxito rotundo, a la desilusión más absoluta. Y es que ayer, en el coso de La Ribera, en la misma orilla del Ebro, Enrique Ponce rozó el cielo durante una excelente e imponente faena, para bajar a lo más hondo, a las mismas calderas del infierno, al rematar su magna obra con un infame bajonazo. El coso logroñés es uno de los pocos feudos que se le ha resistido al valenciano. Nunca ha abierto la puerta grande, y ayer, cuando se perfiló a matar al cuarto juampedro, parecía que el maleficio se iba a romper. ¡Quiá!, el estoque a los sótanos, y Ponce de cabeza al infierno por emborronar de tan fea manera una actuación cumbre. Ya con el capote lo toreó con poder y hondura en el recibo a la verónica. El toro tenía un punto de genio y no acabó de humillar nunca, pero el de Chiva no estaba por dejarse ganar la pelea. En el mismo platillo comenzó con la muleta en la derecha en una serie en la que apuntó clase y mando. Mejor y más redonda la siguiente. Hasta una contundente, de cinco muletazos en uno, que hizo saltar los tendidos como un resorte. A partir de ahí, temple y buen gusto con la izquierda... Así hasta esa maldita estocada, un pecado digno de confesión. Solemne marcha La tarde comenzó con una solemne marcha que acompañó el paseíllo y una emotiva y cerrada ovación que puso fin a un minuto de silencio en solidaridad con el pueblo mexicano. No eran pocas las banderas del país hermano que lucían en la plaza riojana, aficionados que siguen a su compatriota Luis David Adame, y a su hermano Joselito, anunciado mañana. El pequeño de los Adame puso todo de su parte para salir triunfante. El entusiasmo no se le puede negar, aunque todo no le salió bien. Variado y fácil con el capote, y entregado en dos desiguales trasteos con la muleta. Mejor con el estoque en el tercero, lo que le valió una oreja. Otra cortó José Garrido, que venía de segundo reserva tras la baja primero de Morante y de Ferrera después. Toreó templado al buen juampedro, aunque a la faena le faltó emoción. Luis David Adame da la vuelta al ruedo con la bandera mexicana- Chopera Toros FICHA PLAZA DE TOROS DE LA RIBERA. Miércoles, 20[...]



Yolanda Pantin, premio Casa de América de poesía

Wed, 20 Sep 2017 16:50:14 GMT

(image) La venezolana Yolanda Pantin (Caracas, 1954) ha resultado ganadora de la decimoséptima edición del premio Casa de América de poesía americana por su obra «Lo que hace el tiempo». De la misma destacó el jurado –compuesto por Luis García Montero, Jesús García Sánchez, Juan Malpartida, Jorge Galán, Santiago Miralles y Anna María Rodríguez Arias– que se trata «de un poemario íntimo que activa al mismo tiempo las regiones de la meditación y el pensamiento». El premio, que persigue estimular la escritura poética en el ámbito americano y que está dotado con cinco mil euros, incluye la publicación de la obra con la edición de la Editorial Visor. Recoge la poeta venezolana el testigo de Jorge Galán, ganador en la edición de 2016 por «Medianoche del mundo». Pantin destaca por ser poeta, pero también se desenvuelve en el ensayo, la edición y la escritura de libros para público infantil. Debutó en 1981 con «Casa o lobo» y publicó «21 caballos» en 2011 antes de meterse de lleno en la obra que le acaba de valer el reconocimiento que otorga la Casa de América, con el premio Fundarte de Poesía de Caracas como estación intermedia. En 2004, recibió la beca Guggenheim. Habitual conferenciante en festivales literarios de Europa y América, la traducción de sus obras al inglés, francés, alemán, holandés y portugues la acreditan como una escritora de calado internacional. Es fundadora del Fondo Editorial Pequeña Venecia y la revista El Puente, pensar en Venezuela; fue directora adjunta de la Fundación Casa de la Poesía Juan Antonio Pérez Bonalde, y también del departamento de museología del museo de arte contemporáneo Alejandro Otero de Caracas.



Disponible el primer vídeo póstumo de Leonard Cohen

Wed, 20 Sep 2017 14:24:49 GMT

(image) Cuando todavía no se ha cumplido un año de la muerte de Leonard Cohen, una de las canciones incluidas en el último disco del artista, «You Want It Darker», llega acompañada de videoclip póstumo para rememorar la figura del cantautor canadiense. Lo estrenó la industria musical canadiense en la gala de los premios Polaris, hace dos noches. El álbum del poeta y músico estaba nominado al premio al premio, que terminaría ganando la colombiana Lido Pimienta. Se impuso, además de al mentado candidato, a la cantautora Feist. En el vídeo se ve a Cohen bailando por los rascacielos de Montreal, rozando las nubes, a la manera en la que lo hacía cada vez que entonaba sus canciones. El mismo día, su hijo anunció un concierto de tributo a su padre en la capital canadiense. Producido por Sony Music, el resultado corre ya como la pólvora por las redes.



Vargas Llosa, sobre Cataluña: «Espero que el Gobierno impida que este golpe de Estado tenga lugar»

Wed, 20 Sep 2017 14:11:42 GMT

(image) Tocaba hablar de literatura, pero la realidad se ha impuesto a los deseos de Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936). El escritor, premio Nobel de Literatura, presentaba su último libro en Madrid, «Conversación en Princeton» (Alfaguara), mientras en Barcelona la actualidad política saltaba por los aires ante el desafío independentista. «Tendríamos que concentrarnos en el libro, pero no quiero eludir esa respuesta», ha asegurado, con firmeza, el autor peruano al ser preguntado sobre la situación que vive Cataluña. «Yo quiero mucho a Cataluña y no reconozco a la Barcelona de nuestros días. La Barcelona que yo viví en los 70 era la capital cultural de España en esos años, un puente de encuentro entre escritores españoles y latinoamericanos que se habían dado la espalda durante cuarenta años; allí se reconstruyó un poco esa relación», ha dicho. En aquellos años, como ha recordado Vargas Llosa, «el nacionalismo estaba completamente marginado, viví cinco años allá y no conocí a ningún nacionalista. El nacionalismo era algo anticuado, anacrónico, cosa que yo creo todavía. Era esa la Barcelona que yo conocí, y son dos Barcelonas diferentes». En relación al referéndum que los independentistas pretenden celebrar el 1 de octubre, el premio Nobel tiene claro que «no va a tener lugar» porque «es un disparate absurdo, un anacronismo que está por el desvanecimiento de nacionalidades». En opinión de Vargas Llosa, «el independentismo es una enfermedad que ha crecido de manera lamentable» y espera «que el Gobierno tenga la energía suficiente para impedir que un golpe de Estado tenga lugar y reciba la sanción correspondiente».



El Festival de Otoño a Primavera recuperará en 2018 su formato original

Wed, 20 Sep 2017 14:06:49 GMT

(image) El Festival de Otoño a Primavera recuperará a partir del año próximo su formato original y será de nuevo solo Festival de Otoño. Así lo ha anunciado el director de la Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos, que adelantó que la próxima edición se celebrará en el mes de noviembre. El anuncio se ha realizado durante la presentación, en la Casa de Lope de Vega, en el Barrio de las Letras de Madrid, de la presente -y, por lo dicho, última- edición del Festival de Otoño a Primavera, una fórmula que, confesó Jaime de los Santos, no se sabe por qué se decidió; «aunque sí sé las desazones que ha causado». En 2010, el Festival de Otoño varió sus fechas de celebración y pasó a desarrollarse en abril y mayo -en parte por las presiones de algunos empresarios teatrales de Madrid, que consideraban al certamen una competencia desleal en pleno arranque de temporada-; más tarde, volvieron a variarse las fechas y se celebraba durante prácticamente todo el año. Con la decisión de la Comunidad, se vuelve a la fórmula original. «Terrenal»«Una ventana a lo extraordinario» es el lema de la XXXV edición del festival, que dirige Carlos Aladro. Se trata, como ha dicho, de un certamen mucho más reducido -solo once espectáculos en cinco espacios-, en que se ha pretendido que los trabajos seleccionados «tengan, más allá de su valor estético, una aportación desde el punto de vista ético y deontológico». La mezcla de lo clásico y lo contemporáneo, el diálogo entre la vanguardia y la tradición, es otro de los objetivos que persigue la programación, que ha tenido en cuenta, según Aladro, el «cambio brutal» que se ha producido en los últimos años en el panorama de las artes escénicas madrileñas. El festival se inaugurará el 19 de octubre con el argentino Mauricio Kartun, que presentará en el teatro de La Abadía «Terrenal. Pequeño misterio ácrata». Es un espectáculo estrenado en 2014 en Buenos Aires y que se ha convertido en uno de los grandes fenómenos de la escena independiente argentina. El 27 de octubre, a las 23 horas, se iniciará en la Casa Encendida una performance del sueco Marten Spangberg, titulado «Notten», y que se desarrollará hasta las 6 de la mañana del día siguiente. «Rain»Carlos Aladro destacó el reestreno, en la Sala Negra de los teatros del Canal, el día 2, de «Mendoza», a cargo de Los colochos, con dirección de Juan Carrillo. Tras ellos, Gecko Theatre Company, de Gran Bretaña, presentará «Missing» también en los teatros del Canal. En el mismo escenario la belga Anne Teresa de Keersmaeker ofrecerá, con su compañía Rosas, su emblemática coreografía «Rain». Con un año de retraso (el centenario se conmemoró en 2016), la Comunidad de Madrid rendirá homenaje a Antonio Buero Vallejo. El Festival de Otoño a Primavera ha encargado a La Joven Compañía la puesta en escena de «La fundación», una de las obras fundamentales del dramaturgo. La dirección será de José Luis Arellano y se estrenará el 1 de diciembre en los teatros del Canal. Ya en 2018 se presentarán «En manque», de Vincent Macaigne y el Théâtre Vidy-Lausanne (Teatro de La Abadía); «Edipo» y «Electra», de la Companhia do Chapitó, de Portugal (Sala Cuarta Pared); y «Los hombres melancólicos», de Sara Molina (La Casa Encencida). Un grande de la escena europea, el italiano Toni Servillo, clausurará el festival con «Elvira», un espectáculo del Piccolo Teatro di Milano basado en el texto «Elvire Jouvet 40», de Brigitte Jaques. Será en El Pavón Teatro Kamikaze en abril del año próximo.



Sastrón afronta mañana una moción de censura en una junta extraordinaria de la SGAE

Wed, 20 Sep 2017 13:30:08 GMT

(image) El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Miguel Fernández Sastrón, afrontará este jueves 21 de septiembre una moción de censura en una junta extraordinaria. Parte de la Junta Directiva de la SGAE firmó a comienzos de semana una carta en la que se pedía debatir este jueves en la reunión ordinaria de este órgano una moción de censura. Finalmente, la moción será debatida en una junta extraordinaria que dará comienzo a las 16.00 horas y, a su conclusión, se celebrará la junta ordinaria con los puntos del orden del día. La presidenta de la Fundación SGAE, Inés París, quien también es miembro de la Junta Directiva, confirmó el pasado martes que era una de las firmantes de esa carta. París representa al Colegio de Obras Audiovisuales -cuyos otros miembros también han firmado la petición-. El resto del órgano directivo se reparte en miembros del Colegio de Gran Derecho, del Colegio de Pequeño Derecho y de Editores Musicales. En total, la Junta Directiva está compuesta por 39 miembros, todos ellos socios de la entidad. Ya a principios de este mes de septiembre, la SGAE suspendió una reunión extraordinaria de la Junta Directiva prevista que se iba a celebrar la misma semana en la que la sociedad se vio dividida entre posturas contrarias de algunos de sus miembros más representativos respecto a las prácticas conocidas como «La Rueda». Durante la presentación del anuario SGAE de las artes escénicas, musicales y audiovisuales, París calificó esta propuesta como «un síntoma de democracia». «Si ahora un número importante de junteros quiere que debatamos sobre el liderazgo de la SGAE, a mí me parece bien. Lamento que estas cosas, que son normales, parezcan una crisis en los medios de comunicación, porque lo que hay que hacer es hablar con cierta serenidad y amistad», apuntaba. La cineasta explicaba que la próxima junta puede ofrecer «un espacio de debate» y que en ningún caso obedecería a «irregularidades» cometidas, puesto que si ella hubiera conocido alguna «las habría denunciado». «Si pensase que la gestión de esta junta directiva, de la que formo parte, perjudicara a la SGAE, no estaría en ella», concluyó. El «caso SGAE» El pasado lunes 4 de septiembre, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata concluyó la instrucción del «caso SGAE» y encontró indicios para juzgar a un total de 11 personas por este asunto, entre los que se encuentra el que fuera presidente del Consejo de Dirección de la SGAE Teddy Bautista. En este sentido, la SGAE ya mostró su satisfacción ante el hecho de que, «tras más de seis años del inicio de instrucción» del «caso SGAE», «esté próxima» la apertura del juicio, y ha recordado que «reclamará a los responsables los perjuicios económicos que establezca la sentencia», tal y como señalaron a EP fuentes de la entidad.



El torero Joselito Adame: «Hoy más que nunca grito: ¡Viva México!»

Wed, 20 Sep 2017 13:13:29 GMT

(image) «Mucha fuerza para nuestros hermanos mexicanos ante esta nueva catástrofe. Todo nuestra apoyo y nuestras oraciones. #FuerzaMéxico». Ese hashtag inunda desde ayer la red social de Twitter. El mundo llora la tragedia por el terremoto en el país hermano. El planeta del toro se ha volcado con mensajes de solidaridad y gestos de apoyo a las víctimas, como ese tuit inicial de Enrique Ponce, uno de los toreros consentidos en la Plaza México. Precisamente, la Monumental capitalina ha covertido su escenario en refugio. Insurgentes es desde anoche un centro de recolección: agua embotellada, comida enlataa, alimentos no perecederos, vendas, jeringas, agua oxigenada, cobijas, chamarras, cubrebocas, guantes, equipo de rescate, pilas, linternas de mano, cubetas y palas... Todo eso ha llegado hasta la puerta grande, donde se concentran los voluntarios. La figura actual de México, Joselito Adame, en plena temporada española, ha enviado un mensaje a sus compatriotas: «Mi cabeza y mi corazón están en México. Hoy más que nunca. Acordémonos del gran país que somos. Hombro con hombro superaremos todo. Hoy más que nunca grito: ¡Viva México! #Méxiconuncaserinde». Su hermano Luis David ha escrito: «Impotente ante la desgracia de mi país. Mis pensamientos van con ustedes. ¡Mucha fuerza mi México!». Oraciones Más de doscientas personas han muerto en este brutal terremoto, un seísmo de magnitud 7,1 en la escala abierta de Richter que se ha producido el mismo fatídico día que el de 1985, el terrible temblor que quitó la vida a miles de personas en el país americano. El mundo del toro no cesa de mandar mensajes de fuerza y ánimo a un país tan querido por los taurinos como el de México. El riojano Diego Urdiales ha expresado su dolor: «Consternados por las noticias que llegan de México. Mucho ánimo a toda la población y a los grandes amigos que allí tenemos». David Fandila «El Fandi» ha escrito en su twitter personal: «Todo nuestro cariño y nuestras oraciones etán con todos vosotros». La figura francesa Sebastián Castella también ha mostrado su pesar en su cuenta de Instagram: «Sin tiempo para reponerse del último terremoto, México vuelve a temblar. Las imágenes estremecen, encogen el alma. hermanos, rezamos por ustedes. #prayformexico #oremospormexico #fuerzamexico». El equipo de la Monumental de las Ventas se ha expresado así: «Siempre unidos por México en la pasión por la tauromaquia, compartimos nuestra solidaridad con las víctimas del terremoto. ¡Mucha fuerza!».



Arqueólogos hallan en Creta dos tumbas minoicas bien conservadas

Wed, 20 Sep 2017 12:07:46 GMT

(image) Arqueólogos que trabajan en el yacimiento de Petrás, cerca de la ciudad cretense de Sitia, han hallado dos tumbas en muy buen estado de conservación que datan de los periodos minoico antiguo y medio, anunció hoy el Ministerio de Cultura griego. Las tumbas forman parte de un cementerio que pertenecía a un palacio del periodo minoico medio o protopalacial (2.000-1.700 a.C.), del que se han excavado en total 21 sepulturas. En las dos últimas tumbas descubiertas se han hallado sellos de marfil, joyas de oro y de piedras semipreciosas de una belleza excepcional, así como vasos de piedra y pequeñas estatuas de barro cocido con decoración de la era minoica media. La responsable de la excavación es Metaxia Tsipopulu, directora emérita del Ministerio de Cultura, que coordina un equipo de 26 arqueólogos procedentes de nueve países. Hasta ahora han sido halladas y estudiadas 17 tumbas monumentales -la más espaciosa tiene 125 metros cuadrados- y además una tallada en una roca, dos cavadas en hoyos y dos amplios espacios para ceremonias. En el cementerio han sido descubiertos a lo largo de los últimos años un gran número de joyas de oro y de plata, varias herramientas de cobre, más de 200 vasos de piedra, 65 sellos de marfil y dos anillos para sellar, además de un número importante de pequeñas estatuas de barro para uso ceremonial. Además se han encontrado restos humanos que dan informaciones valiosas sobre la anatomía de los hombres del periodo minoico. El sitio arqueológico de Petrás está situado al lado de Sitia, en Creta oriental. Fue construido en una colina alta de 40 metros en el periodo minoico antiguo (2.800-1.800 a.C.), aunque hay indicios de que el lugar había sido habitado a partir del último periodo neolítico (3.500 a.C.). El palacio de Petrás fue habitado sin interrupción hasta 1.450 a.C. cuando fue destruido junto a los demás palacios del periodo minoico, según creen los expertos. La colina fue de nuevo habitada por espacio de un siglo en el periodo pospalacial. La primera excavación en este lugar se hizo en el año 1900 y estuvo a cargo del arqueólogo británico Robert Carr Bosanquett. A partir de 1985 se hicieron excavaciones arqueológicas sistemáticas, todas dirigidas por Metaxia Tsipopulu.



Alberto Conejero, el poeta enmascarado

Wed, 20 Sep 2017 11:47:30 GMT

(image) No recuerdo ninguna irrupción tan fulminante en el panorama teatral reciente como la que Alberto Conejero (Jaén, 1978) protagonizó con «La piedra oscura», llevada a escena por Pablo Messiez en 2015; un gran éxito de público y crítica que le hizo acreedor de los premios Max, Ceres y José Estruch al mejor autor de ese año. Aunque había estrenado alguna pieza con anterioridad, fue esta la que supuso un aldabonazo de esos ante los que hay que tener la cabeza muy bien amueblada para salir indemne. A Conejero le ha afectado lo justo para no impedirle continuar con su escritura, que abarca también una copiosa actividad como autor de magníficas versiones («Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín», «Rinconete y Cortadillo», «Fuenteovejuna», «Las troyanas»...). Referencia de su generación Convertido en referencia insoslayable de su generación, ha aparecido, muy oportunamente editado por Antígona, un volumen que reúne las cinco últimas versiones de textos escritos o estrenados por el dramaturgo entre 2010 y 2015, que son, además de la pieza citada, «Cliff / Acantilado», «Ushuaia», «Todas las noches de un día» y «La melancolía de las jirafas», inédita hasta el momento. La lectura de estas cinco obras proporciona una cabal idea de la exigencia que el autor pone en sus trabajos, signados siempre por una intensa vibración poética, la pasión por la escritura y un denso y brillante caudal de referencias intertextuales. José Sanchis Sinisterra (Valencia, 1940), cuyo magisterio escénico reconocen varias levas generacionales de dramaturgos, subraya en un prólogo tan iluminador como empapado de fina ironía elogiosa, que un «quintacolumnista de la poesía se ha infiltrado en el Teatro» para perpetrar «con sus obras una subrepticia conspiración poética». Y sí, Alberto Conejero ha publicado también recientemente un soberbio poemario, «Si descubres un incendio». «Teatro 2010-2015». Alberto Conejero Teatro. Prólogo de José Sanchis Sinisterra. Antígona, 2017. 364 pág. 25 euros



Edurne Portela novela la brutalidad de ETA

Wed, 20 Sep 2017 11:45:53 GMT

Seguramente cuando apareció «Patria» de Aramburu la escritura de esta novela de Edurne Portela (1974) estaría ya muy avanzada, y se cometería una injusticia si las comparamos, aunque su cercanía y tema lo hagan inevitable. Cada novela debe ser enjuiciada por sí misma, y tampoco puede pedirse a Edurne Portela, que se inicia en la ficción, la maestría con la que Aramburu o Ramón Saizarbitoria, que llevan veinte años en ella, han tratado el asunto de las consecuencias que el terrorismo de ETA ha tenido en familias concretas del País Vasco. Hay que avanzar que pese a su poca experiencia en el género, Edurne Portela nos entrega una novela enjundiosa, bastante buena, que si no alcanza la calidad de «Patria» o de «Martutene», quizá se deba a razones diferentes a la intención que mueve unas escrituras nacidas todas en la convicción de la responsabilidad que la literatura tiene para decir lo que fuera de ella no puede decirse del todo. Tampoco desde el ensayo. Digo esto porque Portela afrontó así la cuestión en su libro anterior, «El eco de los disparos» (2016), de expresivo título Mirada de una niña La singularidad de «Mejor la ausencia» es que hace descansar la perspectiva en la protagonista, Amaia Gorostiaga, una niña de un pequeño pueblo próximo a Bilbao, que va creciendo conforme la novela avanza, contando su vida y la de su familia con sujeción a las señales que ella percibe. Tan manifiesta es la elección perspectivística que resultan enfadosas las primeras páginas, al haber adaptado el estilo narrativo a la simplicidad de la niña, con frecuentes oraciones copulativas muy simples. Lo advierto para que se tenga paciencia, pues luego el estilo de la novela mejora. Pero fuera del estilo, la radicalidad perspectivística con la que se ha planteado permanece en toda ella. Aquí reside la diferencia literaria mayor con «Patria», puesto que Aramburu cuidó que las tragedias familiares fueran contempladas desde un caleidoscopio cuyo punto no permanece fijo, sino acompasado a las vivencias de muchos personajes, lo que le permitió que los avatares adquirieran una complejidad literaria que la obra de Portela no tiene en igual medida. La novela está sujeta a Amaia, a lo que ve y lo que siente como niña, adolescente y joven separada después. Tal dependencia le proporciona fuerza expresiva como novela de personaje, pero no favorece que aparezca la rica complejidad de los asuntos que trata, de enorme calado, tanto personal como colectivo. Hay incluso momentos en que se construye casi como novela de iniciación. Por fortuna, ni siquiera entonces se pierde el hilo del fondo social y político del terrorismo de ETA y de su peso sobre la familia. Todo va viviéndolo Amaia como una tragedia familiar, víctimas de una locura nacionalista que penetra hasta la médula en la convivencia de toda la familia. Condena Una novela sobre ETA, y mucho más si su autora es una joven vasca, tiene que enfrentarse al punto de vista ético, que la narradora nunca pierde, y era bien difícil. Queda clara su condena, y huye del peligro de la equidistancia para buenos y malos. Cuando sale de los contextos personales y va a los sociales, como en la atmósfera totalitaria que se impuso con la «kale borroka», la novela gana mucho porque ayuda a aclarar la propia desestructuración familiar que el terrorismo provoca al ser literalmente fratricida. No estoy seguro de la eficacia de la opción de las dos partes de la estructura narrativa, la primera hecha de indicios inexplicados y una segunda de rellenado de esas lagunas. Hacerla metaliteraria me parece que peca de cierta artificiosidad. Casi hubiera sido mejor dejar que un personaje siniestro como Carlos o la oscura procedencia de la fuente de ingresos del padre, los imaginara el lector. Cuando la segunda parte los exp[...]



Días, noches, conflictos y sopas con los Marx

Wed, 20 Sep 2017 11:45:21 GMT

«El conflicto de los Marx» («Animal Crackers», 1930, Victor Heerman) no es la mejor película de los hermanos Marx, pero es –en mi opinión– donde Groucho creó al mejor personaje de su carrera: el capitán Spaulding. Su entrada triunfal en la fiesta que organiza Margaret Dumont en su honor, seguido de un buen número de porteadores, le vale para desplegar no sólo su carisma escénico, también para crear un número musical que no suspense la acción sino que la continúa como si fuera un diálogo entre él y los invitados; y sirve asimismo para demostrar sus extraordinarias dotes bailando y utilizando su cuerpo como un objeto volante no identificado, en medio de una tribu donde las apariencias van por delante y la verdad se oculta. Spaulding acaba de llegar y ya quiere irse porque se aburre o porque tiene prisa o por lo que sea, hasta que los hurras en su honor le hacen cambiar de opinión. Hay, además de momentos memorables, una débil trama sobre el robo de un cuadro y muchas secuencias dispersas en las que se construye una enorme parodia de la alta sociedad, de cómo uno necesita convertirse en explorador si quiere adentrarse en sus entresijos sin perderse o sin perder la cabeza. No recuerdo si la primera película de los hermanos Marx que vi fue en la televisión o en el cine, si fue «Una noche en Casablanca» («A Night in Casablanca», 1946, Archie Mayo) o «Una noche en la ópera» («A Night at the Opera», 1935, Sam Wood). Durante años no fui capaz de distinguirlas, llevando gags de una a otra a la manera de un contrabandista, quizás construyendo su obra maestra mentalmente, sin incluir números musicales innecesarios ni demasiados desvíos amorosos, en busca de un destilado tan poderoso como el de los «cartoons» de Tex Avery o Chuck Jones. Con ellos tardé mucho en establecer rankings porque toda su obra me parecía demasiado unitaria como para desmembrarla. Es decir, o te gustaban o no te gustaban, o te quedabas con todo o te quedabas con nada. Cumbres del humor Luego, ya con el tiempo, «Una noche en la ópera» y «Un día en las carreras» («A Day at the Races», 1937, Sam Wood) se colocaron a la altura de los ochomiles en la Cordillera del Himalaya porque tenían eso que solemos llamar «el más difícil todavía». La primera dinamita con su famosa secuencia en el camarote del barco toda la leyenda vodevilesca que arrastran los Marx, convirtiendo un espacio cerrado y de dimensiones bastante reducidas en una visión absurda del mundo moderno, donde todo ocurre al mismo tiempo y a los mismos personajes, sin que se sientan en ningún momento confundidos o abrumados. Y la segunda coloca a Groucho delante de un tribunal de médicos ante quienes se quiere hacer pasar por un experto, hasta que lo pillan en una equivocación y él les responde: «ya lo sabía, ya lo sabía». Por supuesto, estas películas se beneficiaron del talento de sus guionistas y de una dirección más esmerada, permitiendo que los Marx improvisasen sólo hasta cierto punto, porque de la misma forma que podían dinamitar una situación y hacerla graciosa, también podían llevar el absurdo tan lejos que ya nadie fuese capaz de seguirlos. «Sopa de ganso» («Duck Soup», 1933, Leo McCarey) fue lo más lejos que llegaron los hermanos Marx, desde mi punto de vista. No es que para hacerla tuvieran que renunciar a una parte significativa de sí mismos sino que tuvieron que centrarse más y dejar de lado sus melodías al piano o el arpa, sus correrías detrás de las chicas y la falta de dirección de su anárquico sentido del humor. Esta vez se trataba de la guerra entre países, sin más motivos que las sospechas, sin reglas, sin fin, hasta la victoria o la derrota final. Los hermanos Marx, por supuesto, salieron derrotados. La película fue un fra[...]



Cristina Lucas: «Todas las fronteras se han construido con sangre. ¿Por qué no las de Cataluña?»

Wed, 20 Sep 2017 11:44:29 GMT

Es una vídeo-instalación en tres pantallas en la que se sumerge el espectador. La primera devuelve cronológicamente los fríos datos de los ataques aéreos con víctimas civiles desde la invención de la aviación en 1903 hasta hoy. En la segunda, los nombres de las localidades afectadas se van disponiendo en el mapa, y se solapan, creando manchas en el terreno. En la tercera, documentación original de esos hechos. La pieza se titula «El rayo que no cesa» y, si bien se inspira en el 80 aniversario de Guernica, es un desgarrador archivo visual de todos los guernicas del mundo, base de «Manchas en el silencio», la muestra de Cristina Lucas (Jaén, 1973), en la Sala Alcalá, 31. Su nombre sonó para representar a España en la Bienal de Venecia este año, comisariada por Gerardo Mosquera. Aquí nos la encontramos junto a este comisario. ¿Es este un proyecto rebotado? No está tan directamente conectado con Venecia, pero sí que nos sirve a Gerardo y a mí para sacarnos una espinita. Alcala 31 se interesó por ambos por separado, y era lógico acabar juntándonos y ocuparnos de algo que teníamos por hacer. Pero la muestra está muy vinculada a un taller que coordiné para Madrid 45 [el programa de artes visuales de la Comunidad de Madrid], y una publicación desarrollada por tres instituciones –la CAM, el OK Center de Linz y el Mudam de Luxemburgo–, editada por Turner y que se presenta ahora. Lo que puede resultar curioso es que esta cita sea su homenaje a los bombardeos de Guernica de hace 80 años. Al «Guernica» le celebramos casi todos los cumpleaños, quizás por ser una obra basada en una tragedia local que fue capaz de traducirse a un idioma universal. Pero hay multitud de tragedias similares. Ya en su 75 cumpleaños, Artium me invitó a hacer un trabajo sobre la cuestión y yo comencé a reflexionar sobre la Guerra Civil. Pero sentí que me quedaba corta, porque esta se solapaba con la II chino-japonesa de 1937, demoledora, que se produjo justo después de la ítalo-abisinia, mientras que la guerra del Rif era precedente del bombardeo vasco, antesala de la IIGM... «Alguna vez me han dicho, y como si fuera una crítica negativa, que soy “pedagógica”. Lejos de encenderme, me entusiasma»Ello me llevó a preguntarme desde cuándo es posible volar: 1903. Y ya en 1912 se contabilizan las primeras víctimas civiles. Ese es el origen de este proyecto, juntando piezas muy dispersas, investigando, ayudándonos de internet, de archivos fabulosos como el de ABC o «La Vanguardia»... Y todos los bombardeos a civiles son igual de dramáticos, del primero al último. Hoy se repiten en Yemen, en Siria, en Irak... Acude a Samuel Beckett para titular la cita: «Manchas en el silencio». ¿Cómo la definiría? Como el propio Beckett: ese libro era una recopilación de textos, y esto una compilación de obras que se concatenan, aunque la principal es El rayo que no cesa. Esa obra audiovisual crece ahora aquí gracias a una ayuda BBVA que gané en 2015, lo que ha permitido digitalizar la base de datos, de forma que toda la información a la que antes se accedía solo a través del vídeo ahora se puede consultar en la red, incorporar datos, actualizarlos, sumar bibliografía... Por eso, cuando el espectador llega al final de la sala se topa con un espacio de trabajo en el que seguiremos incluyendo esos datos, y el muro que sirve de pantalla, por su parte trasera es un buen soporte para contener todas las fuentes que hemos manejado. Es una manera de ver el «backstage» de la obra. ¿Por qué es importante que el arte contemporáneo se nutra de la Historia? Porque si no sabes de dónde vienes es imposible que entiendas el presente o imaginar a dónde vas. Estos trabajos [también los 36[...]



Les Luthiers: «Somos unos payasos elegantes con un humor refinado»

Wed, 20 Sep 2017 03:50:15 GMT

(image) Hay muchas razones para que las actuaciones que Les Luthiers ofrecen en Madrid de su espectáculo «¡Chist!», desde ayer y hasta el domingo en el Palacio Municipal de Congresos, sean especiales. Las enumera Marcos Mundstock, la «voz parlante» del grupo, en la Casa de América, donde presentan las funciones: «es la primera actuación en Madrid después de cumplir cincuenta años y la primera también antes de ser galardonados con el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Bueno, claro, y voy a decir un tópico, porque venir a Madrid siempre es especial». Y apostilla Carlos López Puccio con una sonrisa pícara bajo el bigote: «Y son especiales también porque el espectáculo es muy bueno... Algo que no siempre sucede». Retomando la seriedad, Mundstock añade una razón más: «estas funciones van a ser las últimas en Madrid de Carlitos, que ha decidido retirarse a pesar de que hemos intentado desistirle de todas las maneras». Carlitos es Carlos Núñez Cortés, uno de los miembros fundadores del grupo -estuvo incluso en su prehistoria, cuando eran I Musicisti-. No le ha resultado fácil tomar la decisión de abandonar el grupo del que forma parte desde hace medio siglo. «Me ha costado tomarla, por supuesto. Uno siempre se pregunta: “¿Y después qué haré?, ¿cómo me sentiré?” Ya estoy elaborando el duelo, pero es una decisión que vengo rumiando desde hace tiempo. Si bien he envejecido bastante bien, me resulta muy difícil seguir el tren de las actuaciones; mis compañeros son más estoicos y aparentemente tienen más energía que yo para hacer giras de un mes trabajando todos los días. Yo intenté convencerles de que trabajáramos una vez al mes, pero no lo conseguí... Fueron irreductibles y me tocó dar un paso al costado». Núñez le ha dado a Les Luthiers -continúa- «una gran parte de mi vida, toda mi libido de artista y de creador, y me voy muy feliz». No quita para que, confiesa, haya tenido que recurrir a un terapeuta -algo muy argentino- para afrontar su «jubilación». Queda un mes para que reciban en Oviedo el premio Princesa de Asturias, un galardón por el que se sienten muy honrados. «Es como si hubiéramos cambiado de estatus -dice López Puccio-. Nosotros siempre nos consideramos unos humoristas, unos payasos elegantes con un humor refinado, y de pronto que nos coloquen en este pedestal es cambiar de nivel; nos da una dimensión que no sé si merecemos pero que nos enorgullece muchísimo». Ya han recibido instrucciones sobre el protocolo de la gala, aunque si se les pregunta sobre lo que les sugiere Asturias, son claros al respecto: «Yo pienso en arroz con leche y en fabada -dice Núñez, y todos corroboran-, y no necesariamente por ese orden».



Varios historiadores lamentan «una ocasión perdida» de redescubrir a Carlos I

Wed, 20 Sep 2017 03:50:02 GMT

(image) Tras la información de ABC sobre la falta de presencia y apoyo del Estado en la conmemoración del V centenario de la llegada en 1517 de Carlos I a España, hemos preguntado su opinión a un puñado de relevantes historiadores. Para Manuel Lucena, investigador del CSIC, «el reinado de Carlos I expandió para siempre la escala de la historia de España, empezando con el retorno de Elcano de la primera vuelta al mundo en 1521 y la conquista del imperio azteca por Cortés. Y terminando con la consolidación de los reinos de Indias y la fundación de las universidades de México y Lima en 1551. Por eso, recordarlo es imperativo. Nos devuelve al mundo y nos aleja del localismo banal que nos bloquea estos días». En opinión de José Enrique Ruiz Domènec, catedrático de la UAB, «la cultura del Estado ha dado la espalda a lo más importante de España que es la historia veraz y real. El poder del Estado descansa en esa historia. Carlos I la resituó y la hizo mundial. Ahora que Alemania tiene tanto peso en Europa debemos reivindicarle como nexo histórico de ambos Estados. Nos duele España como en el 98, pero no ponemos el remedio que tenemos al alcance, que es reconocer la historia de nuevo. Reunificó todos los territorios y con todo derecho. Pronunció su discurso en Barcelona, en catalán, poniendo a la ciudad en sus planes imperiales como gran capital». Vacío y separación El catedrático de Deusto Fernando García de Cortázar responde: «Es una ocasión más perdida en esta hora grave de España. Pero ¿qué hacen las autoridades de la nación que no aprovechan la conmemoración para cohesionar a los ciudadanos con el recuerdo de un pasado que afirmó la unidad de España y la proyectó a Europa y América? Las conmemoraciones sirven para superar la pobre condición administrativa de nuestra patria. Sobre este vacío se ha alzado el actual discurso de separación, sobre la pérdida de lo que en nuestra larga historia juntos habíamos llamado patriotismo. Las conmemoraciones sirven para festejar a los artífices de España, a quienes nos llevaron al encuentro de una patria común tal como lo hizo también el cardenal Cisneros que en este su V Centenario es víctima del más inconcebible y ultrajante silencio oficial». Por su parte, el académico de la Historia Hugo O’Donnell recuerda que el momento más importante fue la jura en las Cortes reunidas en Valladolid el 9 de febrero de 1518. «Pero hay dos precedentes muy relevantes que corresponden al año anterior: el desembarco en Tazones del 19 de septiembre de 1517 y la breve visita del 4 de noviembre a la Reina en Tordesillas, donde obtiene su aquiescencia para reinar en su nombre. Tazones fue su primer contacto con las gentes y paisajes de España, que tanto llegaría a amar. Gentes sencillas, como los regidores de Villaviciosa que, junto con los pocos recursos del país le ofrecieron “amor y buena voluntad”. Una conmemoración, aunque no sea de primer orden, resulta oportuna e incluso obligada». Por último la historiadora María del Carmen Martín Rubio, autora de la más reciente biografía de Pizarro, aseguró que «Carlos I no se merece un gran homenaje, se merece varios».



Fernando Rey, un caballero en la corte de Hollywood

Wed, 20 Sep 2017 03:49:48 GMT

En los libros de la Historia del cine quedó grabado un nombre que no era el suyo. De la lucha entre el artístico, Fernando Rey, y el de su DNI, Fernando Casado Arambillet, surge un vacío que se hace sentir en las generaciones más jóvenes. No le recuerdan. Sí lo hacen en La Coruña, donde desde hoy a las ocho de la tarde, instante quirúrgicamente estudiado para hacerlo coincidir con el centenario de su nacimiento, se inaugurará la exposición «Caballero de cine». Allí lucirán las fotografías íntimas que su hijo, Fernando Casado Campolongo, guardaba con mimo. Completan la muestra fotocromos, programas de mano e incluso carnets de estudiante del actor que, con 200 películas, derribó las barreras que hacían de Hollywood una tierra extraña para el cine español. Ese disfraz nominal que acometió Fernando Rey obedece a un deseo irrefrenable por erigirse figura en un arte en el que él mismo era su primer crítico: sus acolchados mofletes y sus aptitudes interpretativas fueron siempre críticas que el actor coruñés se autoimponía. No dudó en acatar con disciplina castrense el consejo de un curtido productor de la época, que le hizo ver que Casado no era un apellido demasiado proclive a hacerse un hueco en la alta clase cinematográfica. Hay quien dice que también pudo influir el que su padre, Fernando Casado Veiga, fuese la mano derecha de Azaña en el campo de artillería durante la Guerra Civil –y posteriormente condenado a muerte por el franquismo–. «Con todo el respeto a los actores que han triunfado en Hollywood, mi padre fue el primero, si acaso tras Sara Montiel, que tuvo repercusión mundial. Y no se le recuerda», lamenta Caballero, que da por imposible encontrar entre los menores de 30 años a gente que no ponga cara de póquer cuando habla de quien fue su padre. Según recuerda el catedrático de Historia del Cine José Luis Castro, comisario de la exposición dedicada a Fernando Rey junto con Rubén Ventureira, éste dobló un documental llamado «Velázquez», de corte eminentemente republicano, antes de engancharse al éxito con «Los últimos de Filipinas» (1945) y «Loco de amor» (1948), en aquello que él llamó «cine de peluca». Su físico de galán, su porte de vencedor y una voz portentosa le sirvieron para culminar el despegue. Cine transgresor Es tras los años 50 cuando empieza a colaborar con la corriente de cine transgresor en la que están dos de las figuras más trascendentales en su carrera: Berlanga y Bardem. Aunque él todavía se siente inseguro y perseguido por una industria en la que le cuesta no sentirse un extraño. «El gran corte», como lo denomina Castro, lo da Buñuel, que es quien lo contrata para hacer «Viridiana» (1961). Le convierte en un icono internacional. Llegaría «Tristana» (1970) y, de ahí, saldría catapultado hacia Estados Unidos para rodar «The French Connection» (1971) –su papel se había pensado para Paco Rabal, pero al no saber inglés, recayó sobre Rey, que lo había estudiado por recomendación de Edgar Neville–. Rememora su hijo cómo para rodar «El Quijote» un Fernando Rey ya quejumbroso por la edad debía adelgazar «entre 12 y 14 kilos». Cree Caballero que la mimetización fue tal que terminó convirtiéndose en el personaje. «Y siempre digo que se murió con su cara», remata. La prosa de Hollywood, el verso español POR OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE Durante el siglo XX, que fue su siglo, Fernando Rey llegó y ocupó la cima de la otra montaña que tenía que escalar un actor para obtener el reconocimiento «cultural» en España. Una cima poco explorada y que tenía un tramo final muy incómodo y peligroso hasta alcanzar la cumbre[...]



Juan Bautista, premio Yiyo al triunfador de Colmenar

Wed, 20 Sep 2017 03:41:38 GMT

(image) El matador de toros francés Juan Bautista se ha alzado con el XXXII trofeo José Cubero «Yiyo», al triunfador de la feria de la Virgen de los Remedios 2017 de Colmenar Viejo, según ha dado hoy a conocer el jurado de la peña taurina El Rescoldo de esta localidad madrileña. Bautista se ha hecho acreedor a este galardón, gracias a la faena que protagonizó al cuarto toro de la corrida del pasado 29 de agosto, de la ganadería de Jandilla, y al que cortó las dos orejas, lo que le valió la salida a hombros por la puerta grande del coso colmenareño de La Corredera. Por su parte, la XXX edición del trofeo Toros de Colmenar al mejor astado del serial ha ido a parar a «Ostrero», de la ganadería de Jandilla-Vegahermosa, lidiado la misma tarde del 29 de agosto, en segundo lugar, por el diestro Alejandro Talavante



Dani Rovira se avergüenza de ser español

Tue, 19 Sep 2017 20:10:42 GMT

(image)



Zorrilla: el poeta del pueblo regresa a la Biblioteca Nacional

Tue, 19 Sep 2017 18:39:52 GMT

En su juventud, José Zorrilla (1817-1893) acudía a la Biblioteca Nacional de España (BNE) para estar rodeado de libros, para charlar con amigos y... para no pasar frío. De hecho, el literato revela en sus memorias que se encontraba allí cuando recibió la noticia de la muerte de Mariano José de Larra. Doscientos años después de su nacimiento en Valladolid, el poeta más célebre del siglo XIX español regresa a la que fuera su casa para encontrar «amigos que me esperan y hospitalario hogar». Las puertas de la institución se abren al genio del «Tenorio» para rendirle homenaje con la muestra «Zorrilla, poeta popular», que recorre su trayectoria mediante fondos propios de la BNE y podrá verse hasta el 21 de enero del año próximo. El poema que recitó en el entierro de Larra- BNE Comisariada por Raquel Sánchez, experta en el movimiento romántico español, la exposición se estructura en tres secciones: «Recuerdos del tiempo viejo», «Zorrilla en el escenario» y «El mundo legendario de Zorrilla». En palabras de Sánchez, el objetivo «es reflejar no solamente al escritor, sino también su época, ahondar en la cultura española de entonces». Y lo consiguen. Mediante manuscritos originales de algunas de sus obras, carteles de teatro, libros de poemas, grabados, retratos… Las vicisitudes de Zorrilla y su tiempo cobran vida en un recorrido visual y sonoro (la muestra la completan cuatro vídeos que profundizan en su obra). Coronación de Zorrilla como poeta nacional en el palacio de Carlos V de Granada- BNE La primera etapa de la muestra, «Recuerdos del tiempo viejo», recibe su nombre del título de las memorias de Zorrilla. En este paseo por los momentos más significativos de su vida cobra vital importancia el entierro de Larra, con la exhibición del poema que leyó entonces y que le convirtió en el gran personaje literario que fue después. Un retrato de José de Espronceda, su gran ídolo, algunos de sus primeros escritos para la revista «El artista», sus intervenciones en el Liceo Artístico y Literario, su estancia en México, su entrada en la Real Academia Española (RAE) en 1885 -el suyo fue el único discurso leído en verso en el siglo XIX- o su coronación como poeta nacional en Granada son algunos de los episodios reflejados. El teatro, su gran género «Zorrilla en el escenario» se centra en el teatro, género en el que se consolidó. Así, en la muestra se exhiben retratos de actores con los que el dramaturgo trabajó, un facsímil original de «Don Juan Tenorio» donde se aprecia cómo trabajaba, un retrato al óleo hecho por Antonio María Esquivel o un libro con planos de los teatros de la época. Uno de los «objetos» más curiosos de la exposición es un abono del Teatro Real; pese a ser la cúspide del género entonces, Zorrilla trabajó casi siempre en el Teatro de la Cruz, que era donde tenía su compañía. Pese a ser autor del «Tenorio», el literato siempre anduvo mal de dinero; el problema es que al vender la obra al editor, cedió sus derechos, por lo que nunca ganó dinero con su «Don Juan». Eso le amargó toda su vida y, para compensar la pérdida, hizo bastantes versiones de la pieza, entre ellas una zarzuela que se presenta en la exposición en este apartado. Manuscrito de «Don Juan Tenorio»- BNE Por último, «El mundo legendario de José Zorrilla» recoge todas sus leyendas, a través de las cuales, siempre en verso, logró llegar al público y se convirtió en el «poeta del pueblo». El verso era la forma más fácil de recordar en una época en la que un alto porcentaje de la población n[...]



Los cien libros que hay que leer, según Amazon

Tue, 19 Sep 2017 17:48:55 GMT

(image)



Frescura y variedad de Talavante en Logroño

Tue, 19 Sep 2017 17:23:11 GMT

Sexto toro Feo de hechuras el sexto, que buscaba descaradamente las tablas. Roca lo mantuvo a duras penas en los medios. Faena tan desigual como ajustada y bien resuelta, en donde la casta la puso el torero. Estocada baja. Oreja. Quinto toro Fue a más la faena de Talavante al noble quinto. Una serie con la zurda al final, antes de una ajustada serie de bernadinas, desató los clamores. Estocada trasera y descabello. Oreja. Cuarto toro Parado y con poca entrega el cuarto, con el que Hermoso de Mendoza pasó sin pena ni gloria. Terminó con un feo rejonazo y el silencio acompañó su labor. Tercer toro No le sobraban las fuerzas al tercero, que embistió a la defensiva con tendencia a irse. Porfió Roca Rey en un trasteo donde no faltaron alardes de valor y que remató de un fulminante estonazo. Silencio tras petición. Segundo toro El público se entregó a Talavante, que cuajó una faena plena de frescura y variedad, con algunos naturales inmensos a un buen jandilla que se tapaba por los pitones. Estocada desprendida. Oreja con petición de la segunda. Primer toro Excelente el primero de Sánchez, al que Hermoso templa con su incansable galope. Muy desigual al clavar, la faena no rompe en un triunfo. Rejón trasero. Silencio. Paseíllo Con alrededor de tres cuartos de entrada, hacen el paseíllo Hermoso de Mendoza, Talavante, de azul y oro, y Roca Rey, de tabaco y oro. Sorteo Esta mañana se enchiqueraron los toros que se lidiarán a partir de las seis de la tarde. Para rejones saltarán al ruedo dos toros de Herederos de Sánchez y Sánchez; para la lidia a pie, cuatro de Jandilla. Cartel ¡Buenas tardes! Bienvenidos a la primera corrida de la Feria de San Mateo de Logroño, donde se celebra un festejo mixto en el que se anuncian Pablo Hermoso de Mendoza, Alejandro Talavane y Andrés Roca Rey. La tarde anunciaba apoteosis, que al final se quedó a medias. El público tenía ganas de fiesta, y para eso estaba el presidente, que frenó el triunfalismo que se respiraba desde que los toreros hicieron el paseíllo. Con todo, la corrida mixta tuvo sus momentos de emoción, y eso que a los toros de Jandilla les faltó trapío, pues los pitones con que tapaban sus menguadas carnes supieron a poco. Encastado y bueno fue el primero del lote de Alejandro Talavante, al que el extremeño cuajó con la muleta. Las ideas muy claras para recibirlo en los medios con ayudados a media altura rematados con un airoso molinete. Series largas con ambas manos. Cinco y el de pecho, y el toro que fue siempre a más. Frescura en el diestro, que toreó siempre a favor de su enemigo, y variedad en los remates. Ora un afarolado, ora una arrucina. Y entre medio, toreo al ralentí, que algunos muletazos, especialmente con la mano izquierda, supieron a gloria por su largura y temple. La plaza se fue calentando, porque la obra de Talavante tuvo la virtud de la conexión, de no tener el mínimo tiempo muerto. Todo muy ligado. Todo sin solución de continuidad. La estocada cayó desprendida, y ahí se aferró el usía para no conceder la segunda oreja. Naturales excelentes Se llevó otro trofeo del quinto, que no estaba sobrado de nada. Ni de trapío ni de bravura ni de fuerzas. Tenía nobleza, eso sí. Con esos mimbres Talavante fue hilvanando una faena que en sus principios ya dio pie a la esperanza. Y así fue, pues poco a poco se hizo con el de Jandilla. Jugó con los tiempos, y hasta le sopló naturales de excelente factura. Los tendidos, de nuevo a su favor, le ayuda[...]