Subscribe: Se puede arreglar el mundo.
http://sepuedearreglarelmundo.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
algo  cuando  donde  dos  este  hace  han  hay  mientras  mundo  más  nos  otro  ser  son  tiempo  trabajo  uno  vida 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: Se puede arreglar el mundo.

Se puede arreglar el mundo.



"El pueblo quiere siempre el bien, pero no siempre lo ve", Jean Jacques Rousseau



Last Build Date: Tue, 13 Sep 2016 14:29:33 +0000

 



PERSPICALIA

Wed, 08 Jul 2009 20:30:00 +0000


Me he mudado a
PERSPICALIA, donde el gran Fukowski ha dejado espacio para que Juin y yo mismo colaboremos. Allí nos leemos. 

Salud.





Idiocia

Sat, 14 Mar 2009 20:15:00 +0000


El capitalismo y su normalización de la avaricia se cascaron. La crisis financiera internacional afectó a la economía real: nos vamos juntos y de la manita a la cola del paro.


La globalización de los mercados trajo la globalización de las desigualdades y también la distribución de un par de valores (éticos, no bursátiles) que se cuelan en todos los pueblos cualesquiera que sean sus tablas del bien y del mal: hiperindividualismo e hiperconsumismo tanto monta, monta tanto.

Anda el mundo reflexionando hacia dónde quiere ir (sabíamos que esto era una cacharro sin frenos y cuesta abajo, al menos lo sabíamos los que queríamos ver), quitándose las chaquetas ideológicas con una cara escéptica que trata de disimular decepción, una expresión refleja de “esto ya no me sirve” y de asco al tener que quitársela, con lo pegada que estaban a la piel.

En este proceso de búsqueda de solución -o de nuevo estropicio, ya veremos- me ha sorprendido (increíble que aún me quede capacidad de asombro, eso sí que es asombroso) la actitud de alguno añorando medio segundo después la orgía autodestructiva anterior a la crisis. Un puñado de idiotas peligrosos, eso es lo que son.

Como ejemplo, la marca de zapatos BIANCO ha hecho una campaña con el lema, ya traducido de “la crisis me la suda, voy a seguir fundiéndome la pasta en lo superfluo”:


Si les mandas tu foto con esa pose de “me niego a saber la verdad, quiero continuar el suicidio colectivo”, además de testificar tu incapacidad mental y avergonzar a tus padres podrás tener la oportunidad (si tu careto de imbécil se lleva la palma) de, literalmente, “vaciar una tienda de zapatos”.


(image)
(image)

Esa publicidad la encontré en la revista ELLE; una publicidad idiota, para receptores ineptos (y peligrosos), en una revista que es menos que basura. Lo siento ELLE, esta vez los resortes morales que me impiden ir insultando por ahí a la mínima, han saltado.

En cualquier caso gracias ELLE por, siendo una revista de mujeres, adivinar con clarividencia el próximo paso evolutivo de la raza humana. El ¿futuro? es el subhombre. Lo del superhombre me parece que lo vamos a tener que ir posponiendo...





El vídeo

Mon, 09 Mar 2009 19:50:00 +0000

A menudo me saturo de consumir contenidos en Internet. Venga vídeos, venga canciones, más periódicos online, blogs, etc. Entre tanta cantidad se agradece encontrar calidad y disfrutar de ella con sosiego.Hace unos días saltaba de enlace en enlace cual Enjuto Mojamuto hasta encontrar un vídeo que en pocos segundos me calmó como la música a las bestias; apagué las luces de la habitación y me abstraje completamente gracias a lo que me llegaba desde el monitor.Viviendo fuera de España hay cosas del propio país que se viven con más fuerza. Recuerdo, por ejemplo, que un domingo por la mañana la televisión sueca trajo al programa a una joven promesa del baile flamenco. En la entrevista tras la actuación le preguntaron cuál era para ella la diferencia entre el flamenco vivido fuera o dentro de España. La chica dijo que en nuestra tierra se vive con él a diario como algo corriente, mientras que en el extranjero puede significar una experiencia quizá menos cotidiana pero de mayor intensidad.Algo así me ocurre viendo en la pantalla skaters rodando por calles españolas. La filmación que recomiendo (aquella por la que andaba abstraído) me traslada a esas aceras, plazas y parques del Sur de Europa. Su música me aviva, el sonido de guitarra española hace de mis venas sus cuerdas, las palabras en castellano de las canciones son golosinas para mi ánimo. Veo patinadores de todas las esquinas del país liándola juntos y sueño con UNIDAD. Vascos, andaluces, gallegos, catalanes, cada uno con su cultura, su arte, su humor, dialecto o lengua... patinando en grupo, conectados por las ganas de vivir y de hacerlo en la calle que es donde realmente pasan cosas, donde interactuamos, donde somos Hombres, donde nos sentimos libres, donde bebemos, discutimos, cantamos, donde los demás testifican que uno existe... Allí me lanzo en cuanto acabe el vídeo.La grabación acaba y el corazón se me acelera, no quiero perder tiempo: hago estiramientos y cortos ejercicios de calentamiento en la cocina mientras se calienta el café. Las piernas a punto, los hombros relajados, tobillos engrasados y cafeína en la sangre. Los auriculares van al oído, apretados y protegidos por el gorro de lana. Enchufo la música calentita que será el túnel por el que atravesar la tormenta de nieve que hay en el trayecto al skatepark. Salgo fuera: hay veinte grados bajo cero, la oscuridad es implacable, ni un alma (nunca mejor dicho dado el potencial de unos cuantos de estos suecos) que pasee, ni un ruido... todo eso ya no me afecta porque diviso a lo lejos las luces del local. Sé que en este camino la noche anticipada e imbatible ha congelado la Existencia pero yo llevo dentro fiesta, palmas, euforia, sofoco, bullicio, castañuelas, llevo las plazoletas de España y su sol, su ambiente, su capacidad para en ellas conocer gente, llevo su drama y su jaleo, todos se vienen conmigo. Se juntaron mientras veía el vídeo Alai Kit y no se van a apagar por un buen rato. El Alai Olé también me sirvió en otras ocasiones.De lo que ocurre dentro del local hablaré otro día, ahora estoy ocupado... Misión: vivir con mayúsculas, como me enseñaron las calles del Sur. Como este vídeo me recuerda. Como "debe" ser ya sea en España, en Suecia o en Pekín. Justo antes de entrar, el inmutable vacío gélido se traga mi espíritu hecho palabra, se traga este ¡OLE! [...]



Filosofía pisando el barro

Sun, 04 Jan 2009 12:56:00 +0000

Preguntas que saltan típicamente cuando en una conversación se menciona de rebote a la filosofía, o a un filósofo son... ¿para qué sirve la filosofía? ¿qué hace un filósofo?Roberto Saviano estudió filosofía. Roberto Saviano es un partenopeo (napolitano) que se ha metido hasta el cuello en el mundo de la Camorra (el Sistema, como según él se la denomina actualmente). Ha pisado las calles en donde todo ocurría: tratos, asesinatos, torturas, chantajes, corruptelas, pagos, venganzas. Se ha manchado de porquería para contarlo, ha nadado en lagos tóxicos, olido sangre, vísceras, líquido cerebral. Se ha cortado la piel metiendo el dedo en agujeros de Kaláshnikov. Su empatía se ha tragado toda la miseria, violencia, crueldad, injusticia y deshumanización de una zona de Europa, el Sur de Italia, que es el experimento resultante de despojar a la población de Estado del Bienestar más dotarla a la vez de la ideología neoliberal del machaca a tu competidor o muere.¿De qué le ha servido a Roberto Saviano la filosofía? La filosofía no da respuestas. La filosofía aumenta la complejidad de las preguntas, descubre otras nuevas, escarba la corteza de la verdad para arrancarle minúsculos trocitos que los próximos hombres usarán para saber mejor dónde seguir escarbando. La filosofía renuncia a verdades simples y complacientes tanto de lo trascendente como de lo mundano.Saviano, metido en inmundicia hasta las orejas, ha extraído del vertedero humano las preguntas que importan sobre lo terrenal y lo espiritual en un ámbito irresoluble de opresión, asfixia moral, miedo y ausencia de verdad. Además, ha contestado valiente y concisamente lo que de tan obvio es doloroso.Decía Savater, haciendo una comparación hollywoodense, que si el científico es como el actor de cine, el filósofo es el especialista al que llaman para hacer la escena arriesgada. El que puede partirse el cuello haciéndola de verdad, el que se presenta para contestar allá donde, aunque la ciencia no alcance, se sigue exigiendo veracidad. Roberto es el especialista que ha llevado las líneas escritas por Marx, Weber, Adam Smith, Keynes, Hannah Arendt y Conrad a las calles controladas por la Mafia para terminar la escena. Para que el espectador comprenda el principio, el desarrollo del argumento y el final del film que se proyecta día tras día en una sala podrida de ese multicines en el que creo y que se llama Europa.Los españoles deberíamos leer con atención el libro escrito por este italiano y luego plantarnos ante cualquier mínima corrupción que vivamos a diario en nuestro país. Para reparar el absurdo de una economía basada en el cemento, evitar la fuga de cerebros, hacer evolucionar nuestro concepto de ciudadanía y sobre todo, para no ser nunca el vertedero de basuras de nadie.El resto de palabras se las dejo al autor de Gomorra. Gracias Saviano.“El poder de los clanes seguía siendo el poder del cemento. En sus actividades de construcción yo había sentido físicamente, visceralmente, toda su potencia [...]. Un trabajo bestial, que jamás he llegado a aprender demasiado bien, un oficio que te puede proporcionar un buen dinero solo si estás dispuesto a hacerlo con todas tus fuerzas, todos tus músculos, todas tus energías; a trabajar en cualesquiera condiciones meteorológicas, lo mismo con el pasamontañas en la cabeza que en calzoncillos. Acercarme al cemento, con las manos y con la nariz, ha sido el único modo de entender en qué se fundamentaba el poder, el verdadero poder.[...]Se había caído de un andamio. Tras el incidente habían huido todos, incluido el aparejador. Nadie había llamado a la ambulancia, temiendo que esta pudiera llegar antes de que hubieran podido darse a la fuga. Así que, mientras escapaban, habían dejado el cuerpo en mitad de la calle, todavía vivo y escupiendo sangre de los pulmones. Esta enésima noticia de muerte, uno de lo trescientos albañiles que reventaban cada año en las obras de toda Italia, en ci[...]



Nota

Thu, 25 Dec 2008 19:47:00 +0000


He añadido unos párrafos al primer pasaje de la tienda en Estocolmo(II).

También he intendo estructurarlo para hacerlo más legible (y digestible).

Me hace la misma ilusión que un post totalmente nuevo; quizás porque este es muy, muy... bueno, leedlo vosotros mismos. Pinchad aquí.

Un abrazo.

PD: La primera parte de "Estocolmo" era esta. La tercera (y última parte) esté en mi mente pero no sé si la escribiré algún día.





TODAS UNAS PUTAS

Sun, 16 Nov 2008 10:04:00 +0000

Una golpeaba su cabeza contra la pared para quitarse de encima los pensamientos sexuales que le venían sobre su hermana aún más pequeña, con la que había sido obligada a tener relaciones. Otra se volvió anoréxica porque aborrecía tener un cuerpo sexuado.Los dos ejemplos anteriores son casos reales, niñas víctimas de abuso sexual; una psique destrozada de por vida. Los chicos y chicas que salieron de una secta americana donde se practicaba el incesto y todo tipo de abuso a menores, quedaron psicológicamente aniquilados para los restos. La mayoría acabó suicidándose. Uno de los chavales fue forzado a tener sexo con su propia madre y una amiga de ésta. Cuando se hizo mayor, torturó con un taladro eléctrico a la segunda; más tarde se quitó la vida. Prostitución y pornografía (otro intercambio de sexo por dinero) dejan secuelas dramáticas en las personas que la han ejercido. Cuántas estrellas porno han muerto por sobredosis o suicidio. Muchísimas de ellas, mujeres alienadas por un entorno que no les ha dado precisamente amor, autoestima, ayuda, respeto, etc. Abusadas aunque cobraran por ello: la libertad y dignidad humanas son irrenunciables, no son vendibles; el Hombre dispone de libertad para ejercerla, no para destruirla (Stuart Mill). Lo siguiente escrito por Kant apunta hacia el razonamiento análogo de que ninguna persona merece ser tratada como instrumento para otros fines:“Todos los seres racionales están sujetos a la ley de que cada uno de ellos debe tratarse a sí mismo y tratar a todos los demás, nunca como un simple medio, sino siempre al mismo tiempo como fin en sí mismo [...].Todo tiene un precio o una dignidad. Aquello que tiene precio puede ser sustituido por algo equivalente; en cambio, lo que se halla por encima de todo precio y, por tanto, no admite nada equivalente, eso tiene una dignidad.”Si el daño que el abuso sexual hace a un adulto es devastador, qué decir cuando la víctima es un menor. Imaginaos que estamos en esa edad en la que vemos dibujos animados, no nos separamos de los juguetes, queremos comer chucherías todo el tiempo y nos da vergüenza hablar con la niña o el niño que nos gusta. La edad en la que el sexo da sus pasitos: la primera vez que vamos cogidos de la mano, los primeros besos, las primeras caricias, etc. Un proceso de aprendizaje, de exploración, con sus distintas etapas. Aquellos que se han saltado etapas dicen anhelarlas. Ahora pensemos que somos esa chavalita o chavalito que no ha empezado ni su primera etapa cuando viene un depravado cabrón enfermo, nos fuerza y nos pone su sucia polla delante. Despedaza nuestra inocencia y vuelca toda basura mental acumulada en años, en una personita que acaba de amanecer a la vida. Encima, tienes a gente esperando verlo en internet.El colmo de este sucio negocio es que quienes se enfrentan a él son perseguidos, amenazados y censurados por los medios de comunicación. Lydia Cacho ha tirado de la manta en México y se ha quedado sola; la han intentado matar varias veces. Ha sido secuestrada por policías. ¿En quién puede confiar ella? "Instituciones, ninguna. Ni la PGR ni la Corte Suprema. El Congreso, menos. Y de los medios de comunicación, mejor no hablar", dice Cacho.Violencia impuesta contra los más débiles: niños y mujeres. En muchos casos esa situación de opresión es mantenida por nuestra tibieza y doble moral ante prostitución y pornografía. Los hombres estamos en la posición dominante, no queremos ver lo que hay detrás de una realidad que nos privilegia y nos permite abusar de otro ser humano (prostitutas y actrices porno). Argumentos como “es puta porque le gusta el dinero fácil”, “nadie la obliga”, “se ve que le gusta" (que se la cepillen veinte delante de una cámara, p.e.), etc, no están por encima de los Derechos Humanos. Follarse a una puta es aprovecharse de una situación de dominación, pagando a otro (el proxeneta) para que ejerza[...]






Einstein en la playa

Sun, 05 Oct 2008 11:56:00 +0000

He bajado a España en verano para pasar tres semanas de vacaciones; para disfrutar del café en los bares, la intensidad de la comida, de los olores y de la vida en la calle. Del mar y el aire caliente que embriagan y te hacen vivir la ilusión de que la vida es ligera, fácil. Pude revivir el trato con la gente que aquí (¿o debería decir “allí” ?) es expresiva, vivaracha, fiestera, cercana, sondable, atenta, generosa, aunque por otro lado en muchos casos maleducada, estridente, incívica, chabacana, insolidaria y con una cerrazón próxima al fanatismo. Han sido en cualquier caso, vacaciones de reencuentros. Por obligación estuve en pie temprano muchas mañanas, lo que me permitió andar por la calle al amanecer escuchando las noticias de la radio, observando y oyendo cómo el país se levantaba a luchar la jornada. A la hora en que abrían los quioscos compraba puntualmente un ejemplar de El País y otro de El Mundo; los dos me iban a acompañar el resto del día a la playa, la piscina, tetería, librería, skateshop y tienda de música pero antes que nada, a la cafetería para desayunar. Una de las veces me estaba zampando un fantástico desayuno español (que incluía bocadillo de catalana) mientras en la tele ponían el Mediterráneo de Serrat (otro talento catalán) cuando encontré en las páginas de El Mundo un artículo de mi antiguo profesor de Ciencia Política. De un tirón estaba acoplado de nuevo a la vida que había dejado aquí (de nuevo, ¿debo decir “allí” ?), empapándome de lo bueno que España aporta desde cada rincón, ya sea gastronomía, música, cultura... Seguí enfrascado en la lectura de los dos rotativos día sí y otro también. El tacto del papel en los dedos al leer el periódico, el olor a tinta, la comodidad de ajustarlo y maltratarlo a gusto son algo totalmente diferente a mirarlo en la pantalla del ordenador (parezco un viejo gruñón hablando ya así, qué se le va a hacer). En esa prensa de pago me volví a encontrar con escritores, columnistas, filósofos, algún que otro cantamañanas, reporteros, etc, que esta vez me hablaban desde el papel y no desde el navegador web al que me veía obligado a usar en el extranjero. El último reencuentro al que voy a referirme fue con las verdades como puños que aplastan la irracionalidad. Agua de mar y arena oscura le cayeron a las hojas de El Mundo otra de las veces en que lo leía desde la hamaca de la playa. Recordaba cómo ese periódico sensacionalista (a estas alturas ese adjetivo es poco cuestionable) había desinformado durante el juicio del 11-M metiendo en las cabezas de medio país fanático la teoría de la conspiración. Antes de cerrarlo y guardarlo en la mochila, leí la cita que diariamente encabeza su portada (una buena idea, por cierto). El periódico que mintiendo desveló ante tantísimos que media España -como mínimo- no hace uso de la razón sino que quiere creer y acaba asumiendo lo que sus manipuladores líderes estimen oportuno, abría así la edición del doce de agosto de 2008: “La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia” (Albert Einstein) [...]



Mañanas robadas.

Wed, 23 Jul 2008 15:49:00 +0000

Son las siete de la mañana y me despierto hundido en un edredón de plumas. No es mi cama, sino la de un hotel. Mirando a través de la ventana se puede contemplar un precioso amanecer en la naturaleza. Es un hotel rural muy, muy al norte de Europa; sus habitaciones se agrupan en unos pocos bungalows a doscientos metros de la orilla de un sereno lago. Éste actúa como espejo de la sierra que se encuentran en la otra orilla y cuyos picos están nevados. No sólo las montañas se miran en ese espejo, también la luz del sol se refleja en él y en el lomo de unos caballos que pastan cerca del agua. A este agradable despertar le sigue un opíparo desayuno. La empresa paga. Con el estómago y las pupilas alimentadas me pongo manos a la obra, que esta jornada de convivencia organizada por la compañía incluye, además de paseos a caballo, varios trabajos en grupo. En el mío me ha tocado una guapa y madura administrativa, un doctorado con altura de baloncestista que me hace reír con su continuo sarcasmo aprendido en colegio inglés, y el CEO (Director Ejecutivo) de la compañía. Todas las mañanas me levanto con enorme energía, pero en esta voy doblemente cargado por la belleza del entorno natural y la sensación de vacaciones que me ha dado dormir en un hotel. Cuando empezamos los ejercicios, aporto ideas con ganas de hacerlo bien. Hace poco que salí de la facultad y el subconsciente se toma cada tarea como un examen que hay que aprobar. El Director Ejecutivo me felicita: “excelente”, “muy bueno”, “exacto, eso es” me dice en inglés. Tras esas exageradas felicitaciones, súbitamente se rompe mi burbuja de vibraciones positivas. De repente, la duda sobre el sentido final de este esfuerzo... Me encuentro con la carrera terminada, la mente entrenada, hambre de trabajar, el cerebro fresco, reseteado después de ocho horas de sueño, con cafeína en las venas y dispuesto a comerme con patatas cualquier tarea que me pongan por delante pero ¿cuál va a ser la finalidad de esa tarea? Pues que la empresa ande, que gane dinero, que obtenga beneficios. Que yo reciba mi sueldo y salve mi culo de una puta vez. Que consumamos y hagamos rodar el carro de la economía. Que paguemos impuestos con los que construir el país, Europa, la ONU, etc., todo eso lo sé... Pero todo demasiado indirecto. Alguien por allá arriba decidirá sobre mí y sobre mi dinero. Sobre si hoy se bombardea un territorio o se le manda ayuda. O si se aprueba un ley justa pensando en el futuro y en el ser humano, o una injusta que atienda a los intereses de la élite de turno. ¿Estoy perdiendo el tiempo mientras los que deciden me marean, mientras me cabreo cada dos por tres por que las cosas se hacen mal en nuestras sociedades? Mi reflexión es que podría invertir mi tiempo, energía, sabiduría, capacidad, etc., en arreglar alguno de los incontables problemas que afligen el planeta. Ya sé que hay gente dedicada a ello, pero me gustaría colaborar también directamente con parte de mi energía y capacidad crítica. Bien, son las ocho de la mañana y mi contribución a arreglar el mundo es CERO. No sólo eso, sino que es una más de tantas mañanas dedicadas a la obligación, el deber, la responsabilidad, trabajo, estudio, etc... Después de tantos años cumpliendo con el deber escrupulosamente, la aportación que esta “obediencia” hace a mi humanidad es ya irrelevante. Para que se entienda mejor lo que intento decir, léase la siguiente cita (Von Humboldt, Limits of the State action) que en su día incluí en el prólogo a mi Proyecto Fin de Carrera de ingeniería: “Lo que no procede de la libre elección del hombre, o es sólo el resultado de la instrucción y el asesoramiento, no penetra hasta lo más íntimo de su ser, sino que permanece ajeno a su verdadera naturaleza; no lo realiza[...]



Eso no es EUROPA

Tue, 17 Jun 2008 14:28:00 +0000


13 de Junio de 2008


La Comisión Europea ha decidido modificar la directiva sobre ”ordenación del tiempo de trabajo” y aumentar a 65 horas el tope del promedio trimestral de la semana laboral. Dicha modificación aún requiere la bendición del Parlamento Europeo.



13 de Diciembre de 1841


Es, por cierto, deplorable que cualquier clase de personas tenga que reventar trabajando 12 horas diarias. Si se cuentan las horas de comida y el tiempo para ir y venir a la fábrica, se tendrá un total de 14 de las 24 horas del día... Prescindiendo ya de la salud, espero que nadie dudará en admitir que, desde el punto de vista moral, esta absorción tan completa del tiempo de las clases trabajadoras, sin interrupción alguna, desde la temprana edad de 13 años, y en las ramas industriales ‘libres’ desde mucho antes, es extraordinariamente nociva y un mal terrible. En interés de la moral pública, para formar una población competente y para procurarles un disfrute razonable de la vida a la gran masa del pueblo, hay que insistir en que en todas las ramas industriales se reserve una parte de cada jornada de trabajo para recreo y descanso”.


Leonard Horner, Reports of Inspectors of Factories.
(extracto incluido en El Capital, Karl Marx, Libro I - Tomo I)







La frase

Tue, 22 Apr 2008 14:24:00 +0000

(FILOSOFÍA vs. fe)

"La 'voluntad' de creer surge de flaquezas y angustias humanas sobradamente comprensibles, que nadie puede ni debe condenar con insípida arrogancia; pero la incredulidad proviene de un esfuerzo por conseguir una veracidad sin engaños y una fraternidad humana sin remiendos trascendentes que en conjunto me parece aún más digna de respeto."

Fernando Savater, La vida eterna.





Estocolmo (II): Ella y el caballo loco

Tue, 11 Mar 2008 15:19:00 +0000

Ando por el centro buscando el hotel: Edificios viejos con desconchones en las paredes, pasos de peatones gastados, asfalto agrietado de poros abiertos, granito... Un teatro con aspecto de cerrado anuncia función para el fin de semana. El cartel para sacado de principios de los ochenta; la forzada sonrisa de esos actores de segunda con pelo enlacado provoca de todo menos lo que pretendían, ¿qué tipo de gente vendrá a ver esa obra? Pobrecillos, parece que en este país referencia del diseño también hay caspa. De entre la maraña de carteles pegados en las paredes que se pisan unos a otros, una selección poco consciente de palabras se queda con jazz. Se anuncia concierto con músicos cuyos nombres tienen un montón de letras ä, ö, å. Mala idea la de pegarlos junto a los sonrisas falsas del teatro, la idea de ir espectáculo en esta capital para el finde no me convence... para nada. Por este prejuicio inútil me voy a perder al trompetista de las muchas å, que seguro que era una máquina.Intento mirar a las caras que se me cruzan, pero éstas solo atienden vagamente la periódica alternancia de sus propios pasos mecánicos. Ojos cansados, hombros caídos, andares presurosos y débiles. Estoy exhausto, tengo hambre, ganas de llegar a la casa es lo que dicen muchas de esas caras... y la mía, que quiere picar algo y encontrar el hotel.En el 7-Eleven compro plátanos, yogur y un biskvi: pastelito redondo con base de galleta y cubierta de chocolate, relleno con crema y forma de ovni. El hotel estaba cerca. El platillo volante aterriza en mi estómago y me quedo frito en la cama tan rápido que lo hago destapado, con la tele y la luz encencidas.MERCADO DE PARCHES.Dos horas después salgo grogui del hotel de nuevo hacia la estación. Tengo tiempo y me paro en una tienda de las más cool. Una concept shop, que le llaman los dueños. Tienda concepto. “Concepto”, hay que joderse. Si Kant pasara por aquí y viera a lo que alguno llama concepto... El de esta temporada son los caballos, y tienen uno enorme de plástico en uno de los escaparates. Peaso de concepto. Voy a entrar ahora mismo a comprar Ideas, Seres, Yoes y Devenires, a ver a cómo los tienen.Aunque duré poco (mi estomago no tolera ver imbéciles gastando tanta pasta en trozos de diseño conceptual que sólo ellos entienden y les permite entrar a determinados clubs), en ese corto lapso de tiempo antes de salir paseé junto a las camisetas. Trozos de tela limpia, cuidadosamente doblada y etiquetada con precio absurdo. Los únicos objetos en los que latía algo de vida eran las tablas. Cuando agarré una para descolgarla... estaba de nuevo lejos del mundo real, trasladado a mi soleada plaza del Sur de España. He hecho una parada para descansar tras caer bien un truco: me quito la camiseta y descanso la espalda que chorrea sudor en un frío banco de piedra. Sentado al sol, me quito los auriculares y bebo la botella de agua con los ojos cerrados; la cara hacia los rayos de luz los desafía mientras éstos atraviesan cada prisma formado por las gotas de sudor que resbalan sobre mis pecas.Observo a los suecos que siguen patinando; con qué estilazo lo hacen estos cabrones. Qué cosas, ellos no saben que sólo son un flashback de mi mente y que mi cuerpo se halla de hecho en su madre patria escandinava. Quizá incluso me esté cruzando con ellos físicamente, allá en la ciudad de Nobel mientras mentalmente compartimos una sesión de skate a pocos minutos del Mediterráneo.Estos guiris son la leche. Björn, casi dos metros, canijo, blanco como la cal, rubio albino y de ojos azules pequeñitos; buena gente, un alma libre pero con los pies en el suelo (cuando los baja del patín). Christian, otro vikingo: un armario con barba que patina suave como una bailarina y escon[...]



La frase

Mon, 25 Feb 2008 15:13:00 +0000


"
Si yo supiese algo que me fuese útil y que fuese perjudicial a mi familia, lo expulsaría de mi espíritu. Si yo supiese algo útil para mi familia y que no lo fuese para mi patria, intentaría olvidarlo. Si yo supiese algo útil para mi patria y que fuese perjudicial para Europa, o bien que fuese útil para Europa y perjudicial para el género humano, lo consideraría como un crimen, porque soy necesariamente hombre mientras que no soy francés más que por casualidad."


Montesquieu





Ateo es testigo de la APARICIÓN del Big Bang en una tostada

Tue, 19 Feb 2008 15:14:00 +0000

Corrillos del Campo, España | La excitación se incrementa en este pueblecito al sur de Andalucía siguiendo la noticia de la aparición, ante un habitante de dicha localidad, de la imagen del Big Bang en una tostada de pan cateto. Benito Camelas, ateo de treinta y seis años, desayunaba tranquilamente cuando una inusual silueta en la tostada captó su atención.

Justo cuando iba a untar la zurrapa me fijé en el típico bujerillo del pan, rodeado por un círculo oscuro requemado,” dijo Camelas al periódico local El Heraldo de Corrillos. “En cualquier caso, la dirección y silueta de las salpicaúras de las migas, así como los matices cambiantes que emanaban de aquel bujero negro, eran claramente similares a los patrones no lineales de dinámica caótica que uno esperaría que obviamente siguiera el Big Bang. ¡Es el nacimiento del mundo!“ añadió excitado.

Desde que la noticia del descubrimiento acaparara titulares en mayúsculas a nivel nacional, los hoteleros locales han sido desbordados por una procesión de ateos provenientes de todo el país, quienes han llegado en peregrinaje a Corrillos del Campo para vislumbrar la reliquia científica. “Siempre he sido ateo y ver esta opción vital validada por una tostada es verdaderamente increíble”, dijo uno de los huéspedes del hostal Camas El Corrillo.

Para sorpresa de muchos, la Conferencia Española de Ateos ha pedido a sus miembros que no presten atención a la historia pese a su potencial para inspirar el desaliento de fe. “Dado lo ya venerado por los religiosos, esto es un truco barato”, dijo uno de los indignados activistas que admitió que aun así iría a Corrillos del Campo, recalcando que “ver no es creer”.


(Atheist Sees Image of Big Bang in Slice of Toast, Ronald Pecorry
. Traducido con rigurosidad académica por el Señor E)

Nota: La idea de traducir el texto es de un chaval, conocido escritor, cuyo nombre no desvelaré. Bueno, sólo una pista: su nombre empieza por “F” y acaba en “uckowski”.




El mundo que no ve El Mundo

Thu, 24 Jan 2008 15:05:00 +0000

Estos del periódico de Pedro Jota se están ablandando, no se atreven a contar cómo de veras está España por culpa del zapatitos. Zetapé no sólo tiene la culpa de los futuros atentados terroristas de la ETA; la cosa va mucho más allá y el hecho de que un periódico decente, fiable y objetivo como El Mundo no dé el paso de publicarlo me indigna. No se están investigando las actividades internas del presidente en La Moncloa –ocultan la verdad, no interesa que se sepa-, de donde se han filtrado datos que apuntan a la construcción de un zulo para retener a periodistas que publiquen noticias sobre las actividades de la banda. Sí, sí, el zetapé, el mismo que está planeando reventar con bombas tres u ocho Corte Inglés de Madrid para ganar las elecciones. Si es que... Otras informaciones señalan que sus relaciones con Chávez incluyen acuerdos de intermediación para que las FARC suministren coca de la buena a los ministros socialistas. Sociatas...ya se sabe que cualquiera que vaya pidiendo libertad e igualdad es un vago maleante drogadicto. Para esta legislatura los del PSOE han pospuesto la modificación de la ley del aborto pero en la siguiente la van a sacar adelante, lo que significa que van a obligar a toda madre cristiana embarazada a abortar por decreto. El empalamiento a la familia no acaba ahí: Se va a ordenar divorciarse (mediante divorcio vip-exprés) a todos los casados, los cuales acto seguido deberán: Primero: Volver a contraer matrimonio con una persona del mismo sexo empadronada en Chueca, por el rito islámico. Segundo: Adoptar un latin king, un moro de El Ejido, un rumano y un chino de Lavapiés. Aquellos que se nieguen serán llevados a campos de trabajo donde se torturará con conciertos de Víctor Manuel. La asignatura para la ciudadanía es la primera piedra del verdadero régimen que José Luis pretende construir, régimen que tiene como referencia al comunismo de Camboya: Socialismo fascista donde la moral y la conciencia son impuestos por el Estado. La segunda será una asignatura a impartir en las universidades, “Laboratorio de cómo ser un buen progre”, donde se enseñará a coser coderas en chaquetas de pana, liarse canutos gordos, etc, entre otras actividades didácticas. ¡Dios mío!, padre nuestro... ¡¡¡Se van a cargar a mi Essspaña!!! (¡coño! acabo de romper el españolímetro que tengo en la mesa del PC, mira que me está costando esto disgustos) Otro de los precipicios por los que la banda de izquierdosos quiere empujar al país es la Alianza de Civilizaciones. Un acta extraviada de su última reunión dejaba constancia del empeño de gobernantes españoles en facilitar a Bin Laden unas bases militares para el diálogo y la comprensión mutua, en La Alhambra. Mientras todo esto ocurre, el único medio garante de integridad periodística, fiabilidad investigadora e independencia como bandera, El Mundo, no tiene los cojones de ponerlo en portada. Panda de rojos y maricones. Ya se les veía el plumero (sobre todo a Pedro Jota en el vídeo). Yo sí que te voy a llamar puta de verdad. [...]



Sé rico o muere en el intento

Sat, 12 Jan 2008 16:41:00 +0000

Tengo que apagar la televisión porque la MTV me satura. Un programa tras otro enseñando lujo, malgasto de dinero, superficialidad, vanidad, egoísmo, etc... Cuando acaban esos programas empiezan los video-clips, que son más de lo mismo: Mansiones, coches grandes, oro y la dignidad de las mujeres pisoteada como una alfombra. La mayor parte de estos vídeos son de hip-hop, ¿qué le ha pasado a la música popular negra? ¿dónde están los talentos como los de la era Motown, Atlantic, etc..? Un rapero muy conocido ha titulado su álbum “Get rich or die trying”. El cabeza de chorlito no es sólo un exponente de ese estilo de música –el gangsta rap- donde lo cool es ser un asesino, un gánster y tratar a las mujeres como basura. Es además un reflejo de las cloacas mentales que produce un sistema basado en absoluta libertad de mercado sin protección del estado, en la ley de la jungla. La felicidad inalcanzable está en tener televisiones de plasma gigantes, jacuzzis, frigoríficos de dos puertas llenos de coca-cola, varios Merecedes, BMW, llantas enormes y una novia con tetas de silicona. Más lujo y despilfarro por arriba, más pobreza por abajo. Y por todos lados, miseria de valores. Luc Ferry, filósofo y ex ministro francés decía lo siguiente en una entrevista: “La primera globalización, la de la ciencia moderna, quería comprender el mundo para dominarlo. Con dos metas: ser más libres y más felices. La globalización actual no tiene un objetivo superior, sólo sigue la lógica del mercado, donde la competencia es un fin en sí mismo. Si un programa de televisión no tiene audiencia, desaparece. Nuestros móviles pesan menos pero nosotros no somos más felices. Avanzamos sin saber adonde y, además, no controlamos el proceso”. Vaya, esto último también lo dijo otro gabacho, Manuel Chao. Cruzando libros y periódicos se encuentran otros ojos abiertos que aprecian este absurdo. Por ejemplo, los de Pere Navarro, director de la DGT: “Ser sabio es poder decir: ¿cuándo es bastante? ’Usted tiene que crecer, usted tiene que ser competitivo’. De acuerdo: dígame cuánto es bastante. Y entonces yo me organizo y llego”. Como dice el periodista que le entrevista, la austeridad ya no se lleva (desde luego en la MTV o en la televisión en general no la vamos a encontrar); según Pere “vivimos en una apoteosis barroca del consumo”. Un tipo que además sabe apreciar los placeres de la vida. Si es que hay mucho por disfrutar, lo que ocurre es que la publicidad busca continuamente tu insatisfacción. Además de ojos despiertos hay también plumas comprometidas, como la de José Vidal-Beneyto (las mayúsculas no pertenecen al texto original): “Cada día los pobres son más pobres, pero afortunadamente para las estadísticas globales de la riqueza, los ricos son más ricos y una cosa compensa la otra.[...] Más de un tercio del PIB mundial lo poseen las 100 primeras empresas del mundo; los ricos que entre 1936 y 1975 representaban el 1% de la población norteamericana y poseían el 5% del PIB de EEUU han vuelto a elevar su participación a más del 20% en los últimos 30 años. Riquezas amasadas en una legalidad de fachada, tras de la que se esconden las bolsas de valores manipuladas y sus amañadas cotizaciones, las contabilidades trucadas, los PDGs truhanes, los Estados cómplices con sus asilos cómplices del crimen –seis paraísos fiscales en la sola Unión Europea-, el escabroso, indomeñable imperio del gansterismo económico, todo fundado, legitimado por los vendedores del capitalismo de mercado que se auto califican de filósofos y que hacen del darwinismo social la doc[...]



Nota.

Mon, 31 Dec 2007 10:52:00 +0000

A los cientos de miles de millones de personas que leen este blog: Sólo deciros que no está abandonado, sino que tengo menos tiempo para escribir. Aún así, de higos a brevas publicaré algo, tengo varios borradores en mente. Como con cada columna ya publicada, su aparición supondrá una convulsión en el mundo de la literatura y el periodismo, "deben de hestar hatentos".

De momento, debajo de esta nota aparece una nueva entrada y a la derecha un nuevo link para arreglar el mundo, ¡vamos al lío!

Saludos.



Feliz año nuevo.

Mon, 31 Dec 2007 10:15:00 +0000

Se acerca el final del año. Nada acaba ni nada empieza el uno de enero, pero nos sentimos cómodos viviendo en ciclos. La angustia es menor cuando unas cosas acaban y empiezan otras, aunque sean las mismas. Una ilusión que cálidamente arropa durante unos instantes durante los cuales creemos no estar totalmente perdidos. Qué alivio, una referencia a la que agarrarnos. Otros doce meses concluyen, celebremos que hemos terminado algo como si fuese mérito nuestro, que conseguir metas entretiene este sinsentido. Pero esa manta es demasiado fina, cuando la aprietas fuerte para sentir calor se deshace y vuelve el frío. Agua helada en la cara que te despierta, y estando espabilado uno es más consiente de que no existe El rumbo. Por ahí ando despierto, pasando frío, sabiendo que voy desorientado pero al menos seguro de ello. La única certeza es la de que no hay un camino de salida. Y prefiero asirme a ese verdadero soporte falso, que a falsos soportes verdaderos. Este año se consume: En el Golfo Pérsico la primera potencia del mundo ensucia el nombre de la democracia, la libertad y los derechos humanos. Por otro lado, China despierta y el Islam crece como amenaza, ambos sucesos previstos por Ortega y Gasset hace más de ochenta años. En España el juicio del 11-M terminó y no dio la razón a los que se inventaron una realidad para intentar salvar el culo pocos días antes de aquellas elecciones. Lo que me ha destrozado ha sido ver a la mitad de mi país absolutamente cegado, siguiendo las palabras de sus Mesías que sostenían que era de noche cuando era de día. Media España con un cerebro inservible auto-inculcándose cualesquiera consignas que sus líderes ladraran. Fanatismo puro y duro en casa. Por si esas noticias no fueran lo suficientemente desesperanzadoras, hay otras dos que me han marcado en el 2007: Una: Se certificó la extinción del delfín blanco del Yang-tse. La foto del delfín ocupó un cuadradito pequeño en las portadas de los diarios. Las tertulias se ocuparon de lo que dijo ese día algún cretino de este y aquél partido acerca de alguna imbecilidad previa, mientras la realidad era -es- que a ese ser nos lo hemos cargado. Maldito capitalismo salvaje. Puta estrechez de miras. Dos: Este es el año en que ya TODOS somos conscientes de que le hemos hecho un daño irreparable al planeta, tanto que nos jugamos la supervivencia de la especie. Si se quiere ser optimista, quizá sea este un principio que obligue a la cooperación entre primer y tercer mundo (¿cuál era el segundo?), produciendo éstos combustibles orgánicos que consuman aquellos, etc., lo que podría suavizar las diferencias económicas. Eso ejerciendo de optimista durante unos segundos. El resto del tiempo me dan ganas de vomitar a lo que nos ha llevado el puto capitalismo. Sí, el capitalismo, esa mágica fórmula que “genera riqueza” basada en el CONSUMO. Compra, compra y compra, desgraciado. Ten nuevas necesidades, la tarjeta de crédito llenará tu vacío existencial. CADA familia con una lavadora, un frigorífico, un congelador, microondas, ordenador, dos televisiones, DVD, aire acondicionado y calefacción a toda pastilla. Si puedes pagarlo, ahí lo tienes. Da igual que en conjunto sea un gasto energético absurdo. Para qué compartir lavadora en la comunidad, yo quiero MI lavadora. Para qué ir en autobús, yo quiero MI coche, el que dice el anuncio que va conmigo, el que me hará ganar prestigio y follar más. Piscinas, campos de golf. Viajes en avión para TODO el mundo. Resulta que si se "democratiza" el viajar en avión, consumimos tanto combustible[...]



La frase

Sun, 26 Aug 2007 15:11:00 +0000

"Dudo que haya alguien al volante. Los que mandan ni siquiera saben hacia dónde nos llevan. Estamos en una carrera entre un sistema que se ha vuelto loco y el instinto de conservación de los humanos".

Manu Chao, La vida libre,
http://www.elpais.com/



Estocolmo (I)

Thu, 12 Jul 2007 22:28:00 +0000

Me bajo del avión y huelo el vacío. El aire en Suecia tiene olores menos densos que en mi ciudad. El frío congela la vida. Las calles no huelen a nada, la nieve no tiene olor. Dentro de los edificios se mezcla el aséptico aroma a hospital, con el de madera y el de comida recalentada (aquí es muy común llevar la comida de casa al trabajo y calentarla en el microondas). Pero a lo que iba, me estaba bajando del avión y después de olfatear, busco el autobús al centro de la ciudad. En el autobús dos inglesas me oyen hablando por el móvil e intentan llamar mi atención soltando alguna palabra en español. Yo les había escuchado antes hablando inglés y me parecían dos gilipollas, no les hice ni caso. Miraba por la ventanilla el asqueroso paisaje urbano: cemento y muerte. Edificios de fachada rectangular, con entradas rectangulares y todas sus putas ventanas del mismo minúsculo tamaño, perfectamente alineadas. ¿Quién tendría cojones de entrar por esa puerta a trabajar? Imagínate hacerlo a las ocho de la mañana, todos los días allí clavado, durante cuarenta años. Por la ventana verías las ventanas de los edificios de enfrente. Seguro que abres una puerta de esas oficinas y ves a un tío con máscara de cuero dando latigazos al conserje, como le ocurrió a K… o a uno disfrazado de peluche arrodillado comiéndole la polla a otro colega vestido de payaso, como en aquella peli del maestro cuyo nombre es otra K. Antes que vivir así me hago okupa en Barcelona o hippie en la Bolonia de Cádiz. Estos edificios industriales tenían en sus tejados un luminoso con el logo de la empresa. Unos logos súper guays, con colorines. Me imagino al publicista que los diseñara vendiéndole la moto a sus clientes: “Este símbolo transmite ganas de vivir, este color añade alegría y confianza, con este otro nos ganaremos el amor de los niños…”. Pues colocado en el tejado de una colmena gris de cubículos daba aún más ganas de suicidarte, porque te recordaba lo asquerosamente falso que es todo en la sociedad de consumo. Eso sí, con su logo megaguay, su bonito envoltorio y su inversión en publicidad para convencer de que te va a satisfacer. Que os follen, a mí no me engañáis. Me estoy imaginando otra cosa… ¡buff!: La leche sería si dentro de esos hormigueros pudieses ver por la tele uno de los vídeos chungos del grupo Kent. Eso sería poner a un ser humano a prueba. Otro de los maravillosos edificios tenía toda la fachada cubierta por planta enredadera. Toda ella MUERTA, de color gris, sin una sola hoja. Podía ver por sus ventanas asomándose a uno de los hombres grises arrancando la última hoja verde de la enredadera para hacerse un canuto y diciendo: “Ya les hemos quitado el tiempo y nos hemos pelado a Momo, ¡a ver qué coño nos fumamos ahora¡” Entre grandes bloques de oficinas, en un pequeñísimo parque veo una biblioteca. La biblioteca más pequeña que he visto en mi vida, más pequeña que la de Jardín de Málaga. Parecía estar vacía, pero había un viejo que apoyaba la cabeza en sus manos y los codos en el mostrador. Bonito lugar de trabajo: abres la puerta y ves tres mesas vacías, cuatro estantes de libros y tu pedazo de mostrador. Afuera árboles muertos, ningún niño alrededor. En la de Jardín de Málaga por lo menos hay niños pegando “boleones” a la puerta para dar por saco. Yo mismo me metía con los gamberros de la clase a ver cómo hacían de las suyas. Si trabajase en la biblioteca sueca me gustaría que el Butra y su panda vinier[...]



La Cara Norte.

Tue, 22 May 2007 20:50:00 +0000

En la mochila llevo todo cuanto tengo. No soy lo que poseo (que es NADA), no obstante, lo que guardo en mi mochila puede dar algunas pistas. A todos sitios voy con ella: La universidad, el trabajo, a patinar, al pub irlandés, a la taberna española. A buscar spots, a surfear, a ver el fútbol, a leer el periódico en la calle. A mirar el mar. Ahí dentro llevo por ejemplo, el proyecto fin de carrera. Unos kilos de papel y otros cuantos CD. La culminación de casi una década de lucha por sacar la familia adelante y labrarme un futuro acorde a mi estúpidamente ambicioso cerebro, metida en una bolsa que va de un lado a otro con media cremallera abierta. Hace poco un coche de policía se paró a mi lado en un semáforo. El copiloto miró el monopatín. Miró las zapatillas. Mis pantalones, mi pulsera, las pegatinas del casco… y cuando lo vio todo, buscó contacto visual. Encontró mis ojos entre la ranura del caso. Su muesca chulesca se enderezó, metió su brazo vacilante en el coche y sacó media cabeza: - Lleva usted la mochila algo abierta. Le di las gracias mientras le respondía en mi imaginación – Ah, no importa… total, para lo que me va a servir el puto proyecto, por mí como si le prenden fuego. Dos semanas después me robaban la moto delante de casa, espero que la policía siga tan observadora y encuentre lo que quede de ella. Llevo también mucha música con la que vestir mis estados de ánimos, pintar las incoloras horas de monotonía y enchufar energía en los entrenamientos. Esas imprescindibles notas destrozan las cadenas del deber en los descansos mentales que secretamente doy a mi mente cuando trabajo; son, asimismo, el viento que me empuja cuando ruedo en el patín o la inyección de valentía que necesito para atacar de nuevo esa barandilla y deslizarla. Joder, donde he puesto la canción de Bloc Party, que sin ella no me atrevo. Esta bolsa con asas es impertérrito acompañante ante las malas noticias. En mi hombro está un compañero que me da su hombro; buen amigo, siempre que lloro a solas me acompaña. No son contradicciones. También en ella guardo mi ropa: El estilo que quiero plasmar y el que proyecto inconscientemente. La moda puede ser una inmediata forma de arte con la que impregnar en el día la sensibilidad que me acompaña en cada despertar. No falta la gorra o el sombrero para quitarme los pelos de la cara que si no, no veo los flips. Hoy toca sombrero, el dandy se ha levantado coqueto. Los papeles de la moto van fijos. Los documentos legales de esa scooter que compré para poder dejar de coger cuatro transportes diarios en mi camino hacia la facultad o el trabajo. La moto que unos hijos de puta me robaron. Robasteis a un pobre, cabrones, no tenéis justificación. Las gafas de sol: Mi tez blanca, pecas y el pelo rojo me hacen muy débil ante el sol. De pequeño tenía pesadillas con que el sol me cegaba: No podía abrir los ojos aunque lo intentara. Todo se volvía insoportablemente blanco, me desorientaba. Ni mis manos tapándome la cara podían cubrirme de ser deslumbrado. Las gafas de sol son mi armadura. Cuando entro en los centros comerciales las llevo puestas; no es que quiera ir de estrella, es para protegerme de tanta gilipollez: No quiero comprar un loro de Madagascar para el que habéis sacrificado a veinte en el camino. No quiero gastarme tres euros en unas palomitas que me puedo hacer en casa. No quiero contratar un centro de vacaciones, antes me suicido. No me compraré el móvil de últi[...]



La frase

Thu, 19 Apr 2007 10:37:00 +0000

Una persona que cree una mentira está obligada por ella a vivir ‘en su propio mundo’, un mundo en el que los demás no pueden entrar y en el que ni siquiera el mentiroso reside de verdad”.

Harry Frankfurt.




La frase

Mon, 26 Mar 2007 21:55:00 +0000

"La auténtica libertad que hay que defender es siempre la libertad de quienes piensan distinto".

Editorial de El País, 24 de Marzo de 2007



Cositas que pasan por España

Tue, 06 Mar 2007 10:02:00 +0000

Han intentado linchar a un juez. Los asaltantes desconocían su condición. El motivo: Un ejemplar de El País le asomaba bajo el brazo cuando transitaba.

Mientras, la extrema derecha sigue calentando la calle.




Good night and good luck.

Thu, 22 Feb 2007 22:39:00 +0000

“El siguiente programa irá sobre McCarthy. E iremos a por él”. Una película de periodistas para acabar el largo día de trabajo. La frase la dice Fred Friendly a su equipo de reporteros. Se van a meter hasta el cuello en una noticia que les puede costar más que el puesto de trabajo; les une el compañerismo, el honor y la lucha por la verdad. Van a “lanzar piedras contra gigantes”. La escena me hace recordar una anécdota que hace tiempo me contó mi madre: En una reunión sindical, se discutía si ir a la huelga en la empresa. La presión que iban a hacer los trabajadores era seria, y nadie podía asegurarles cómo iba a acabar la cosa. Uno de los compañeros que estaba cerca de ella durante la reunión abrió con discreción y mano temblorosa su monedero, miró la foto de sus niños durante unos segundos… y se dijo en voz baja: “Adelante”. Aunque sea una película, está basada en los hechos reales de la Caza de Brujas americana. Cuando les escucho siento un impulso, algo que me empuja a levantarme y apoyarles. ¡Qué huevos tienen! Demasiados evitan meterse en terrenos pantanosos cuando se trata de su puesto de trabajo. Los hay que se meten en el ajo por coherencia y honestidad. Hoy soy de los que, inspirado por los hechos relatados en el film, y quién sabe si inconscientemente, desea meterse en el ajo pero está lejos de la batalla: El laboratorio de ingeniería no es la redacción de un periódico. La cinta transcurre con escenas de pasillos, reuniones, conversaciones ágiles, tirantes y corbatas, swing y whiskey, jazz y cigarrillos. Lanza temas que no envejecen, como al decir que McCarthy “no creó la situación de miedo, sólo la explotó”. Esto me recuerda a actuaciones de gobernantes que vemos todos los días en los telediarios. O cuando Edward Murrow se pregunta por qué no incluir cuñas, de carácter didáctico sobre temas políticos, en programas de entretenimiento y gran audiencia. Un instrumento tan poderoso como la televisión podría contribuir a mejorar la educación, la cual determina el futuro de la nación. El mismo periodista ante los ataques que recibe por sus denuncias, resalta que discrepancia no es igual a deslealtad, otro matiz que no por antiguo deja de ser útil actualmente. En vez del Scotch con el que estos reporteros aflojan corbata y tensión en la barra del bar, agarro copa y botella de Rioja para saborear este cine en blanco y negro. “Buenas noches” le digo al espejo. Tras unas copas, con el suave jazz haciendo de canción de cuna, me quedo profundamente dormido… y sueño… Sueño en blanco y negro. Sueño que siendo ingeniero, llega la hora de ejercer mi responsabilidad. Ya estoy en el ajo… esto no es tan guay como parecía en la peli. Las piernas me tiemblan. La decisión que tome afecta a mi puesto de trabajo, pero afecta a todos los demás, afecta al avance, o la defensa ante retrocesos, de algunos derechos sociales. Es mi hora. Entonces, meto la mano en el bolsillo… saco el monedero… lo abro para mirar la foto de mis hijos y de mi mujer, cuando… escucho un sonido crujiente y dulce: Es la voz de Edward Murrow, como salida de un gramófono, que me susurra… “buena suerte”. La voy a necesitar, hermano.[...]