Subscribe: El Espejo Gótico
http://elespejogotico.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
arthur shaughnessy  borges  delmira agustini  espejos  libro blanco  libro  más  poemas  puerta abierta  puerta  realidad  sin 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: El Espejo Gótico

El Espejo Gótico





Updated: 2018-04-21T07:15:00.438-07:00

 



«La puerta abierta»: Charlotte Riddell; relato y análisis

2018-04-21T06:38:54.844-07:00

«La puerta abierta»: Charlotte Riddell; relato y análisis.La puerta abierta (The Open Door) es un relato de fantasmas de la escritora irlandesa Charlotte Riddell (1832-1906), publicado en la antología de 1882: Historias extrañas (Weird Stories).La puerta abierta, uno de los mejores cuentos de Charlotte Riddell, regresa sobre uno de los temas principales del relato de terror en la era victoriana: lo sobrenatural; en este caso, a través de dos elementos clásicos del género que se superponen sobre un tercer completamente inaudito: una misteriosa casa embrujada, una aparición fantasmagórica, y una condenada puerta que sencillamente no puede cerrarse.En este sentido, Charlotte Riddell logra en La puerta abierta uno de los mejores relatos paranormales de la época; por cierto, injustamente olvidado, sobre todo si lo comparamos con la popularidad de otros grandes autores irlandeses del período, como Fitz James O'Brien, Sheridan le Fanu y Bram Stoker, entre otros.La puerta abierta.The Open Door, Charlotte Riddell (1832-1906)Hay personas que no creen en fantasmas. Por la misma razón en la que hay personas que no creen en nada, personas a las que su incredulidad lleva incluso a negar cuanto concierne a la puerta abierta de Ladlow Hall.Dicen que no estaba del todo abierta, sólo entornada, y hasta que hubieran podido cerrarla de haber querido hacerlo; dicen también que todo el caso no es más que un delirio; y que incluso se trata de una conspiración, pues dudan hasta de que pueda haber sobre la faz de la tierra un lugar como Ladlow Hall, pues ya lo buscaron sin éxito la primera vez que estuvieron en Meadowshire.Así es como han saludado esta historia, no publicada hasta el presente, algunos de mis amigos y conocidos. Otra cosa es cómo pueda ser recibida por los extraños. Voy a relatar, pues, qué me sucedió exactamente, cómo fueron los hechos, para que así puedan los lectores aceptarlos o rechazarlos, según la apreciación que hagan del interés de la historia. No me es preciso pedir fe y comprensión para esta historia de fantasmas, ni buscarla a lo largo y ancho del mundo. Si así fuera, abandonaría la pluma definitivamente.Acaso, antes de continuar, deba establecer la premisa siguiente: hubo un tiempo en el que yo mismo no creí en los fantasmas. Si me hubieran preguntado una mañana de verano de hace un montón de años, al encontrarme en el Puente de Londres, si en mi opinión eran posibles tales apariciones, hubiera respondido sin la menor duda: No. Pero, en aquellos tiempos, me era por completo desconocida la historia de la puerta abierta.Ahora, con el permiso de ustedes, paso a referirla sin más demora.—¡Sandy!—¿Qué se le ofrece?—¿Te gustaría ganarte unas monedas?—¡Claro que sí!Algo interrumpió bruscamente el diálogo, pero eso era habitual en las oficinas. Aclaro además que yo no me llamo Sandy, aunque los demás oficinistas y cajeros me digan así a causa de que mi aspecto, según ellos, es el propio de un escocés blancuzco y pelirrojo, como uno de esos personajes, a buen seguro, a los que ven en el teatro. De esto quizá pueda colegirse que no soy precisamente un tipo bien parecido, lo cual es cierto; en realidad soy el espécimen más feo de toda mi familia, cosa que me resulta imposible negar, como tampoco puedo negar que realmente estuve mucho tiempo descontento conmigo mismo en todo, absolutamente en todo, y que no me placía nada mi empleo como chupatintas en una oficina de subasteros y agentes comerciales, y que mucho menos me gustaban mis jefes. En suma, y aunque pueda parecer extraño, lo cierto es que éstos, sin embargo, me demostraban una cordial antipatía.—Bueno —siguió diciendo Parton, mi jefe directo desde hacía varios años, un sujeto que se complacía especialmente en burlarse de mí y fastidiarme—, pues te diré qué tienes que hacer.—¿Qué he de hacer? —pregunté, pues temía que estuviera burlándose de mí una vez más.—¿Recuerdas la casa que hemos alquilado a Carrison, el mayorista de té?Carrison comerciaba con China y poseía una flotilla d[...]



H.P. Lovecraft y Slavoj Žižek: filosofía de la ficción lovecraftiana

2018-04-21T03:43:45.301-07:00

H.P. Lovecraft y Slavoj Žižek: filosofía de la ficción lovecraftiana.La filosofía y la ficción no solo van de la mano, sino que ésta última a veces asume la forma de un ariete que perfora ideas y conceptos vetustos, e incluso descubre otros completamente nuevos en el proceso.Ese rasgo vanguardista de la ficción casi nunca es reconocido, salvo como colorida referencia al pie de página. Para la filosofía, la ficción es intuitiva, no piensa la realidad para deconstruirla, sino para evadirla y, si tiene suerte, para hallar algún laberinto inexplorado que luego, bajo la luz de la razón, será prolijamente diseccionado.Todos los relatos de H.P. Lovecraft, sin excepciones, se resumen a la jornada filosófica y metafísica por excelencia: un hombre más o menos ordinario descubre la realidad detrás de la realidad.La primera realidad es el mundo en el que vivimos, nuestra realidad objetiva, poblada de asuntos sociales, burocráticos, sentimentales, que ocupan nuestras grandes preocupaciones. La segunda realidad es mucho más horrorosa que la primera.Ahí viven los Monstruos.Pero la cosa no termina ahí. Para H.P. Lovecraft, la segunda realidad es, digamos, más real que la primera. De hecho, toda nuestra realidad objetiva está construida bajo la premisa de ocultar ese horror primordial que nos acecha desde un universo mucho más amplio.El protagonista no pasa de una realidad racional a otra inconcebible, sino a la verdadera realidad, que por ser tan real se torna inconcebible.En los cuentos de H.P. Lovecraft, aquellos desafortunados que entran en contacto con esa segunda realidad pierden la cordura, como mínimo, o mueren, en el peor de los casos. Nunca hay vuelta atrás hacia la primera realidad en la cual estudiamos, trabajamos, amamos, y organizamos nuestras vidas de acuerdo a creencias más o menos rígidas.La segunda realidad —donde viven los Monstruos— es intolerable. De ahí que H.P. Lovecraft utilice una enorme cantidad de términos para explicar por qué sus horrores son indescriptibles.Después de todo, ¿cómo podrían describirse, si corresponden a una dimensión mucho más amplia y compleja que la nuestra? El lenguaje fue construido para transmitir objetos, ideas, cifras y abstracciones de nuestra realidad, no de la verdadera realidad.Todo esto se ajusta perfectamente a los conceptos propuestos por el Slavoj Žižek en el libro: El sublime objeto de la ideología (The Sublime Object of Ideology), de 1989, donde el filósofo propone una triple división entre la Realidad y lo Real.Slavoj Žižek identifica la Realidad —definida como lo Real Simbólico— con una construcción puramente ideológica; siendo la ideología el verdadero y acaso único soporte de nuestra Realidad, ya que nos permite una vía de escape de los aspectos más traumáticos de la vida.De esta forma, Slavoj Žižek reformula el concepto de lo Real propuesto por Jacques Lacán, expandiéndolo en tres nuevas categorías:1- lo Real Simbólico.2- lo Real Imaginario.3- lo Real Real.Esta división podría aplicarse para clasificar toda la ficción lovecraftiana. Ya veremos por qué.Los protagonistas de los relatos de Lovecraft, aún aquellos pocos que aparentemente salen victoriosos, terminan en una completa e irreversible separación con la realidad objetiva.Lo Real Simbólico es, básicamente, la realidad en la que el personaje cree vivir. En esencia, es la misma realidad objetiva en la que todos creemos que habitamos. Nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestras leyes físicas. El universo tal cual lo conocemos.En cierto momento del relato, el protagonista de H.P. Lovecraft atraviesa una etapa en la que la realidad objetiva (lo Real Simbólico) empieza a tambalearse.Aparecen grietas, incongruencias, cosas que no deberían existir, a veces a través de los sueños —Ciclo Onírico (Dream Cycle)—, otras mediante el estudio de libros prohibidos (Mitos de Cthulhu), como el Necronomicón, el De Vermis Mysteriis, entre otros, o bien a propósito del ingreso en lugares malditos: casas embrujadas, sobre todo,[...]



«El libro blanco»: Delmira Agustini; libro y análisis

2018-04-19T07:29:41.833-07:00

«El libro blanco»: Delmira Agustini; libro y análisis.El libro blanco (El libro blanco) es una colección de poemas de amor de la escritora uruguaya Delmira Agustini (1886-1914), publicado en 1907.La antología, la primera publicada por la autora, cuenta con algunos de los mejores poemas de Delmira Agustini. Su edición la colocó como una de las principales referentes del modernismo en Latinoamérica.Los poemas de El libro blanco están despojados del romanticismo previo en Delmira Agustini, y sobre todo de aquellas piezas en donde predomina la melancolía, la nostagia, y una especie de perpetuo estado de ensoñación. Aquí, la autora da un paso hacia adelante para encontrarse con su propio cuerpo, su espiritualidad y su feminidad.De este modo, y sin emplear recursos que acaso habrían despertado mayores polémicas, El libro blanco logra expresar los sentimientos y emociones más íntimas de una mujer prescindiendo de las herramientas habituales utilizadas por los escritores hombres. Es decir que estos poemas de Delmira Agustini se abren camino hacia la igualdad de género de forma completamente ingeniosa, sin competir, pero marcando de manera firme su propia postura frente a la vida, los sentimientos y las relaciones.El libro blanco.El libro blanco, Delmira Agustini (1886-1914)Amor.Desde lejos.El intruso.Íntima.Mi musa triste.Al claro de luna.Al vuelo.Arabesco.Astrólogos.Ave de luz.Batiendo la selva.Buscando musa.Carnaval.De mi númen a la muerte.El arte.El austero.El hada color de rosa.El poeta y la diosa.El poeta y la ilusión.Explosión.Evocación.Flores vagas.Girón de púrpura.Iniciación.La canción del mendigo.La copa del amor.La estatua.La miel.La musa gris.La sed.La siembra.Levando el ancla.Medioeval.Mi aurora.Mi oración.Mis ídolos.Misterio: ven...Muerte magna.Nocturno hivernal.Orla rosa.Pasó la ilusión.Por campos de ensueño.Racha de cumbres.Tarde pálida.Una chispa.Variaciones.Visión de otoño.Libros de poemas. I Libros de Delmira Agustini.El análisis y resumen del libro de Delmira Agustini: El libro blanco (El libro blanco), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com[...]



Por qué Borges le tenía miedo a los espejos

2018-04-18T07:02:54.103-07:00

Por qué Borges le tenía miedo a los espejos.Los espejos —y los tigres, los laberintos, los sueños— son elementos frecuentes en la obra de Jorge Luis Borges. A menudo se los asume como emblemas de un estilo, de una forma de entender a la metafísica como una de las formas más acabadas de la literatura fantástica. Sin embargo, los espejos eran para Borges algo más que un recurso literario.Los odiaba.Y les temía.Este evidente rechazo de Borges por los espejos se inició en la infancia. Con los años fue pasando por tantas capas de racionalización que aquel temor atávico, primordial, terminó envuelto en sus brillantes explicaciones de orden metafísico:Yo conocí de chico ese horror de una duplicación o multiplicación espectral de la realidad, pero ante los grandes espejos. Su infalible y continuo funcionamiento, su persecución de mis actos, su pantomima cósmica, eran sobrenaturales entonces, desde que anochecía.En resumen, esta es la elaborada descripción del miedo que sentía el Borges niño ante los espejos, sobre todo al caer la noche, donde uno nunca sabe realmente si en la oscuridad nos siguen repitiendo.Borges se permite una pequeña infidencia al respecto:Uno de mis insistidos ruegos a Dios y al ángel de la guarda era el de no soñar con espejos.Y luego añade un dato que resume la esencia borgeana:Yo sé que también los vigilaba.El hecho es que Borges le tenía miedo a los espejos. Pero, ¿por qué? El miedo a la oscuridad es frecuente en la infancia, también a los monstruos debajo de la cama, y a un sinfín de criaturas que lo llevan a uno en una bolsa de arpillera y lo alejan de su madre, ¿pero a los espejos? ¿Quién le tiene miedo a los espejos. ¿Y por qué?Durante una conferencia de 1971 el propio Borges aclara el origen de sus temores:Cuando era niño tenía en mi habitación tres grandes espejos que me inspiraban gran miedo, porque a la tenue luz del cuarto me veía tres veces y temía mucho el pensamiento de que quizá esas tres formas pudieran comenzar a moverse por sí mismas.En Los espejos se versifica sobre esta cuestión:Nos acecha el cristal. Si entre las cuatroparedes de la alcoba hay un espejo,ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejoque arma en el alba un sigiloso teatro.Es decir que el miedo de Borges a los espejos es una síntesis de su verdadero temor al desdoblamiento, es decir, al Doble, al Doppëlganger, a la inquietante posibilidad de que nuestro reflejo en el espejo pueda moverse con descarada autonomía; o peor aún, a que sea el Otro, el Doble, el original, y nosotros la mísera réplica.El Doble abunda en los relatos de Borges. Es, sin dudas, el gran tema de su obra narrativa; pero los espejos, bueno, los espejos se repiten constantemente en sus poemas, como si se tratara de un sueño recurrente.Yo que sentí el horror de los espejosno sólo ante el cristal impenetrabledonde acaba y empieza, inhabitable,un imposible espacio de reflejos.Algunos versos más adelante, Borges retrocede en esa incipiente confesión y afirma desconocer el origen de sus miedos:Hoy, al cabo de tantos y perplejosaños de errar bajo la varia luna,me pregunto qué azar de la fortunahizo que yo temiera los espejos.Lo cierto es que los espejos, básicamente el medio por el cual el Doble, el Otro, que bien puede ser el original o la réplica, se pone de manifiesto, le salvaron la vida a Borges en 1934.El el cuento: El Otro, un Borges ya anciano se encuentra en el banco de una plaza con un Borges adolescente. El joven, naturalmente, es escéptico en relación a la supuesta identidad de su interlocutor. Ese sería el primer encuentro de Borges con el Doble; un encuentro inocente, por cierto, que busca manifestar sus obsesiones acerca del tiempo.Pocos años después llegaría la reunión más importante.En el cuento: 25 de agosto, 1983, el Borges de 1960 llega al hotel Las Delicias, de Adrogué. Al registrarse descubre que su firma aún está fresca. En el cuarto se encuentra con un Borges más viejo, el de 1983, la[...]



Arthur O'Shaughnessy: poemas destacados

2018-04-18T06:54:50.212-07:00

Arthur O'Shaughnessy: poemas destacados.Arthur O'Shaughnessy —Arthur William Edgar O'Shaughnessy (1844-1881)— fue uno de los grandes poetas ingleses de su tiempo, heredero del romanticismo, defensor de la poesía prerrafaelita, y amigo personal de Dante Gabriel Rossetti. Los poemas de Arthur O'Shaughnessy no tienen el reconocimiento que sin dudas merecen. Sin embargo, su talento singular y su breve pero demoledora producción poética se encuentra entre las más originales de la poesía victoriana.En esta sección de El Espejo Gótico daremos cuenta de los poemas de Arthur O'Shaughnessy más destacados.Poemas de Arthur O'Shaughnessy:La fuente de lágrimas (The Fountain Of Tears)Baladas de Francia (Lays of France)Barcarolle (Barcarolle)Canción (Song)Canción de un compañero trabajador (Song of a Fellow-Worker)Canciones de un trabajador (Songs of a Worker)El verano ha llegado sin la rosa (Summer Has Come Without The Rose)Épica de las mujeres (Epic of Women)Flores caídas (Fallen Flowers)Hice otro jardín (I Made Another Garden)Música y luz de luna (Music and Moonlight)Oda (Ode)San Juan Bautista (St. John Baptist)Sinfonía de amor (A Love Symphony)Somos los hacedores de música (We Are the Music-Makers)Tierra de juguetes (Toyland)Libros de poemas. I Poemas de Arthur O'Shaughnessy.El artículo: Arthur O'Shaughnessy: poemas destacados fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com[...]