Subscribe: EMPELICULADA
http://empeliculada.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
así  años  cuando  después  día  entonces  ese  estaba  fue  hasta  muy  más  nos  qué  ser  sin    tres  él 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: EMPELICULADA

EMPELICULADA





Updated: 2017-02-07T23:55:48.597-05:00

 



MI MADRE LEE ESTE BLOG

2010-10-01T02:54:32.960-05:00

Aquí tendría que incluir un emoticón que se desmaya súbitamente. Me enteré de casualidad, cuando mi hermano me contó que la había visto leyendo palabra por palabra, entrada por entrada, muy religiosamente, releyendo inclusive tres o quizá cuatro veces, con tal devoción que cualquiera se sentiría intimidado de volver a poner una letra minúscula en él.

Pero qué importa, dirás; despúes de todo no es que hayas revelado en tu blog íntimos y oscuros secretos que nunca antes habían salido a la luz. Tienes razón, tendré que decir; pero de cualquier modo necesitaba una excusa para no publicar más aquí, una que no fuera ni pereza, ni tedio ni falta de inspiración. Madre, seguro estarás leyendo esto por cuarta vez justo ahora. Te declaro culpable del abandono de este blog.



De eso han pasado casi ocho años ya

2010-04-26T03:10:14.667-05:00

Atravieso el patio del colegio. Mary va conmigo, llevamos puesto el uniforme de educación física y un saco azul de lana. Noto cómo, desde donde se encuentra, me mira fijamente. Al fondo, nada más silencio. Siento el peso de su mirada, lo juro. Aunque la esquive no puedo dejar de sentirla, como si me envolviera del todo. No hubiera podido jamás pasarlo por alto.

- Mira cómo me mira – le digo a Mary, sin ni siquiera considerar la posibilidad de que la mirada fuera para ella-.
-
Cae la tarde. Subo despacio las escalas, Mary se me adelanta. Llego al punto en que las paredes me ocultan de su ángulo de visión. Es justo ahí, en ese momento exacto, que tengo la necesidad de devolverme, sólo hasta el límite entre las rejas y la pared, sin que él me vea, para verlo yo. Y de nuevo lo juro: lo siento como un imán, nada más me falta ser de metal para pasar por entre las rendijas a una velocidad increíble, atravesar el recinto y estar irremediablemente pegada de él. Era una sensación de inevitabilidad. De ella no he podido librarme por completo.

Le digo a Mary que aquel chico me atrae, ella se ríe. Busco una excusa para bajar de nuevo. Un momento después ya habíamos bajado por las otras escaleras, que estaban cerca a la puerta, y cerca a él. Le estaba dando la espalda. Me quité el saco de lana con un gesto exagerado, sólo porque sabía que me estaba mirando. Algo de la piel de mi tórax, quedó al descubierto por unos segundos.

Salimos. Caminamos por la acera, rumbo al mall que quedaba a dos cuadras. Mary venía diciendo que estaba muy llena y que iba a vomitar. Dobló su cuerpo hasta que la cara le quedó entre las piernas y produjo un sonido gutural, en son de broma. Fue por eso que lo vio a él detrás, aproximándose. Me lo hizo saber y yo no pude creerlo, aunque pensé que lo más lógico era que iba para su casa, y esa era la única acera de la calle. Cuando se paró a mi lado y me dijo: “hola”, pensé entonces que casualmente me habría visto hace poco, y que ahora me dirigía un cordial saludo como el que cualquier persona le haría a algún conocido. Luego, para cuando me preguntó que qué hacía a esa hora en el colegio, sabiendo que mi jornada terminaba poco después del medio día, pensé que quizá esa duda fue la que le motivó a hablarme, y entonces le respondí que estábamos alfabetizando. Ya para cuando, después de un intercambio más de palabras, me dijo que temía hablarme porque yo bien podría pensar que él no era más que un aparecido, y que le gustaría seguir hablando conmigo… No pude pensar nada.

Para entonces ya habíamos llegado al mall, y Mary, en un acto que siempre le he de reprochar, se detuvo. Yo alcancé a avanzar un par de metros más con él. Le dije que habíamos llegado, y él entonces se despidió con un beso en la mejilla.




Top 5 Cosas qué hacer para el desparche absoluto

2010-02-16T02:27:50.123-05:00

5. Revisar "Mis Documentos". Borrar algunos.

4. Comentar entradas antiguas de otros blogs.

3. Mirar fijamente el monitor...

2. Leer comentarios en otros blogs.

1. Publicar en tu blog.



Un montón de cosas que a nadie interesan

2010-01-28T02:58:42.763-05:00

Llevo mucho tiempo en vacaciones y ya estoy hartándome. Tengo una marca violácea en la muñeca, consecuencia de pasar 23 horas diarias clickeando aquí y allá, jugando todos los juegos habidos de Facebook: los de Playfish, una cantidad que tratan sobre desaparecer, juntar y explotar bolitas; cartas, juegos para chicas en los que debes vestir, peinar y maquillar correctamente a la modelo; juegos clásicos como Tetris y Pinball, juegos en los que debes esquivar obstáculos. Gracias a ello, tengo que mantener funcionando mi restaurante, mi hotel y mi granja (estoy cansada de arar la tierra); además de alimentar, bañar y comprarle a mi mascota todo de lo que ella se antoje. Mi mascota tiene más ropa, muebles, electrodomésticos, adornos, plantas, juguetes y dinero de los que jamás podré tener.

Se supone que había establecido una rutina de caminatas y que lo haría por lo menos dos veces en una semana. Sin embargo no camino desde la semana pasada, así que no sé a dónde irá a parar mi rutina. Algo bueno: ¡estoy aprendiendo a conducir! Al principio no podía ni siquiera sacar el pie correctamente del embrague. Ahora hasta incluso “moví” el carro una distancia aproximada a la que hay entre dos estaciones de Metro. Sobra decir que me pasé de un carril a otro sin la debida precaución (y además sin motivo), que en lugar de meter primera metí tercera y que sudé a mares, por los nervios y por el calor de Medellín, que últimamente parece más insoportable que de costumbre.

A decir verdad, estas vacaciones no han estado tan mal. Me tiré de un puente (no con ánimos suicidas) y… Bueno, en todo caso las he tenido peores. Además he visto mucha televisión, supongo que en la hora restante del día en la que no he estado en frente de un monitor. Veo todos los programas de belleza, moda, salud, decoración de interiores y cocina que Discovery Home & Health pueda ofrecer. Además de los malditos programas de Discovery Travel & Living, que odio con todo mi ser por hacerme sentir más pobre de lo que ya soy, y por antojarme de viajar a sitios tan recónditos y de conocer las 10 mejores jugueterías del mundo. Por supuesto veo en ese canal a Anthony Bourdain, con quien incluso soñé. Aunque habría agradecido que en el sueño estuviéramos en un destino más emocionante, pero… ¿Venezuela?... Como que ahora mismo no se me antoja mucho, y aparte ya fui por allá una vez.

Veo Extreme Makeover en People & Arts, deseando que alguna vez les dé por venir a Colombia. Estaría feliz de que demolieran mi casa con todo y la casa de encima, la de los vecinos ruidosos que escuchan rap local en las mañanas. Y bueno, veo History, Infinito, videíllos en VH1, E Entreteinment, Gourmet Channel, pelís en Cinemax y en algunos otros canales, Dr House y obviamente evado RCN y Caracol. En fin, veo un montón de basura y algunas pocas cosas interesantes y espero con ansias la última temporada de Lost, de la cual (por idiota) ya leí unos cuantos spoilers.

Hablando de la evolución humana, se supone que hoy en día a muchos no les salen las cordales porque comemos alimentos más procesados y fáciles de morder. Además, que los dedos meñiques de los pies, cada vez serán más pequeños en las futuras generaciones hasta llegar a desaparecer; pues además de que usamos zapatos, las superficies por las que caminamos cada vez son más planas. ¡Y mi amiga Mary que se avergonzaba de sus deditos meñiques sin uñas!... Si supiera que estaba un paso por delante en la cadena evolutiva. Pues bueno, esto para decir que he perdido la esperanza de evolucionar. Me están creciendo las cordales, y si tienes menos de 25 años y no te han salido, te podrán salir aún, según me dijo la odontóloga. Mejor que no te hagas muchas ilusiones. Por último, odio la plantilla de este blog, pero me da pereza cambiarla. Cada vez, además; me da más pereza publicar algo aquí. En fin, feliz resto de año.



Another day to die

2009-12-13T05:12:27.540-05:00

Abro la puerta de casa y todo está donde debe estar: oscuridad; silencio a excepción de unos esporádicos ronquidos, unos zapatos que no me pertenecen al lado del computador. Camino hasta mi cuarto y me encuentro haciéndolo del mismo modo de siempre: cautelosa, evitando al máximo producir cualquier ruido que saque del sueño al resto de personas con quienes vivo; procurando no tropezar con nada, a veces con éxito y otras haciendo fuerza porque el estruendo no lo haya sentido nadie más que yo. Busco a tientas una pijama en mi closet. La luz es más que poca así que agarro lo primero que se siente suave al tacto, que luego resulta ser en efecto una pijama; y nueva, además. Eso es algo realmente extraño así que supongo que tengo esperanzas, y voy con toda a lavarme los dientes, con la sospecha de que esta vez quedarán más blancos de lo usual.

Mis dientes parecen no haber experimentado ninguna clase de transformación, no son ahora ni más blancos, ni blancos. Sin embargo hace más de 2 años que no estreno ninguna pijama y eso me reconforta; aunque sé que exagero, pero prefiero no hacer la cuenta. Oigo pólvora allá afuera, pero no es nada raro por esta época. Así que, decido cambiar un poco las cosas: ya no podría entrar a mi casa victoriosamente; con arrojo, temeraria; dando tumbos. En cambio, escribo una entrada para este blog abandonado, a ver si siento que hoy es un día especial.



Querido diario:

2009-10-05T03:35:49.644-05:00

Oh sí, hace unos seis años; cuando tenía 14, fui más cursi y patética de lo que soy ahora.
No modifiqué más que un par de tildes y creo que incluso transcribí ciertos errores ortográficos sin tener consciencia de ellos. Claro, de los de redacción sí soy medianamente consciente, pero no los corrijo por honor a la verdad. Y, por último, creo que esto es lo bueno de escribir un diario: poder reírse de sí mismo en el futuro.

Marzo 18 /03

Hoy vi a Felipe, después de tanto tiempo; después de inventarme mil cosas para olvidarlo, después de haber conocido a su novia, después de disminuir el número de veces diarias en las que pienso en él y después de odiarlo algunas veces y otras; resignarme a tratar de olvidarlo, pero sin ser capaz de odiarlo. Hoy lo vi y no sé si quedé igual o peor que antes, detestándolo porque no me volteó a mirar o queriéndolo más porque estaba divino. No sé, lo que es seguro es que me dejó más confundida que antes y también muy sorprendida, no entiendo cómo es posible que durante días pasados y toda la mañana de hoy estuve pensando en él, deseando que me viera y justo eso ocurre alrededor de las 12:35 p.m.

Creo que cuando lo vi lo reconocí más por la ropa que por cualquier otra cosa, porque estaba vestido como siempre, con su buzo negro y su jean azul roto y luego me di cuenta que tenía el pelo más largo… Bueno, tanto tiempo sin verlo… Y no cambiaré de opinión al pensar que soy una idiota pensando en alguien que tiene novia y que no me da ni la hora y creyendo estar enamorada de alguien que no me corresponde, cuando se supone que hay algo llamado “reciprocidad”. No sé qué siento por Felipe, sólo sé que “¡lo siento!”, pero no puedo hacer nada para evitarlo.

Abril 2 /03

Ayer y hoy recibí en la noche dos llamadas telefónicas de la misma persona: Laura. Para hablarme de la misma persona: Felipe. Y también, ambas llamadas me destrozaron, no sé por qué pero lo hicieron. Alrededor de las 10 p.m. fue la primera: “Felipe se agarró con un man; “Gokú”, en plena salida del integrado. Dicen que Felipe quedó sin ceja y que esa peleíta fue ocasionada porque el pasado viernes, el tal “Gokú” echó a Felipe del parque.”

Abril 3 /03

Continuación

Hoy no fue, no es ni será mi mejor día. En pocas palabras me siento fracasada y decepcionada, y no es precisamente por Felipe, pero eso me acaba de aburrir mucho más. Continuando con la historia de Felipe, Laura después de la pelea obviamente se fue para su casa y vio a Felipe no sé por cuál hueco de Aliadas, al parecer muy triste.
Y de lo que pasó ayer puedo decir más: Felipe estaba en la salida de ese colegio y Laura escuchó que él estaba diciéndole a Cristian que “Gokú” le había dado muy duro pero que él también le dio su merecido, y que antes de que lo metieran a la cárcel, iba a ir al comando a denunciar a ese otro tipo. Y luego Laura iba caminando para la casa con dos amigas y Felipe y Cristian iban en la bicicleta y casi que las atropellan, entonces Laura no sé qué cosas le empezó a decir y Cristian entonces dijo: “¡¿Quiere que la levante?!” y Laura le respondió: “¡Levántese usted!”, entonces no sé qué entendió ese peladito que le dijo que él ya lo tenía muy grande y Felipe dijo: “eso sí es verdad, porque tiene una hernia ahí”… Me parece estúpido… Entonces luego Laura lo volvió a ver en el parque y Felipe la miró muy feo, pero en cambio las dos tontas amigas de Laura empezaron dizque a silbarle y a decirle “papi” que porque estaba muy bueno… Qué rabia…



No se la deseo a nadie y aún así...

2009-08-31T23:41:01.199-05:00

  • Me cortó el pelo a la altura de la oreja cuando tenía tres años, mientras dormía.
  • Desde los dos hasta los cuatro años, me aplicó champú de manzanilla en el cabello y me obligó a permanecer media hora con él, con tal de verme lo más rubia posible.
  • Me tomó al menos una foto por mes desde que nací, pese a que me atemorizaba ser fotografiada.
  • En los parques de diversiones, no podía montar en nada que a su criterio fuera peligroso; es decir, en nada divertido.
  • Era la rectora del colegio en el que por lógica estudiaba, así que le ordenaba a la profesora de educación física que no me forzara haciendo demasiado ejercicio. Prueba de ello es mi deplorable condición física actual.
  • Del mismo modo, podía cambiar de curso a compañeras que considerase malas influencias para mí, si lo creía necesario.
  • Mientras cursé el bachillerato, me estuvo prohibido comprar Coca – Cola (mi gaseosa favorita) en la tienda escolar. En cambio, debía tomar diariamente Malta, pues, según ella, es una bebida alimenticia.
  • Me dejó de hablar al enterarse que salía con un chico.
  • Cuando le daba clases de “Word”, me dijo que no habría de usar tipos de letra como “Times New Roman”, “Century, “Courier New” entre muchas otras, argumentando que no sabía escribir en inglés.
  • Desde el pasado mes de Abril y tras más de 20 años viviendo a máximo nueve cuadras de mí, mi tía monja tuvo que mudarse al vecino departamento de Santander. Y, pese a todos los pronósticos, se le extraña.



UNA DE TANTAS COSAS CURSIS

2009-07-31T06:23:39.948-05:00

25 de Enero de 1999; muchos lo recuerdan por ser el día en que un terremoto arrasó con la ciudad de Armenia, yo lo recuerdo por ser mi primer día de bachillerato. Esperaba encontrarme con mi mejor amiga Mary, desatrasarnos un poco de las largas vacaciones y seguir igual de amigas que siempre, tomadas de la mano para continuar suscitando sospechas de lesbianismo. Acostumbraban llamarnos “Siamesas”, “dúo dinámico” o “Caribel”, que es la unión de nuestros dos nombres de pila.(image)
Si se enterara de esto, me mataría.

Sin embargo, debido a ese extraño e indescifrable proceder impúber, no nos determinamos ese primer día de clase y de ahí en adelante despertó una mutua animadversión, que luego se tradujo en tontas indirectas y agravios similares, más de mi parte que de la suya. Un día Mary, en un intento infructuoso de generar alguna clase de conversación conmigo, se acercó a mi puesto y me preguntó: “¿usted ya compró todos los libros?” Yo asentí y eso fue todo.

Así transcurrieron cuatro largos meses en los que incluso llegué a llorar en secreto, hasta el día en que en una clase de artística, la profesora tenía planeado llevarnos a la sala de televisión para ver la película “El Principito” basada en el libro del mismo nombre. Este hecho no era algo usual para nosotras y supongo que fue por ello que nos llenamos de éxtasis y arrancamos corriendo hacia la sala.

Fue justo entonces que Mary yo nos cruzamos, como uno de esos momentos patéticos de las pelis rosa, en que todo a tu alrededor se detiene para ti cuando tu mirada se cruza con la de tu ser amado, excepto porque Mary no lo era y no existía más que una entrañable amistad, pasada de cursi, claro. Nos sonreímos, le dije que era bueno que viéramos una peli y más tarde nos sentamos juntas en la sala.

La peli nos resultó muy aburrida y nos la pasamos conversando, le pregunté por el saco de lana azul que llevaba puesto y que le quedaba notablemente grande, ella me preguntó por mi pelo que estaba más corto y al finalizar la peli, me invitó a pasar con ella el recreo.
Entonces llegué a mi casa muy feliz, mis padres y también los de ella agradecieron que por fin nos dejáramos de boberías y ya, seguimos siendo amigas hasta que nos graduamos del colegio, y el pasado 25 de Julio fue la primer vez que olvidé llamarla el día de su cumpleaños, que es casi la única excusa que tengo para hacerlo.



UN DÍA COMO HOY

2009-07-03T00:20:41.810-05:00

Te encuentras en una calurosa población (cuya temperatura en invierno, oscila entre 26° C y 34° C), al oriente del departamento de Antioquia, a tres horas y media de Medellín (en carro, por supuesto, a pie ni lo calcules, bajo ese ardiente sol apenas sí podrías recorrer unos cuantos metros). Luego de haber pasado allí los tres días anteriores a éste, es natural que tu clara y sensible piel se encuentre achicharrada, picada por mosquitos, zancudos, ácaros, sanguijuelas, cucarrones y cuanto bicho exótico puedas imaginarte, o de lo contrario, no sabrías cómo explicar todos los rasguños, ronchas e hinchazones que te cubren de pies a cabeza.Es tres de Julio en la mañana para dar más señas, y ahora tu familia y tú, se disponen a regresar a la civilización. En bus, porque a tu papá, le dio por evitarse la molestia de manejar. Piensas en que es una suerte que estemos en invierno, aunque después lo piensas mejor y no lo habrías notado, de no ser porque lo mencionaron los oriundos de estas tierras. Se supone que no habría inconveniente para tomar el bus que pasaría en cualquier momento por la autopista Medellín – Bogotá, por lo que ubicamos nuestro equipaje (que incluía varios kilos de zapotes, plantas y gallinas muertas, entre otros productos autóctonos de la región) cerca a la vía.Diez minutos; quince, media hora; hora y media: habían pasado tres buses repletos que nos propusieron una reducción de mil pesos de pasaje por viajar de pie, pero tú piensas que hasta pagarías mil pesos de más por viajar sentada, así que tú y tu familia rechazan la propuesta, porque, aparte de todo, tu mamá tiene mal de ojo* (una especie de conjuntivitis contagiosa adquirida en estas tierras exóticas, que, además, produce náuseas y mareos). Para entonces ya te asalta la preocupación y comienzas a considerar la posibilidad de "echar dedo" para que cualquier caritativo personaje te haga el favor de llevarte a ti y a los tuyos de vuelta a la civilización, pero en esas, un amable lugareño vislumbra un vehículo, "está nuevecito", dice él, "de esos a veces pasan recogiendo gente, de pronto hasta los lleve".Y sí, accede a llevarte a ti y a tu familia. Es un bus nuevo; a estrenar se dijo, de hecho, el piso y los asientos están forrados en plástico. El señor conductor aprovechó el viaje, en el que sólo debía trasladar el vehículo desde Bogotá hasta Medellín, para lucrarse de los tantos que necesitábamos transporte. De lo primero que te percatas es del gran vómito, color naranja rosáceo, que engalana el suelo del vehículo. Tú y tu hermano deciden sentarse en la banca de atrás para tener una mejor perspectiva de él. (Qué va, si hubieras visto aquel vómito antes, te habrías sentado en una de las primeras bancas, que esa desagradable cosa no estuviera dentro de tu campo visual, pero ahora no te atreverías a pasar por encima de ella y menos con el vehículo en movimiento, para no correr con la misma suerte de tu papá, pues cierta hebra de vómito fue a parar justo en uno de sus zapatos cuando hacía maniobras para atravesar el nauseabundo y espeso líquido que una chica habría arrojado horas antes, pues ya incluso se estaba secando).Del olor, no hablemos. Confórmate con saber que al menos tenías una ventanilla lo suficientemente abierta a tu lado. Más tarde, cerca al lugar donde tus padres se habían sentado, alguien más vomita; está vez es de color amarillo verdoso, ahora, aparte de la tonalidad, hasta podrías comparar el volumen, la consistencia y la viscosidad de ambos vómitos. Piensas que esas personas que vomitaron, aprovecharon el hecho de que el bus estaba cubierto en plástico y que de seguro el conductor lo agradecería enormemente, (pues tal plástico no sólo habría de recibir vómito, sino además, sangre).Intentas mantener la calma, porque por lo menos ya te e[...]



Ehh, sí, tampoco yo puedo creerlo.

2009-06-26T02:05:19.146-05:00

Tres casetes mini DV editados, tres semanas de tiempo invertido, veinte equipos en la sala de edición, un casete mini DV extraviado; uno, de los veinte equipos, que se infecta de un virus de esos que no le deseas ni a tu peor enemigo. Tres semanas de tiempo perdido. Un equipo en la sala de edición mil veces madreado. Ningún Backup.

David Carradine, Farrah Fawcett, Michael Jackson (tres). El calendario Maya termina el 12 de Diciembre de 2012, día en el que, la tierra pasará por todo el centro de la galaxia y una alineación planetaria podría provocar que salga de su órbita. Nostradamus y no sé qué otros profetas, porque sólo he escuchado de Nostradamus, predijo que ese día sería el fin del mundo. Yo cumpliría años al día siguiente, es decir, 13 de Diciembre. Me temo que no llegaré a los 12+12, porque serían 24 los años que habría de cumplir. Hace unas horas vi un desfile de motos Harley Dav... Y nada, por si no lo has notado ya, ando paranoica.



EMERGENCY POST

2009-05-31T22:58:11.485-05:00

Podría escribir sobre que, desde hace 23 días, estoy en paro después de ocho semestres de carrera ininterrumpida, o sobre que el viernes pasado se fue la luz en medio centro de la ciudad -por lo que tuve que subir dieciséis pisos de escaleras- y me encuentro con que, en el hotel del frente, una pareja abre al máximo su ventana, empieza la larga fase de cortejo y sigue con… la próxima fase, -y ya sabes que dieciséis pisos no son cualquier cosa y que tenías que descansar en cada uno-. También podría escribir sobre que si ayer estuviste alrededor de las 3 y 30 a.m. en las afueras de la Octava, pudiste, seguramente, apreciar el vómito que derramé. Lo sé, es patético. Pero no, más bien apelo a mi último recurso para lo que ya debes suponer, faltando una hora para que se acabe este inoficioso mes de Mayo.



Ojos que no ven...

2009-04-20T04:39:45.059-05:00

Un domingo cualquiera, eres otra pasajera más del metro que pasa inadvertida, llevando consigo un morral y una bolsa negra, tal como tantos otros pasajeros. Tu destino está en la última estación y tú abordas el tren en la primera. Cuando faltan dos estaciones para la última, la bolsa negra; que parece contener algo redondo, se desprende de tus manos y echa a rodar por el piso del vagón. No es nada raro que dejes caer algo; de hecho, lo raro sería justo lo contrario. Sin embargo, esta vez te aterrorizas un poco, y cuando intentas recuperarla, un señor al que la bolsa le fue a parar en sus pies, lo hace por ti. Te la entrega, le agradeces, y no puedes evitar reír maliciosamente, así como el resto de tu viaje no haces otra cosa que contener la risa.

Un día debes ser parte de la producción de un corto de medio pelo, años antes; un cura decide donar al morir su esqueleto a un colegio católico con fines académicos, ahora para el corto es necesaria una calavera que ha de aparecer por menos de cinco segundos, resulta que eres la sobrina de la rectora del colegio que tiene el esqueleto del cura pendiendo de unos cables en el laboratorio de biología y… Así es como fue a parar la cabeza del padre Hernando en las manos de aquel gentil señor que se ofreció a recogerte tu bolsa negra.



TEMPRANAS DECEPCIONES AMOROSAS

2009-04-06T06:06:35.605-05:00

· Iván fue el primer chico al que llegué a mirar con ojos que no fueran los de: “eres niño y por lo tanto, te odio”. Qué sé yo, pero encontraba algo en él que me atraía, a pesar de que era un enano imbécil fastidioso de mierda. Un día, hasta escribí su nombre con un pedazo de adobe en el piso empedrado que cubría toda la manzana. Procuré cambiar de letra, como si alguien, además de mis compañeras de colegio y mi profesora, la conociera. Me retaba a competencias de atletismo, siempre le ganaba y por eso (aparte de porque era niña) me odiaba. Igual, no me gustaba tanto como para dejarme ganar, mi reputación en ese entonces dependía de qué tan rápido podía correr. Otro día sé que estaba intentando aprender a montar en bicicleta (decisión que tomé después de que mi hermano 5 años menor aprendiera antes que yo), cuando, lo veo a él y entonces hago el máximo esfuerzo, me concentro cuanto más puedo y hago empleo de todo mi equilibrio posible hasta que avanzo más de veinte metros sin poner un pie en el suelo. No pude ocultar mi alegría y emoción cuando, tras de mí, lo escuché decir: “jum, por fin aprendió, casi que no”. Gracias, Iván, por vos aprendí a montar en bici. Y de resto, púdrete.

· Sebastián era hijo de un amigo de mi papá. Yo siempre me quedaba largo rato mirándolo con cara de idiota. Sus dos hermanas, eran mis amigas. Un día cometí el grave error de confesarles lo que sentía por Sebastián. Ellas se burlaron de mí y me dijeron que él ya tenía novia. Desde entonces, los odio a los tres.

· Esteban fue mi amor platónico por tres años. Cuando mi tía monja me daba dulces, yo los rifaba entre los vecinos de la manzana. El ganador sería quien adivinara el número entre el uno y el mil que yo tenía en mente justo en ese momento, y que no había anotado en ninguna parte. Casualmente, Esteban siempre ganaba. De vez en cuando, también me retaba a una competencia de atletismo, porque sabía que no me negaría y que habría de vencerme. Era el que más rápido corría de la manzana, lo que lo hacía el más atractivo entre las chicas, que sólo éramos Laura y yo. Un día, me pidió que le guardara un billete de dos mil pesos mientras él disputaba de un partido de fútbol. Fue uno de los momentos más felices de mi vida hasta entonces. Igual, era un estúpido, engreído, arrogante, ridículo y patético impúber que puede irse por un caño.



ADULTOS LOSER´S

2009-03-26T01:17:11.485-05:00

Es la primera clase del semestre y no sé por qué carajos la profesora pide que levanten la mano quienes sean menores de edad. Yo miro para todos lados y mis amigos se ríen de mí – dale, levántala, ¿qué tiene de malo ser menor de edad?- Alguien tras de mí la levanta con mucha naturalidad y entonces yo me animo a hacerlo, pero sólo a la altura de la mejilla.

Esta es una clase de pedagogía constitucional (un “relleno”) y a leguas se nota que la profesora es primípara. Unos meses después, con constitución en mano, estamos tratando el tema de “Derechos fundamentales de la Constitución Nacional” y a la muy ilustrativa profesora se le ocurre volver a pedir que levanten la mano quienes fueran menores de edad. Esta vez, me convenzo de que no hay nada de malo en ser menor, que por el contrario; quizás tarde más en tener canas y arrugas que todos los perdedores que me rodean, ¡mujajaja! Así que, muy sonriente y orgullosa, levanto la mano bien alto, ¡que todos sepan que son más viejos que yo!

Entonces, descubres que la persona que la vez anterior también levantó la mano ya había cumplido 18 años y que ahora eres la única menor de edad y que todos se están riendo y que te ruborizas y que la profesora te está llamando al frente y que ya tienes ganas de decir que era una broma, que ojalá fueras menor de edad, que por qué demonios hace esas preguntas tan estúpidas y que por qué diantres le haces caso a una primípara.

No tienes más opción que salir al frente y te encuentras con la sorpresa de que… ¡eres la persona idónea para leerle a la clase los derechos de los niños consagrados en la Constitución Nacional! ¡Quién mejor que tú, que todavía goza de esos derechos!

No sabes qué hacer y empiezas a leer, pero intuyes que todos los presentes no hacen otra cosa que murmurar, reírse y apreciar tu muy ruborizada cara, hasta que te detienes cuando alguien “brillante” atina a decir:

- Derecho a la protección
- Derecho al cuidado y amor – “¡mona, venga yo le hago valer ese derecho!”

Y los acusé a todos por abuso, burla e intimidación a una menor de edad. Fin.

(Historia de la vida real)



Top 5 Dolores que me hacen querer tirar desde un quinto piso

2009-02-14T05:25:56.782-05:00

5. Dolor por un golpe en la nariz

4. Dolor de estómago por estar en un carro muy mareada

3. Dolor en el dedo gordo del pie al enterrarme algo -por andar descalza-

2. Dolor por tener un sucio en el ojo

1. Dolor al caer desde un quinto piso después de sentir alguno de los anteriores dolores.



Sólo para que Enero me aparezca en el archivo del blog

2009-01-31T22:01:31.127-05:00

Y ya.



BEBE, ¡BEBE QUE LA VIDA ES BREVE!

2008-12-19T03:59:32.141-05:00

Cuando mi papá se emborrachaba, invitaba a todo lo que uno quisiera pedir en la tienda; y yo pedía helados, chocolatinas Jumbo Jet, varios huevitos de Kinder Sorpresa, cajitas metálicas de colores fluorescentes llenas de chicles, papitas Pringles y todo lo más caro que no podría comprar con el dinero que me daban. Si no estaba en la tienda con él, de igual manera podría ver los programas que quería en el único televisor que para ese entonces teníamos, y descansar de los partidos de la liga europea, de los noticieros y del western.

Llegaba tarde a la casa cantando a grito herido: “me cansé de decirle… que yo sin ella… ¡de pena muero!”. Tras una cantidad de alaridos y estruendosas carcajadas, se acostaba a dormir y a roncar como poseso, mientras que tú continuabas muy feliz viendo televisión hasta temprano en la madrugada, siempre que aquel día también tu mamá se hubiese emborrachado. Ahora tengo televisión en mi cuarto y es poco lo que veo, pero debo decir: tiempos, buenos tiempos aquellos que no volverán.



SORRY PARA QUIENES NO GUSTAN DE LAS FIESTAS DECEMBRINAS

2008-11-28T04:39:03.988-05:00

Escrito en el mes de Octubre por mi hermano*, para ser leído preferiblemente ese mismo mes y con motivo de las festividades que esperamos desde Enero.

RECOMENDACIONES PRE – NAVIDEÑAS

· Tenga presente y Mentalice desde ahora, que los próximos Enero y Febrero serán los peores meses; pues, entonces, será cuando más tiempo falte para las próximas festividades navideñas.
· Procure matar violentamente al porcino que se encuentre robusteciendo, esto le proporcionará un mejor sabor a su carne. (Puede descartar este punto, pues, hace veinte días, mi hermano se convirtió al vegetarianismo).
· Si no es amante de la pólvora, no se preocupe, para todo hay solución: en Diciembre está bien visto emborracharse todos los días.
· Recuerde direccionar el espejo hacia el globo de tal manera que, en caso de presentarse un desprovisto, sean las zonas aledañas las que se incendien, pero nunca su propia vivienda.
· Por último, no olvide ir preparando su repertorio de chistes navideños, que siempre harán las gracias a más de uno, por ejemplo: ¿De qué marca es el trineo de Papá Noel?... ... ... ¡¡Renol!!, jejeje.

*Bueno, y por mí.



HAPPY HALLOWEEN

2008-10-31T05:06:19.941-05:00

- 1989: Bailarina de ballet. Con un tutú blanco.
- 1990: Muñeca: Tengo una foto en la que me estoy escondiendo de mi mamá porque tiene puesta una máscara de bruja muy aterrorizadora.
- 1991: Ángel: aunque por lo general pasa desapercibido, el cuadro con la foto de ese día que está colgado en la sala de mi casa, me lo recuerda.


(image) (Saliendo del anónimato, snif)

- 1992: Mi disfraz favorito. Nunca había ni he tenido el cabello tan corto como lo tenía entonces; pero aún así, me sentí la mujer maravilla.
- 1993: Española. En la carroza en que estuve sentada durante el desfile del colegio, no me tocó al lado de ninguna amiguita. Por eso en las fotos me ves tan seria y aburrida.
- 1994: Princesa, para entonces mi hermano ya había nacido, así que su disfraz de conejo peludo me robó el protagonismo, o al menos eso fue lo que sentí.
- 1995: Reina. Recuerdo que me mandaron hacer un cetro en una carpintería.
- 1996: mi mejor amiga y yo, decidimos disfrazarnos de gitanas, porque estaba de moda “El Jorobado de Notre Dame”.
- 1997: Mi disfraz fue de Megara, la novia de “Hércules” de Disney. Mis amigas ya se consideraban muy mayores para disfrazarse, así que me sentí incómoda en la fiesta del colegio.
- 1998: No me disfracé, fui a la fiesta del colegio vestida como cualquier otro día, pero al llegar, mis amigas me pintaron el cabello con un spray, me peinaron y maquillaron hasta que se supone que quedé disfrazada de lo mismo que ellas: “chica gomela”.



VAMPIRESCO

2008-10-24T03:27:39.931-05:00

Te muerde en el lado posterior del antebrazo. En tu piel muy blanca, distingues fácilmente y sin apuro, las marcas de los premolares de las marcas de los colmillos y éstas a su vez, de las marcas de los incisivos. En realidad no te detienes a diferenciar entre las marcas de los unos y las de los otros; pero sí es cierto que de haberlo querido, hubieras podido hacerlo sin dificultad.

- Todavía tengo la cicatriz de tu mordedura de ayer.
- Muestre, no le creo.
- Espera… Ehhh, mmmm, yo sé que estaba por acá…
- Jajaja, si ni siquiera sabe dónde la tiene.
- Ya la encontré, mira, mira que sí es cierto.
- ¿Qué hace esa cicatriz ahí todavía?... Jajaja.
- Mi piel es muy sensible.

Cuando te veo regresar del baño, me limpio disimuladamente la saliva del lugar que sospecho se aproxima más al de tu mordedura del día anterior. Ahora que lo sabes; supongo que pensarás que mi piel no es tan sensible como parecía; pero, créeme, sí lo es.



EN LA MADRUGADA DE HOY

2008-10-03T03:14:13.193-05:00

· Me tomé un ron que había en la nevera, porque, ¡qué frío!
· Mi cobija de pavos reales apesta gracias a mi hermano. No lo vuelvo a dejar acostar en mi camita.
· Leyendo un historial de conversación del Messenger de Diciembre del 2007. ¡Qué trágico fue tener tres parciales un primero de Diciembre! (Pólvora y más pólvora a la media noche y tú quemándote las neuronas).
· Con ganas de ir al baño, pero qué pereza pararme de aquí.
· Con mi pie izquierdo encalambrado luego de permanecer un rato en una extraña postura, malditas esas cosquillas. Seguro a ti también te ha pasado.
· Viernes, mi día favorito de la semana :)
· ¡Acabo de descubrir que el lapicero con el que estaba haciendo dibujitos en mi cuaderno tiene dizque UNA LINTERNA! Yo sí me preguntaba el porqué de esa tapa tan laaarga.
· Intercambiando la ropa de una muñeca Barbie.
· En el msn sólo hay dos conectados y ninguno me habla. Pues yo tampoco les hablo, de malas.
· Más maldito olor a mugre de mi hermano.
· De hecho no quiero que me hablen.
· Alumbrándolo todo con mi nueva linterna :)
· Estoy en el msn como no conectada.
· Pensando en mi persona favorita :)
· "No conectado", el mejor invento.
· ¡Hoy es dizque 3 de Octubre! Vaya usted a saber por qué, pero sí.



recorrido esperador

2008-09-22T03:01:18.581-05:00

Suelo caminar más rápido cuando voy sola, más rápido aún cuando voy sola y aparte no estoy escuchando música a la par que camino, más y más rápido cuando intento, sin éxito, seguirle el paso a mi hermano, pero esa es una excepción; nadie puede igualar sus zancadas, propias de puberto scout con piernas envidiablemente largas.Ese día andaba casi que igualándole el paso a mi hermano; más porque quería establecer un récord personal, que porque fuera “tarde” al encuentro de alguien. Bueno, eso último, no es muy cierto; pero al menos podría servir de consuelo. El punto acordado estaba al cruzar la calle, así que, como no ves a nadie a tu espera; por primera vez procuras tomar la precaución de no ir a atravesártele a los carros o a cualquier cosa que pudiera arrollarte, como ya varias veces te ha pasado; tanto así que, los amigos, conocidos o parientes que se encuentren en el infortunio de estar contigo próximos a cruzar una vía, se cercioran primero de tenerte bien agarrada del brazo, que no sea que te le lances al primer vehículo que pase, (como ya lo han presenciado en varias oportunidades). Y no lo confundas con ánimos suicidas, que a pesar de que con cualquier pequeñísima vicisitud ya estoy haciendo pucheros y exclamando: “¡me quiero suicidar! “, bien es sabido que no se trata más que de una exclamación propia de una chica agobiada que carece del valor necesario para darse muerte a sí misma.Me siento en una banquita, tratando de lucir como alguien que espera, -porque de hecho, eso es lo que haces-. Frente a mí, en medio de la vía, está parado un agente de tránsito. Quince minutos más tarde, se sienta a mi lado una señora entaconada muy flaca, parece también estar esperando a alguien, aunque; quién sabe, porque no da tantas señas como yo, que miro una y otra vez el reloj y miro una y otra vez a todos lados, para que no quepan dudas. ¿A quién podrá estar esperando la señora? -me pregunto-, y supongo que lo más probable es que se trate de un señor. Pero no, puede no ser tan predecible, más bien espera a una amiga parecida a ella, así, tipo señora entaconada. De lo que estoy segura, es que, pese a que ella lleva mucho menos rato que yo esperando, también será mucho menos rato el que tenga que esperar, y eso es algo que he aprendido a través de mi recorrido esperador.Antes caminaba de vuelta o tomaba un bus de regreso o el próximo metro (si es que esperaba dentro de una estación), o llamaba a quien había estado esperando los últimos y definitivos quince minutos para decirle que me largaba, que no tenía paciencia para aguardar más por él/ella. Ahora hasta te contienes de llamar, hasta incluso tratas de reaccionar de la manera menos agresiva posible cuando por fin ves a ese alguien que protagonizó junto a ti, todas las posibles escenas de un encuentro después de una larga espera y que se ganó un par de puteadas mentales mientras estabas ahí, moviendo el pie izquierdo repetidamente, moviendo periódicamente la mano que sea que llevara un reloj puesto.Un par de puteadas mentales, tres carros sancionados por el agente de tránsito, otros cinco carros más que se detuvieron ante la parada del agente pero que al parecer tuvieron una buena excusa para no ser sancionados, dos conversaciones escuchadas accidentalmente de personas que esperaban a que sus hijos se bajaran del carrusel que estaba detrás tuyo(una sobre una pre púber llamada Laurita que quiere ser modelo y otra sobre: ¿qué es mejor[...]



PRIMER DÍA DE SEPTIEMBRE Y PREMATURAS GANAS DE DICIEMBRE

2008-09-01T02:23:37.920-05:00

¡¡¡Cuatro meses para que se acabe el año!!! IN-CREÍ-BLE, - o como sea que se separe silábicamente la palabra- ¡¡IN-SÓ-LI-TO, IN-AU-DI-TO, IN-CON-CE-BI-BLE!! Y como diría Vallejo, me encuentro en el umbral de la vejez, me restan cuatro meses de juventud. ¿Que tengo 19 años?... Ajá, y pronto serán 19 años y 9 meses, y apenas logro asimilarlo y mira, ya se vienen los 20, y en adelante… nada, nunca más podrás asimilar tu edad.

Eso sí, a pesar de que entonces seré vieja, espero a Diciembre con los brazos recontra abiertos, que se venga con todo y pólvora, equipos de sonido a todo taco, villancicos y hasta novena de aguinaldos, siempre y cuando el lector de ella sea mi hermano: para que en vez de “ven a nuestras almas” diga “ven a nuestras nalgas”, en vez de “niño tan precioso y hermoso” diga “niño tan pechocho y hemocho”, para que todo sea pronunciado en un raro acento españolete y para que yo toque desprevenida las maracas entre párrafo y párrafo de la oración final, -la oración al niño Jesús-, porque, ya ves que acabaron de pasar los gozos y todavía no lo supero. Claro, esto con tal de que mi papá esté presente e interrumpa enfurecido la novena para regañarnos, ya sabes, le pone más emoción a la cosa.

Y se supone que tengo como dos entradas en proceso de elaboración, y que tengo otro par de ideas más, pero; ya ves, la pereza me puede y termino por publicar cualquier cosa.



dándomelas de ocurrente

2008-08-19T01:38:11.904-05:00

* Me acuerdo de cuando era seguidora de la piña colada, tendría unos once o doce años y ¡oh sorpresa!, justo por esos días mi papá lleva cinco botellas a la casa, seguramente estarían en promoción. Entonces, en una de esas tardes en que me quedo sola (cómo las extraño), me bebo todo el contenido de una de las botellas de etiqueta ilustrada con un atardecer en una playa tropical y luego lo reemplazo con leche. Días después, caigo en cuenta de que podría llegar alguna visita, de que en vez de tinto o jugo podrían ofrecerles algo de piña colada, de que podrían abrir justamente la botella que ya se encontraba llena de leche vinagre y que se intoxicarían tras tomar más de tres copas, que morirían intoxicados luego de haber convulsionado en la sala de la casa, que sería judicializada por ello, que pasaría varios años en una cárcel - o lo que sea que la reemplace en caso de tratarse de una menor como yo-… Entonces volví al estante donde guardan los licores y me aseguré de desaparecer la botella.* Habían unas angostas, empinadas escalas que conducían a dos salones: a tu izquierda, 11°A; a tu derecha, 9°B. Subías corriendo los tres primeros pisos, atravesabas el extenso mural de Adán y Eva, quienes habían estado desnudos en el edén hasta que alguien - que sabes bien quién es- ordenó pintar sobre las partes nobles lo que parecían ser unas hojas. Otro alguien creyó que podría ver lo que había debajo de las hojas desprendiendo la pintura, o al menos eso indicaba la pared erosionada. Igual, si mirabas detenidamente más de un par de segundos, podrías verlo. Llegabas entonces a las escalas angostas y empinadas y te detenías allí, con tu amiga inseparable y otras cómplices, a esperar a que llegaran todas las demás que iban rumbo a esos salones. Entonces, un lente de contacto se había perdido en un escalón, no se sabía cuál, tuvo que haber sido uno de los tres últimos y nadie podía pasar hasta que no hubiesen encontrado el lente. Así, la fila se extendió hasta el primer escalón, y de allí hasta un par de entradas a otros salones, y de allí hasta un manso y sonriente tigre bajo un ardiente sol en el edén, y de allí hasta un hambriento colibrí bajo tremenda tempestad, con truenos y centellas; en el edén. Así que las rechiflas no se hicieron esperar, hubo quienes nada tenían qué hacer allí pero que allí estaban engrosando el tumulto, hubo quienes se ofrecieron a ayudar a buscar el lente, hubo quienes creyeron que se trataba de una broma, – incluyéndote, habías visto algo como eso en “También Caerás”- hasta que notas que una de tus “cómplices”, Ana Carolina, tiene un ojo verde y el otro café, por lo que tu risa, en vez de acrecentarse, se desvanece y persuades a las demás para que dejen de obstaculizar el paso de semejante forma.* El padre Ebelio, con sus 1.45 metros de estatura o quizás menos, no podría tener de ningún modo otra voz que no fuera la que ya tenía, aguda como ella sola. Su sonrisa pícara no desaparecía ni cuando estaba consagrando la hostia y el cáliz y esas cosas. Cojo, rostro siempre brillante de sudor, pelo graso peinado de medio lado, gafas pequeñas y tic en un ojo, que se activaba cada vez que veía a una chica del colegio, es decir, tic permanente; siempre andaba viendo a las chicas del colegio, en especial cuando jugaban voleibol, parecía ser un gran aficionado a este deporte. Se desempeñaba como psico-orie[...]



Sen θ

2008-07-30T01:48:06.706-05:00

La palabra “trigonometría” me lleva a este recuerdo: Maribel, -mi amiga inseparable- y yo ofreciéndonos para cualquier mandado, encargo o labor con tal de no asistir a clase de trigonometría. Comprábamos curitas y pastillas de acetaminofén para abastecer la enfermería, aplicábamos gotas en los ojos; (un día por poco y una chica pierde el ojo por mi culpa, cuando la tapa del gotero estaba mal ajustada) limpiábamos morteros, probetas y tubos de ensayo en el laboratorio de química, repartíamos los balones al equipo de voleibol… Quiere decir esto que, entre tantas actividades “extracurriculares”, no sólo nos la pasábamos recorriendo de arriba abajo el colegio, sino que además, y como es de suponerse, nunca estábamos al día sobre lo que pasaba en el aula de clase.

Hasta que llegó el día en que no encontraron qué ponernos a hacer y, sentadas en primera fila, (como todas buenas estudiantes cegatonas) nos dispusimos a recibir clase de trigonometría. Por lógica, todo lo veíamos en chino. Nooo, cuál chino, en alienígena, mejor.

- Profesor: Wg♦rngg♠ggn, rgrus=riur*bnv effu♣n&ue/•vvd, seno de theta elevado al rgfeb, yuodd#, y♠frd.

Y entonces pienso: (¿Seno de teta fue lo que dijo? ¿Escuché bien?)

Seguía yo pensando cuando mi amiga, a mi lado derecho, me toca por el hombro, me mira y entre risotadas, grita: (porque gritar era su tono natural de voz) “¡SENO DE TETA! JAJAJAJAJAJAJA, JAJAJAJAJA”... Yo la imito, me río incluso con más ganas, caigo en cuenta de que sí, había escuchado bien, no tenía que preocuparme de que estaba pervirtiéndome ni nada similar. La clase se interrumpe, el profesor nos regaña; nos pide respeto, mientras que todas las demás alumnas presentes nos miran con cara de: “por favor, supérenlo, maduren, llegaron tarde al chiste, ya se lo perdieron, ya mucho fue lo que nos reímos de eso, dejen ahora continuar con la clase”.

Pero no, no sólo no dejamos continuar con la clase (porque no podíamos parar de carcajearnos) sino que, además, teníamos que hacer “chistes” al respecto:

- Mi amiga: Profe, ¿seno de teta no es una expresión redundante?

- Yo: Profe, si el ángulo de nombre “theta” puede reemplazarse por cualquier otra letra griega que no sea “theta”, ¿por qué usted escogió justamente esa entre las más de veinte letras que tiene el alfabeto griego?

Todas las alumnas presentes nos abuchearon, recibimos cientos de papeles arrugados, no volvimos a ausentarnos a las clases de trigonometría (sino a las de filosofía y religión); meses después el profesor llegaría a gustarme (pero ésa es otra historia), años después, en una clase sobre “identidades trigonométricas” en la universidad, sería yo quien abuchearía y arrojaría papelitos arrugados a todos los presentes que al parecer, nunca asistieron a sus clases de trigonometría en el colegio.

Y con esta entrada, celebro el primer año que este blog está cumpliendo hoy, ni yo llegué a imaginarme que sobreviviría a tantos períodos agudos de falta de inspiración (naaah, no es cierto, más bien períodos agudos de pereza). Querido blog: felicitaciones y gracias por haber estado siempre ahí. No sé qué hubiera hecho sin ti en este año.