Subscribe: Bitácota de Libros
http://cesarsilvamarquez.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
acrílico título  arcos dorados  arcos  balada arcos  balada  ciudad  dorados  juárez  más  novela  silva márquez  título 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: Bitácota de Libros

Bitácora de Libros



César Silva Márquez



Updated: 2017-11-07T09:21:32.891-08:00

 



plantas vs zombis

2017-11-07T09:21:32.905-08:00




Plantas vs zombis. Acrílico. 40 x 30 cm. 2017



Título: Una puerta

2016-11-27T13:30:26.267-08:00



Una puerta. Acrílico. 0.70 x 0.50 m. 2016



Título: Cada mañana del último sábado del mes

2016-11-23T14:49:47.521-08:00



Cada mañana del último sábado del mes. Acrílico. 0.5 x 0.6 m. 2016



Título: Fantasmas

2016-11-23T14:45:57.729-08:00



Fantasmas. Acrílico sobre cartón. 0.38 x 0.16 m. 2016



Título: Lo que Regina vio desde su ventana

2016-11-23T14:41:56.876-08:00



Lo que Regina vio desde su ventana. Acrílico. 0.5 x 0.4 m. 2016



Título: Cruces

2016-11-23T14:38:46.324-08:00



Cruces. Acrílico. 0.4 x 0.3 m. 2016



Título: Vroom

2016-11-23T14:33:47.895-08:00



Vroom. Acrílico. 0.4 x 0.3 m. 2016



Título: Se está haciendo tarde

2016-11-23T14:30:30.751-08:00



Se está haciendo tarde. Acrílico. 0.45 x 0.35 m. 2016



Título: Cómic

2016-11-23T11:06:36.606-08:00



Cómic. Acrílico. 0.35 x 0.45




Título: Al vuelo

2016-11-23T11:09:11.191-08:00


Al vuelo. Acrílico. 0.3 x 0.4




Título: Viernes a las siete de la tarde

2016-11-23T14:24:51.967-08:00



Viernes a las siete de la tarde. Acrílico. 0.70 x 0.50 m 2016






Título: Vista hacia adentro

2016-11-10T19:12:00.302-08:00


Título: Vista hacia adentro. 2016. Acrílico 0.3 x 0.5




Título: Vera

2016-10-04T17:38:03.489-07:00



Título: Vera. 2016. Acrílico. 0.6 x 0.3 m



Título: Ballenas

2016-10-04T17:31:41.491-07:00



Ballenas. 2016. Acrílico. 0.35 x 0.45 m



Título: Volar

2016-10-04T17:32:12.838-07:00



Volar. 2016. Acrílico. 0.4 x 0.3 m




Sonrisa de lo innombrable: La balada de los arcos dorados de César Silva Márquez

2016-05-10T10:11:37.658-07:00

Juan Manuel Berdeja nos habla sobre La balada de los arcos dorados. Abajo encontrarán el texto íntegro, pero AQUI pueden leerlo en su dirección original.EL BLOG donde Juan Manuel paticipa se llama Seminario de estudios Sobre la Narrativa Latinoamericana ContemporáneaComo siempre, gracias por el espacio.Sonrisa de lo innombrable: La balada de los arcos dorados de César Silva MárquezCésar Silva Márquez, La balada de los arcos dorados, Oaxaca de Juárez: Almadía, 2014 (pp. 224).Por Juan Manuel BerdejaMe he puesto una sonrisa. Todo es bello.J. M. Fonollosa, Ciudad del hombre: New YorkConsiderando a las palabras como soldados a los cuales trataremos bien a pesar de sus filos y sus traiciones (los lapsus), ¿a quién tomaremos por enemigo? Dado el tema que nos convoca, convoco un imprescindible contrincante: lo inefable. Para que algo pueda ser dicho debe existir algo imposible de ser dicho contra lo cual detenerse como ante un invisible muro. Interesante resulta entonces la propuesta de tirarle encima un bote de metafórica pintura, hecha de palabras, para denunciar al menos el lugar de la invisibilidad.Luisa Valenzuela, Escritura y SecretoLet the bullet go back into the barrel. Tom Waits, “Satisfied”José Revueltas, Nellie Campobello, Josefina Vicens, Juan Rulfo, Rosario Castellanos: el narrador mexicano, por tradición, sabe que su tarea es contener en su persona el mal de su tiempo. Sin la experiencia del asco y la laceración, sin la renuncia al consuelo de lo tranquilizador, no existe el arte mexicano y tampoco es posible darle voz a la alegría, auténtica ella únicamente cuando pasa por el filtro de la tragedia (de otra manera se afirma impostura o falsedad). Hoy, en medio del desencanto vital y la barbarie, una sonrisa no viene mal. De los pocos actos de justicia que nos quedan, sonreímos para no llorar. Mexicano: 1. adj. Natural de México, país de América. 2. adj. Perteneciente o relativo a México o a los mexicanos. 3. adj. Demócrito contemporáneo.México actualmente carece de humanidad, eso no es secreto. Perogrullada. Eso es lo grave: que somos la crisis y no sólo lo sabemos, sino lo creemos natural. El problema es que, frente al impacto de las desapariciones, los cadáveres vecinos, los cuerpos torturados y los símbolos de violencia, decidimos, como sociedad, acostumbrarnos. Luchamos, sí, pero aún no es suficiente. Inmersos en la tristeza y buscando el mínimo pretexto para resistir, ¿cómo (d)escribir un contexto que parece ajeno de tan asfixiante? ¿Es posible representar nuestra tan mentada violencia? ¿Se pueden comunicar de verdad el dolor y el miedo?  Difícil tarea, sin embargo se agradece que tal intento no se dé con fórmulas gastadas ─automatizadas─ como lo gráfico o lo eufemístico, mas con la risa. No es algo nuevo en la literatura y tampoco lo es en nuestras letras (ahí está ya Ángel de Campo “Micrós” y la longeva costumbre estética de hacer mofa de lo que nos agrede como sociedad), pero al menos es lo suficientemente intenso como para marcar el punto donde hay que fijar la atención. Reír de algo lo señala, lo desnuda. Pero ¿expresar la violencia, el dolor y el miedo en que vivimos? Ése es otro asunto.Alrededor de ese eje de tragicómico, César Silva Márquez (Ciudad Juárez, 1974) construyó un relato policiaco sobre los feminicidios en Ciudad Juárez. En La balada de los arcos dorados (Almadía, 2014) se desarrolla la historia de Luis Kuriaki y Julio Pastrana y sus intentos por encontrar a un asesino serial de violadores. Cada personaje, con razones muy distintas y no menos diferentes temperamentos (como lo requ[...]



Una reseña de la balada de los arcos dorados

2015-11-17T09:29:04.702-08:00

Juan C. Araizaga escribió sobre la balada de los arcos dorados, aquí abajo encontrarán el texto, PERO si quieren echarle un ojo a la fuente original y de paso leer su blog, pueden hacerlo AQUÍPrevio: ZombisA mi parecer nunca hemos hablado de zombis en el previo, y sí acaso lo hicimos, no lo recuerdo. Antes los zombis eran algo que asustaba, eran algo de lo que se tenía miedo o mínimo algo que se respetaba, porque seamos honestos alguien que quiere tus sesos no es nada romántico. Ahora los zombis no asustan ni a los perros, llegaron al grado de ser chéveres, ahora todo mundo quiere personificarse como uno de ellos. Cuando yo era pequeño los detestaba, me parecían idiotas, y definitivamente no quería ser uno de ellos, me resultaban totalmente equis. El mundo les ha dado un lugar muy mainstream y quien no sabe de zombis no está a la moda. Creo que no quiero estar a la moda. Y no, no veo “The Walking Dead”, lo siento.¿Cómo lo conseguí?Leí un artículo en internet de este libro, (no recuerdo a ciencia cierta cómo llegué) y supe que tenía leer ese libro. Cuando lo busqué por internet el precio no se me hizo tan caro, y a la primer oportunidad fui a una librería (que no mencionaremos su nombre, porque siguen sin querer patrocinar el blog) y lo compré. Me llevé una grata sorpresa al enterarme de un ligero descuento. Aunque lo acabé en dos días, no me arrepiento en lo absoluto…Un poco acerca del autor…Originario de Ciudad Juárez, una de las ciudades más violentas de México. Estuve husmeando en su vida e incluso le mandé un tuit (que ya respondió), y me enteré que tiene otros libros –que necesito leer¬. Estoy seguro de que habrá mucho más del autor en este blog, por lo mientras él ha ganado varios premios literarios, y eso siempre es un buen previo para leer a un autor.ReseñaCiudad Juárez la ciudad del narco y la ciudad de los feminicidios, así se conoce y es totalmente verdad. Se nos muestra a Luis Kuriaki, un periodista de nota roja que tiene que lidiar constantemente contra el fantasma de las drogas, ya que es un ex adicto a la cocaína. Por otro lado se nos presenta a Pastrana, un agente de policía que busca venganza y justicia personal… Sus caminos se cruzarán a la hora de investigar un asesinato no tan común y mucho menos corriente.Ambos personajes se verán inmersos en una serie de hechos y asesinatos descomunales… que al principio se les atribuirán a zombis, tigres e incluso a Batman. Poco a poco la historia comenzará a tomar forma y los misterios a esclarecerse. Aunque al parecer no todo es tan sencillo como parece… tampoco los personajes secundarios lo serán, estos poco a poco se verán introducidos dentro de la trama principal. A través de un retrato duro y sin consideraciones de Ciudad Juárez se nos trae esta pequeña y desconocida joya. Mientras los personajes son remordidos por los fantasmas pasados, los vivos querrán interferir y son más reales que nunca. Alcohol, drogas, mujeres y hamburguesas es algo que no puede faltar en una novela mexicana con tintes de frontera… ¿Los personajes podrán sobreponerse a los fantasmas? ¿Quién es más real, los vivos o los muertos?OpiniónLo primero que destaca en esta novela fuera de serie, es su forma de narrar los hechos, a veces demasiado cruda a veces demasiado breve. Tiene una curiosa forma de escribir, ya que se omiten los signos de interrogación y exclamación, a pesar de esto la novela se puede leer sin la mayor complicación, de hecho el lector debe ser suspicaz para formular las preguntas. La prosa es ágil y entretenida, no llega a aburrir, sino todo lo contrario. Lo úni[...]



El poder de las tinieblas

2015-11-09T20:14:34.066-08:00

John Connolly, 2004



Lo que más me gusta de la serie Charlie Parker es, creo, el mismo Parker. La vida tan torcida y tan tormentosa que tiene y que ha dibujado tan bien el autor.

En El poder de la tinieblas, a mi parecer la trama es demasiado confusa por tantos datos que hay, son tantos que hasta uno de sus amigos lo menciona, ya que otro personaje lo mencione, es importante echarle un ojo, tal vez Angel (o su novio, Louis) debió haber hablando con Connolly un poco antes y haberle dicho: Mira, vas bien, pero bájale, que si no lo haces yo lo en algún momento lo mencionaré.

Me gustó y seguiré leyendo de Parker. Me agrada el humor negro que envuelve la trama. Aunque hay otras con menos vericuetos, si pueden léanla. Vientos.





Relámpagos

2015-11-09T12:59:45.734-08:00

Dean Koontz, 1988.


Tres lágrimas a favor de Koontz.

Dice la contraportada: "El nacimiento de Laura Shane se produjo en una noche tormentosa en la que había algo extraño en el aire..."

Llegué a esta novela porque andaba buscando una novela de terror... antes que nada, advierto que esta novela es de ciencia ficción... y aunque sobran páginas y hay de pronto demasiada explicación de lo que sucede al viajar en el tiempo, es importante cómo uno se va indentificando con los personajes, sobre todo con Stefan. Stefan haría todo por Laura, y vaya que lo hace, y justo cuando uno lo cree todo perdido... pero, bueno, ustedes, si tienen tiempo, lo sabrán y quizá hasta derramen una o dos lagrimitas por Stefan. Si saben de alguna novela de terror que me recomienden, adelante, espero el título.



Juárez Whiskey, una sensación rasposa en la garganta

2015-09-15T10:35:26.327-07:00

En El FanzineTV mi estimado Adán Ramírez Serret da su opinión sobre la novelita Juárez Whiskey, AQUÍ pueden leer desde el origen (que trae hasta fotos, jeje) o aquí mero, abajo. como siempre, gracias por el espacio y el tiempo.

El color del crepúsculo en el cénit es rojo. Pero cuando apenas comienza o cuando está a punto de acabar, es amarillo. No amarillo, ocre. Un color melancólico y nostálgico. Un tono que nos sugiere un whiskey, una sensación rasposa en la garganta. Con este color y este sabor podemos pensar que hay ciudades que viven en el crepúsculo, algunas apenas en su fundación, otras ya en su caída. Juárez, por ejemplo. Que, aunque no sabemos cuál sea su condición, si la vida o la muerte, o más aún: la vida después de la muerte, sí sabemos que es una ciudad iluminada por dos culturas, por dos países.
César Silva Márquez ubica aquí su obra, en el tono ocre, en Juárez, una ciudad rasposa, pero con gente que le entra. Ya sea como inmigrantes o porque simplemente se nació ahí. Juárez Whiskey, además de ser una novela original, es sumamente inteligente. Nos demuestra algo difícil de distinguir y difícil de asimilar: que para la gente que vive en Juárez, en medio de la guerra, mientras los cárteles se disputan la ciudad, la vida continúa. Carlos es un joven ingeniero, habitante de Juárez, para quien lo más importante es el amor, el sexo y el whiskey. Como para cualquier otra persona.
            Juárez Whiskey por lo tanto, no es una novela sobre el crimen organizado ni la guerra contra éste. Es sobre la gente que lo vive cotidianamente no como protagonistas, sino como telón de fondo.
Así el futbol.



Hombres sin mujeres

2015-05-12T08:55:54.369-07:00

Haruki Murakami, 2015Desde que leí Sputnik mi amor, allá por 2009, Murakami se volvió un autor que sigo. salvo por algunos títulos, sus libros los considero importantes para mí.Los tres volúmenes de cuentos que tengo de él me recuerdan mucho a Carver, siendo que Murakami también lo ha traducido, creo sus gustos se parecen.Hombres sin mujeres a mi gusto sigue el mismo patrón que sus dos libros de cuentos anteriores, pero ahora siento que hay un poco más de autonomía, aunque no creo que sea la palabra adecuada, en ellos, si bien también Carver tiene eco en ellos, creo que la extensión y lo "extraño" (como sazón especial y único en él) le han dado una forma más "Murakamiana" al asunto. Creo que si Carver aun viviera, al igual que Alice Munroe, sus cuentos hubieran crecido en extensión. Más allá de un cuento largo como sucede en Catedral, la trama sería más substanciosa como sucede en Munroe y Murakami.Hombres sin mujeres contiene tan solo siete relatos. La soledad, uno de esos sentimientos que maneja Murakami en sus libros, ahora la distribuye en los siete protagonistas del libro de una manera bastante clara, de ahí el título. Claro que no faltan esos cabos sueltos, o situaciones no resueltas en algunas de las narraciones del libro, cosa que festejo, como siempre.No hubo cuento que no me gustara. Este libro lo recomiendo altamente.[...]



La balada de los arcos dorados en Letras en Linea

2015-04-01T19:08:55.670-07:00

Rosana Ricárdez escribió lo siguiente sobre La balada de los arcos dorados.Pueden dar click AQUI para leer su texto o leerlo aquí abajoCOMO siempre, agradezco el espacio y el tiempoSin lugar para los débilesEl águila que en la bandera mexicana devora una serpiente cobra sentido en el país que representa. Ni México ni el resto del continente o de la llamada sociedad occidental se libra de muertos vivientes deambulando por su territorio. Sin aspavientos ni miramientos, César Silva Márquez ofrece, en su última novela, la imagen de una sociedad contemporánea devorada por sí misma.La balada de los arcos dorados (Editorial Almadía, México, 2014, 224 p.) es novela negra, y ya con ello algunos lectores pueden abandonar estas líneas; el lector quisquilloso la rechazará apenas se entere de ello y el lector no tan atento será incapaz de encontrarle sabor y sentido. No encontrarán aquí la historia que defina sus vidas –tampoco les brindará consejos para el savoir-vivre-, pero sí violencia, dolor y lenguaje, uno particularmente sencillo que conduce al lector por el camino de varios asesinatos y a la resolución de algunos. No es una novela de final abierto e inalcanzables pretensiones; es una novela negra. Es literatura. Es una muestra de los temas que circulan desde hace más de veinte años en este país norteamericano, famoso, entre otras cosas, por escándalos de corrupción vinculados a avasallantes redes de tráfico de narcóticos, prostitución y venta de mercancía apócrifa, actividades claramente exitosas no sólo en México sino en el mundo, eso sí, con mayor o menor consentimiento de los gobiernos (si únicamente fuera nacional, el negocio no sería negocio).Al margen de la atracción por el género literario, la novela negra es la que, fuera del periodismo, ofrece una pintura de lo que sucede en México, esto porque en la ficción el autor no solo se alimenta del acontecer diario, sino que establece un camino hasta trasladar actores y situaciones a sus escenarios para convertirlos en protagonistas de las historias.Es el caso de La balada…, protagonizada por Luis Kuriaki, periodista de 24 años, recién salido de una adicción a drogas duras, que vive en un país sin lugar para los débiles, pues si alguno todavía se atreve a no ser fuerte, termina en una fosa. El país dibujado por Silva Márquez es el que Kuriaki enfrenta, con avisos de asesinatos que deben ser resueltos por policías de dudosa reputación. Todos salvo uno: Julio Pastrana, quien resulta tener más aliento para el cumplimiento de su trabajo, pero sólo por motivos personales. Y pareciera que la moraleja es que si las cosas se dicen, hacen y resuelven es siempre por motivos personales. El motu proprio se convierte, tal como en la realidad, en aliciente único para luchar por la resolución de los homicidios en el país dibujado por el autor, donde los perpetradores a veces tienen nombre, a veces no. Dicho esto, las siguientes líneas se referirán a dos aspectos de la novela: la primera relacionada a la presencia de las múltiples especulaciones de los homicidas y la segunda a los lindes entre la realidad y la ficción.Durante la novela, el periodista que tiene la información de primera mano batalla contra la impetuosa tarea de su jefe de redacción para adjudicar los homicidios a seres inverosímiles: desde un tigre hasta un virus, pasando por zombis y vampiros, para llegar a un caballero oscuro que termina convirtiénd[...]



Francisco Haghenbeck recomienda la Balada de los arcos dorados

2015-03-30T11:34:55.967-07:00

Francisco Haghenbeck, novelista y amigo, recomienda La balada de los arcos dorados desde su muro en Facebook, aquí es lo que dice. Lo posteo para que si aún no se deciden en echarle un ojo, tal vez con las palabras de Haghenbeck se decidan ¿Qué van a leer estas vacaciones? Mi recomendación es una novela Noir, una muy buena: La Balada de los Arcos Dorados de César Silva Márquez. Publicada por Almadía y ganadora del premio Bellas Artes José Rubén Romero 2013. Déjenme decirles que en diciembre, el critico literario Sergio Gonzales nombró dos como lo mejor de novela negra del año: una era la mía, En el crimen nada es gratis. La otra, esta. Pero temo que se equivocó. Creo que la de Cesar merecía la corona. Los Arcos Dorados es una novela negra que aspira a ser grande. No se dejen llevar por el tamaño físico, que parece de bolsillo. Es grande en contenido.  A veces, he comentado que me gusta la frescura de una obra. Como si se bebiera una cerveza fría. Este libro es lo contrario. Es un whisky McCallan de 18 años. Madura, con fuerza, contundente. Una prosa excelsa, cuidada y colocada en la página como si fuera labrado fino. Se nota el oficio de escritor, con personajes entrañables. Tanto, que el agente Julio Pastrana se ha convertido en mi policía mexicano preferido, derrotando al Zurdo Mendieta. Me recuerda mucho los personajes duros y arrogantes que Elmore Leonard o Richard Stark usaba en sus libros. Es ya, nuestro Parker de la frontera. Ruego que si le va realizar segunda parte (que debería) Pastrana volviera. Uno de los puntos más importantes es que, a pesar de suceder en Ciudad Juárez, no cae en el juego editorial de hacer una narco novela. Y eso, en verdad se le agradece. Parece que es la solución fácil para ganar premios o poder publicar para escritores primerizo en el género. Aparenta ser una lectura difícil, pero no lo es. Uno lo descubre mientras se va metiendo en las mentes de los que desfilan por sus paginas. El joven periodista Kuriaki es mil veces más interesante que intentos de los guerreros de la justicia vendidos como el nuevo negro mexicano. Si todo esto no les invita a leerla, la inclusión de un fantasma que le habla al héroe, lo vuelve más interesante. El género negro está sano y vivo en México. Pero sobretodo, tiene una calidad absoluta. Silva nos lo muestra. Traten de conseguirla.[...]



La balada de los arcos dorados en MILENIO

2015-03-23T07:24:29.394-07:00

MariCarmen Sánchez Ambriz titula su reseña:Soñé que eras Batmanpara leer la nota desde la página de MILENIO, dar CLICK AQUÍ Hace 15 años pocas personas hubieran podido creer que César Silva Márquez (Ciudad Juárez, 1974) iba a frecuentar más la narrativa que la poesía. Los proyectos tienen cabida sin importar el género, habría dicho Salvador Elizondo, quien solía llamarle a sus textos proyectos y no encasillarlos en un determinado género literario. En el caso de Silva Márquez ha ido enfilando sus intereses hacia la prosa, cada vez con más fuerza y soltura.Ciudad Juárez es un escenario recurrente en la apuesta literaria del autor. Tal vez Silva Márquez se ha propuesto hacer una tetralogía que incluye Los cuervos (2006), Una isla sin mar (2009) y Juárez Whiskey (2013). La violencia, las mujeres muertas, la desolación, las adicciones y el estrés de vivir al límite son explorados en esta novela policíaca. Dos personajes coinciden y, desde su trinchera, combaten el crimen: un periodista (Luis Kuriaki) y un agente de la policía (Julio Pastrana).Es un acierto que le brinde otras posibilidades a la novela negra y no se limite a lo que tradicionalmente se conoce de este género; es decir, que recurra a evocaciones oníricas y presencias fantasmales, como el periodista fracasado que sigue los pasos de Kuriaki. En Una isla sin mar se puede percibir esa minucia por detallar el mundo de los sueños, historias engarzadas y momentos en los que la realidad se interpone a la ficción. Recupera aquí esa manera de mostrar una visión esperpéntica y, a la vez, sutil.Los arcos dorados son la M de McDonalds, lugar que uno de sus personajes visita frecuentemente porque le agrada cenar una Big Mac. Además de las hamburguesas, está también la presencia de zombis, Batman, los protagonistas de Toy Story, la familia Manson, Sharon Tate y Billy Mitchell, campeón en Pac-Man que reflexiona: “El videojuego es apenas una simple metáfora para entender cosas más complejas. Morir a la mitad de un nivel significa otra cosa. Un esfuerzo inútil, trabajar sin convicción”.Silva Márquez ha construido una sólida historia, en donde permea una suerte de circularidad entre la literatura y la vida por la cual la realidad se convierte en ficción y la ficción en realidad. Somos testigos de la era de la criminalidad. Decía Federico Campbell que vivimos tiempos de zozobra y tiene razón.Más intrépido que la criminología, más sugerente que la psicología y los sueños, más astuto que las conjeturas policiales y reporteriles, más allá del ritmo de Los Eagles con “Hotel California”, el discurso de esta novela criminal a veces se ríe de sí mismo y no cree en una verdad posible: especula que “la vida es una flecha marcada en rojo”.así el futbolgracias, como siempre, por el tiempo y el espacio [...]



La balada de los arcos dorados en El Heraldo de Puebla

2015-03-10T19:17:53.342-07:00

La balada comentada por Serafín Vázquezla nota la pueden leer AQUÍy dice más o menos así:Todas las ciudades tienen sus historias. En cualquiera pueden perseguirte, alcanzarte, y -de un jalón -subirte a la batea de una pick-up, entonces llegarán los golpes y los insultos: la cara al suelo, puto; no que muy chingón, eres un pendejo. Querrás moverte, escapar, pero la adrelanina del instinto de conservación será superada por el sujeto que se sienta en tu espalda y te dice: en todos lados tenemos ojos, puto.En La balada de los arcos dorados las historias suceden en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde vive el periodista  Luis Kuriaki, quien ha publicado en el diario para el que trabaja que en el tráfico de drogas también participan aviones militares. En esa misma ciudad viven -y mueren- varios de sus amigos, entre ellos Samuel Benítez, con quien habla pese a ya no ser de este mundo.Y también Rebeca y Rossana; la primera ex azafata de origen norteamericano, su vecina. La segunda, juarense como Luis, y su compañera en El Diario de Juárez. Como buenos reporteros, Rossana y Luis tienen sus fuentes en dos policías, Álvaro Luna, y el veracruzano Julio Pastrana, quien tomó la justicia como algo personal desde antes de la desaparición de su prima Margarita.El autor César Silva (Ciudad Juárez, 1974) ha revelado que La Balada... está inspirada en su amigo periodista Luis, quien como su personaje, trabaja y vive en Ciudad Juárez. Para el duro policía Julio Pastrana, se basó en la personalidad del actor Joaquín Cosío, que puedes identificar en películas como La dictadura perfecta o El Infierno.En La balada... hay varias historias, todas muy bien contadas: La de la madre de Luis, a quien siempre veremos con un vaso de whisky en las manos. El origen de los McDonalds en 1937 en Pasadena, California; los ataques racistas del Ku Klux Kan en Alabama, y la aparición de un homicida serial en Chicago que gustaba dejar junto a sus víctimas una bolsa de papel con arcos dorados. El asesinato del padre de Julio Pastrana en los muelles veracruzanos. La historia de Sharon Tate, Charles Manson y su relación con la madre de Rebeca, la ex azafata.A la par de las ejecuciones entre criminales, de asesinatos de inocentes, de desapariciones, violaciones y violencia contra las mujeres, surgen dos vengadores anónimos, uno que castiga y sólo golpea; y otro que condena y mata, dejando a sus víctimas con un agujero en la cabeza.Pero La balada... no es  sólo una novela negra, también es una de amor, de amores, de seducción. En una ocasión, Luis pregunta a una amiga cuál sería el superpoder que ella elegiría, ella responde que la invisibilidad. Tendrías que andar desnuda; entonces ella comienza a quitarse la ropa y pregunta: tú, qué poderes tienes.La  balada de los arcos dorados (fragmentos)ILuis Kuriaki es periodista. Tiene veinticuatro años y trabaja en El Diario de Juárez. El día de su cumpleaños número dieciocho, su madre le regaló una cámara Nikon de obturador automático. La primera vez que consumió cocaína fue en 2004 a los diecinueve. A los veinte se dio cuenta de que vivía para ella, y después de cada pase se juraba que ese vacío que le provocaba, sería el último. A los veintiuno, en medio de una fiesta y al lado de su mejor amigo, el Topo, sufrió una sobredosis. El Topo lo llevó al hospital. El Topo[...]