Subscribe: :::::::::::::CINNAMON:::::::::::::
http://gallinazul.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
ahora  años  casa  cosas  cuando  desde  este  estoy  hacer  hasta  nos  sin  sobre  son  tan  tiempo  vida   
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: :::::::::::::CINNAMON:::::::::::::

:::::::::::::CINNAMON:::::::::::::





Updated: 2017-02-09T04:50:55.020+00:00

 




2014-02-26T15:54:26.095+00:00

Me he cambiado tantas veces de casa que a veces me despierto en la mitad de la noche y no sé en dónde estoy.

La experiencia es siempre la misma: sueño algo (quién sabe qué), abro los ojos, y espero ver mi cuarto en Quito, con la pared blanca al lado derecho de mi cama, mi mesita de noche al lado izquierdo, sobre ella un despertador en forma de cubo café, y al fondo de la habitación la puerta de mi baño; espero ver un poco de luz por la ventana, y respirar el aire frío de madrugadas quiteñas.

Sin falla, ese cuarto no es en el que me encuentro. Ofuscada por el desconcierto algo en mi se asusta y con voz llena de sueño llamo su nombre, “Papi…?”

Me mudé fuera de la casa de mis padres hace 14 años y sin embargo aún mi subconsciente somnoliento busca consuelo en la voz de mi Papá diciéndome que es tarde, que vuelva a dormir.

Casi al instante recuerdo que no estoy en esa casa, ‘mi’ casa. Estoy en India empapada de sudor, estoy en Búfalo cubierta hasta las orejas en cobijas, estoy en Londres acompañada del ruido de una calle que no descansa. Entonces doy media la vuelta, me acurruco contra N, y vuelvo a dormir.





2014-02-20T18:52:58.509+00:00

Vivo en una casa que tiene 100 años; ‘nueva’ para estándares británicos.

Como toda casa vieja tiene sus cosas. Hay una brisa constante entrando por las ventanas, las puertas son antiguas y pesadas, no hay una sola pared recta, y el techo es torcido – estos últimos dos puntos no se notan a simple vista; nos dimos cuenta cuando armamos un armario y al ponerlo contra la pared quedó una distancia de unos dos centímetros a un lado, mientras el otro lado estaba bien apoyado. De igual manera con el techo. N es muy temático de medir a precisión toda pared y asegurarse que los cuadros estén ubicados perfectamente tanto vertical como horizontalmente. Luego de colgar un cuadro particularmente grande y pesado vimos que parecía totalmente torcido pero el nivel confirmaba que estaba recto; obviamente era el techo que tiene una inclinación de un par de grados; para compensar, todos los cuadros en mi casa también están oficialmente torcidos.

En la segunda guerra mundial una bomba cayó a unos metros de esta casa. Lograron mantener la casa en pie poniendo unas vigas de metal que van de pared a pared. No las vemos dentro de casa pero la fachada es ‘decorada’ con las cabezas de unos tornillos gigantescos que es lo único visible de las vigas. Si bien la casa se mantuvo en pie el piso se hundió y eso si es algo muy notorio por que la casa es en una planta baja y en teoría debería estar a nivel de la vereda cuando en realidad hay que bajar cuatro gradas para llegar a la puerta de entrada.

Tenemos un patio que no hemos utilizado ni una sola vez por que ha hecho tanto frío desde que nos mudamos. Londres no era tan lluvioso la última vez que viví aquí; ahora tenemos suerte de tener unas horas sin lluvia pero lo peor es el viento, ese viento terrible que arruina paraguas y me deja despeinada.

En el patio esta el grill que trajimos todo el camino desde Búfalo. En algún momento planeo tomarme unas horas e invertir algo de dinero en hacer que el patio se vea bien. Me emociona pensar en hacer una fiesta de primavera y poder disfrutar de las afueras de la casa – ya veremos si pasa.

Hasta entonces, me arropo bien por que la casa es fría y me concentro en los ruidos de la calle que noche a noche me arrullan hasta dormir.





2014-02-18T15:13:45.892+00:00

Otra vez me lancé al vacío.

Dejamos toda la comodidad de nuestra vida en Buffalo, y nos mudamos –permanentemente esta vez- a Londres.

Hoy son diez semanas desde que llegamos aquí.

Diez semanas son suficientes para:

- Volver a enamorarme de Londres

- Mudar de departamento dos veces

- Recibir visitas de Búfalo, Brasil, Zurich, Singapur y Canadá

- Abrir 172 cajas que son las que trajimos con nosotros desde USA

- Comprar una tetera y una aspiradora

- Comprar y armar tres clósets y dos mesitas de noche

- Comer comida Italiana, Persa, Peruana, Etiopia, Japonesa, Turca, y un sinnúmero de hamburguesas.

- Reiniciar mi rutina de correr pasando un día, mínimo 4 millas por día.

- Beber innumerables cervezas, cidra, vino.

- Enviar docenas de currículos.

- Perder un poco la cabeza.

- Empezar a cuestionar mi valor como ser humano.

No tengo trabajo. Estoy buscando. Odio buscar trabajo.

Cuánto tiempo va a tomar? Qué pasa si no encuentro nada en los próximos meses? Tengo valor profesional en esta ciudad? Podré conseguir un trabajo y sueldo igual o mejor que en USA?

Trato de mantener la calma y disfrutar de estos días. Sé que no durarán por siempre, pero la incertidumbre me angustia.

Para calmarme me impongo una rutina.

Al empezar la mañana alimento mi mente. Leo libros que tenía abandonados en la biblioteca desde hace mucho; sus autores son viejos amigos: Saramago, Murakami, Palahniuk, Greene. Los analizo y disfruto. Bebo un jarro de café.

A media mañana me quito la modorra saliendo a correr. Salgo de casa y paso por West Hampstead, luego voy a Finchley Road, subo cuestas que me dejan sin aire, las bajo limitando el impacto en mis rodillas, procuro reducir mi tiempo con cada salida, mantengo record del numero de millas.

Al regresar empieza mi día de trabajo. Abro clasificados, analizo los que parecen apropiados, edito de carta de presentación y mi currículo y envío aplicaciones. Me peleo con mí misma forzándome a mantener la concentración. Trato de no abrir Facebook o prender la televisión. A veces fallo. Muchas veces fallo.

Vuelvo a concentrarme y empiezo a escribir. Busco palabras que muestren acción, que digan que soy alguien de valor, sin miedo a retos, que mi pasado profesional ha sido sobresaliente. No las encuentro. Vuelvo a buscar. Escribo de nuevo. Me rindo. Otras veces sigo.

A media tarde me da hambre. Busco algo que comer, alto en proteína, bajo en carbohidratos.

Regreso a mi espacio y sigo buscando, enviando aplicaciones, levantándome el ánimo a mi misma, aunque poco a poco pierdo la calma.

Qué hice? Dejé un buen trabajo, en una buena compañía, un ascenso que estaba a punto de ser mío, y vine acá. Valió la pena? Si, me respondo. Esta es la vida que soñaba tener desde hace tiempo – claro que en mis sueños me veía con sueldo.

Me auto impuse este terremoto y ahora estoy reconstruyendo. Esta incertidumbre y esta falta de comodidad son normales, me digo. Todo está bien y todo estará bien, me repito. Es tiempo de buscar, analizar, encontrar. No puedo perder el ánimo.

A veces me toma trabajo auto-convencerme.





2013-03-07T01:49:00.141+00:00

Cada vez que alguien viene de visita de Ecuador los mando de regreso con un paquetote de fotos impresas que envío para la mamá de N y la reciente visita de mi madre en Diciembre no fue la excepción.

Una mañana fuimos a Walgreens y me puse a imprimir cantidades de fotos y por primera vez me di el tiempo de hacer tarjetas con fechas y nombres y múltiples fotos y tonteras de esas. Mientras esperaba a que mi orden se imprimiera me puse a ojear las opciones disponibles para libros de fotos, y ta-da! Se me prendió el foco y decidí hacer álbumes de los pasados años.

(image) Estos son los álbumes de 2012 y 2011; el del 2010 y 2009 están en proceso y planeo hacer uno para el 2008 y otro del 2005 (tengo la idea que 2006 y 2007 fueron aburridos así que los voy a dejar para el ultimo).

Cada álbum me toma varias horas por que típicamente entro en mucho detalle, edito fotos, las organizo a perfección, luego dudo, las organizo de nuevo, dejo el proyecto descansar por unas horas/días, lo reviso una vez mas, hago un par de ediciones, y finalmente me doy por satisfecha (o por vencida) y lo mando a imprimir.

2010 y 2009 están resultando ser bastante emocionales para mí. Hay muchos recuerdos, muchas fotos de gente que extraño y me pongo triste, luego feliz por saber que tuve esas experiencias, por tener esos recuerdos, luego triste por que ahora mi vida esta en un limbo, luego feliz por que la vida en verdad es buena,  luego triste por que estoy convencida que la comodidad es la madre del estancamiento y temo quedarme estancada en esta ciudad y en este trabajo, luego feliz por que esta ciudad y trabajo me han traído cosas maravillosas… y así.

Ayyyshh…





2013-02-27T00:51:00.299+00:00

Hace varios meses nos dimos cuenta que hacía falta en nuestras vidas un sacudón para ponernos en mejor forma, perder un poco de peso, sentirnos mejor.

Conocimos a Bo a través de la escuela de Krav Maga. Bo es un nutricionista y entrenador personal que ha cambiado toda nuestra vida nutricional y de ejercicios.

Empezamos en Agosto con pequeños (grandes!) cambios en nuestra dieta. Primero empezamos a comer 5 veces al día, cada 3 horas; aumentamos nuestro consumo de proteína, reducimos la cantidad de carbohidratos, eliminamos comidas enlatadas o pre-preparadas y las remplazamos por verduras y frutas frescas, y por ultimo empezamos a hacer ejercicio 5 veces a la semana.

20 libras después (N), y 12 libras después (yo), seguimos en este camino de comer/vivir mejor.

Es tenaz lo diferente que me siento ahora que como bien, que hago ejercicio constantemente. Ha sido un cambio total de estilo de vida. Ahora llego a casa y no me siento frente a la tele/compu a pasar las horas hasta ir a dormir; mas bien llego, descanso un ratito, me cambio de ropa, hago ejercicio en casa/ salgo a correr/voy a clase de Krav, regreso, me baño, preparamos una buena cena, comemos y de ahí a dormir – quien se hubiera imaginado que en esas 4/5 horas desde que llego a casa y voy a dormir se puede hacer tanto!

Ahora estoy trabajando en construir músculo. Estoy haciendo la rutina de George St-Pierre  3 veces a la semana, además de 3 clases de Krav y, cuando el clima permite, salgo a correr por 4-5 millas. Resultado: Abdominales! Una talla menos de pantalones! Piernas y brazos fuertes! Duermo súper bien! Como saludable, rico, y no me muero de hambre! 

Declaro a este plan todo un éxito.





2013-02-19T00:45:03.330+00:00

La primera vez que leí “Paula” de Isabel Allende tenía 15 años y acababa de regresar de vivir por unos meses en Alemania.

Devoré ese libro con pasión, sintiendo que de alguna manera era un reflejo de mi, como una imagen dentro de un espejo dentro de un espejo dentro de un espejo.

Teníamos poco en común Isabel Allende y yo. Yo Ecuatoriana, ella Chilena. Yo, en ese entonces de 15, ella de más de 40. Yo estudiante de colegio, ella una escritora famosa. Yo lejos de dictaduras, desapariciones, terrores, ella que los vivió todos. Sin embargo algo sobre ese libro me sonaba a mí. La experiencia femenina, la voz de una mujer viviendo en Latinoamérica, las historias de una niña creciendo en los 50s, 60s, que tanto sonaban a las historias que me había dicho mi mamá.

A Paula en sí la veía casi como un ángel. Paula había muerto años antes que yo leyera la obra, y mi mente construyó este personaje de una muchacha bonita, sencillísima, brillante de mente y de espíritu. Leía y re-leía las partes del libro que hablaban de Paula y su esposo; el romance entre los dos, ese amor tan profundo, y en mi mente Paula era una princesa, su esposo Ernesto un príncipe, atrapados en una historia trágica. Pero también Paula era distante por que Paula era un adulto, yo la percibía mucho mayor a mi y en cierta manera eso hacia que su muerte, aunque tristísima, sea mas sostenible para mi como lector, por que Paula había vivido una vida llena, con muchas experiencias, mucho amor.

Han pasado 17 años y esta noche al ojear un libro (“This I Believe” de NPR) me encontré con un ensayo de Isabel Allende en el que menciona a Paula y la edad que tenía cuando murió. 28 años. Casi 4 años menos que yo en este momento.

Hoy por primera vez se me viene la realización, como una palmada fría a la frente, que Paula era en realidad tan joven. Hoy comprendo la verdadera tragedia de su muerte.

Pienso dónde estaba yo a mis 28, cómo era yo en ese entonces, un adulto en papeles pero aún un poco adolescente, inmadura, insegura, buscando algo, buscándome; y pienso cuánto han cambiado mis relaciones en estos 4 años, con mi madre, con N, cómo he crecido y me he encontrado, quizás Paula nunca tuvo esa oportunidad.

Cuando estaba en el segundo grado un día hablábamos con una amiga de la escuela sobre una amiga de su mamá, comentando de lo guapa que era, como tenía su propio auto y vivía sola, cuando mi amiga exclamo “pero es que tiene 32 años, ya es vieja!”

Si tan solo hubiese sabido.





2013-01-30T01:01:14.037+00:00

Todas mis visitas a Paris, excepto una, han sido en Otono o Invierno. Yo conozco un Paris nublado, lluvioso, frío.

Una tarde de mucho viento Malu y yo fuimos a buscar lo que ella me vendió como ‘helados de paila Parisinos’, los helados de Berthillon. Protegidas contra el frio bajo largos abrigos negros y bufandas de colores caminamos con destino a Île Saint-Louis, cruzamos un puente, tomamos un par de callecitas de piedra, y llegamos. Ella Fresa, Yo Mango. Caminamos sin rumbo hablando sobre Maria Antonieta, los zapatos estilo gladeador, y la colección de cristales de mi mamá.

Nos sentamos en el piso junto a la orilla del río, nuestras piernas colgadas del borde, ella usando zapatillas plateadas con punta redonda y medias color pitufo, yo puesta mis primeras doc martens que alguna vez fueron color vino y para ese entonces se veian marron.

Miramos el atardecer.





2014-02-18T15:25:46.623+00:00

Who would have thought 2012 would have been the “black belt year”.The first half of the year was almost fully focused on getting ready for my black belt test.My team consisted of 8 people: Steve, Bob, Nick, Rachel, Shell, Daryl, Jeanne and I. We went to boot camp for 3 months, trained 4 times a week, including a 3 hours long session (minimum) on every Friday evening.Boot camp is split in 3 chapters. The first one focuses on Thai forms (5 sets of punches, elbows, kicks, knees, upper cuts), choke defenses (chokes from the front, from behind, from the side, during movement, etc.), defense from bear hugs (bear hug from the front, from behind with arms free, from behind with arms trapped), and then, my favorite, ground defenses (escape from the guard, chokes, etc.)The second one focuses on self-defense against weapons: gun, knife and stick, and getting you in good enough shape to be able to run a mile in 8 minutes, or at least get pretty close to it.The third and final one is a combination of the first two, plus the mile run in 8 minutes or less, 100 pushups, 125 sit-ups and, for the grand finale, 7 rounds of sparring each 3 minutes long, the first 4 with people from the team who were testing with me – and just as exhausted, and the last 3 with fresh people who came in just for the sparring portion of the test. I am telling you, it was brutal.The level of exhaustion during the final test was beyond anything I have ever experienced. Towards the end I could barely remember my name, but I knew I had to finish the test – and when I did, ah, the joy.When talking with fellow Black Belts prior to the test they told me that the knowledge of everything I had to do was already inside me and my instructors knew that, the final test is not so much to show how much you know, but to show you can survive it – and I did.My partner during the 3 months of training was Rachel, and I couldn’t have asked for a better one.When you see her walking down the street Rachel is a very pretty, completely feminine girl that wears flower dresses and has blond hair; during class, she’s badass, tough as nails, a woman who would punch your head off unless you cover, and you better cover well. She is pretty awesome.Getting a black belt was a big deal for me. Never before had I stuck to something for so long, with so much dedication. The black belt is a token of 4 years of work; “blood, sweat and tears” as they say, but also pride, self-steam, friendship, and I don’t know if there is a word for this, but that feeling of putting all you have into a goal, and getting it – I guess it’s called accomplishment.I wondered many times if I would be able to do it. My biggest fear was that at some point during the day (it was a 6 hours long test, plus about 30 minutes of warm up) my mind would simply rationalize the whole thing and come to the conclusion that the pain and exhaustion were not worth it, but none of that happened. On the contrary; as time went by and I was getting more and more tired, and it was getting harder to get up from the floor or keeping my hands up and my lower lip was swelling up from an elbow I accidentally got to the mouth, I just felt more determined to give it my all.N tells me Rachel and I were pushing each other to the max; he said during the Thai forms everybody was taking it easy, considering it was the opening act to the 5.5 hours still left to go, but Rachel and I were punching hard, kicking high, giving it all from the very beginning, and hearing those words made me feel so good because if there is one thing I am taking from all this is that I left everything I had in that mat, I did not hold back, I started strong, finished strong, and now that I have that Black Belt, I know that I truly earned it … and I deserve it.[...]



UIO

2012-05-14T04:14:57.303+01:00

La idea de visitar Quito había estado rondando por años, y por años la dejamos de lado por ir a visitar otro sitio en el que no habíamos estado antes. Ir a Quito era atractivo, pero no lo suficiente como para pasar la oportunidad de explorar un sitio nuevo. Ir a Quito era también me asustaba en cierto grado. Hemos escuchado tantas historias de horror sobre robos, violaciones, asesinatos, y sicarios que, añadido a todo el asunto Correa/Anti-Correa, la visita parecía demasiado riesgosa y que no valía la pena… pero 8 años son demasiado tiempo para no ver a familia, a amigos cercanos; 8 años son suficientes para dejar ir ciertas cosas que eran dolorosas o molestas, y sencillamente 8 años parecía el tiempo preciso para ver cambios. Quito, sin embargo, es el mismo de hace 8 años. Con más gente, más polución, más trafico, un edificio nuevo por aquí y por allá. Trato de ver a Quito con ojos de 17 años, y lo logro. Me veo caminando lo que parecían largas distancias; me veo asustada de la gente; me veo, incluso en ese entonces, completamente fuera de lugar. Yo por otra parte, ya no soy la misma. Ahora veo a Quito con ojos de 30 años. Me veo caminando las mismas distancias que antes, que resultan no son tan largas (me doy cuenta que Quito es bastante pequeño en superficie cuando lo comparo con cualquiera de las otras ciudades en las que he vivido). Me veo atraída por la gente, me gusta escucharles hablar, que me cuenten sus historias. Me veo consciente del lugar en el que estoy, ya no fuera de lugar, sino cómoda y satisfecha del sitio que me he dado – no en una ciudad o en un país o en un trabajo, sino en el universo, en la vida (?) Recuerdo la última vez que fui a Quito; aun no me había graduado de la universidad, no tenia trabajo, estaba en un limbo extraño sin saber que hacer o que quería hacer, y aunque aun no sé que hacer, encuentro tanto placer en el viaje, la transición, el crecimiento. Ya no me hace falta ser ruidosa o fastidiosa o hacerme la dura o ser creidísima; las cosas son, cada quien es, y eso esta bien, me gusta. Mi viaje a Quito esta vez tuvo un propósito principal: pasar con mi mamá el mayor tiempo posible y disfrutar de nuestro tiempo juntas, y eso es precisamente lo que hice. Mi primera semana fue de total incógnito; solamente mi mamá y papá sabían que estaba ahí y nos dimos todo nuestro tiempo para ir y venir sin plan fijo, improvisando qué visitar, qué ver, qué comer, pasando lindo solo nosotras dos. La segunda semana en Quito fue para amigos cercanos, que me di cuenta hay aún en Quito, pero son poquitos, poquitos. La vida nos ha cambiado bastante, y quizás una de las mayores realizaciones de este viaje es que por todo este tiempo yo estuve aferrada a la idea de amistades que ya no existen como eran antes; la vida de cada uno de nosotros a cambiado tanto que obviamente ha hecho que todos nos volvamos diferentes personas y nuestras relaciones se encuentren en un plano diferente. Sin embargo esto no me afectó como me hubiese imaginado; es lo que es. Por último los highlights: 1) el viajecito en teleférico y ver esa maravilla de vista desde arriba del Pichincha. Hemos viajado largo y ancho, y en ningún otro lugar he visto tan bella combinación de ciudad con naturaleza. Un cosas verdaderamente mágica. 2) Comer ceviche de concha nuevamente. Cosa mas rica! Siguiente viaje a Quito? Quien sabe cuando. [...]



Little things that make me happy…

2012-05-02T03:21:45.591+01:00

 

(image)




El Plan

2012-01-17T18:50:55.233+00:00


Hace unos meses leí un artículo que decía que esto de “Live Within Your Means” ya no se aplica a la economía actual. “Live Within Your Means” era para una época en el que los trabajos eran estables, los precios eran cómodos, y los sueldos alcanzaban (en teoría) para todo.

La realidad es que el mundo ha cambiado, y la estabilidad de la que gozábamos hace unos años (refiriéndome a la economía de Estados Unidos únicamente) es prácticamente inexistente, por lo que ahora lo recomendado ya no es “Live Within Your Means” sino “Live Below Your Means”.

“Live Below Your Means” significa poner una buena porción de nuestros sueldos en nuestra cuenta de ahorros; significa no comprar cada cosa bonita que se nos pone en frente; significa derrochar menos y planear mas; significa que si en algún momento queremos retirarnos, es ahora cuando tenemos que hacer los ajustes necesarios para asegurarnos un futuro cómodo.

Así que desde el primero de Enero dejamos nuestra tarjeta de crédito en la caja fuerte, y nos planteamos un presupuesto y un plan bastante simple (y a la vez un tanto complejo): reducir 100% compras innecesarias.
En otras palabras, no compraremos juguetitos/gadgets/adornitos/tonteritas únicamente por antojo, sino que nos detendremos a pensar si el objeto de nuestro deseo es realmente necesario, en cuyo caso consideraremos posible la compra, y si no es necesario, la compra queda pospuesta o cancelada hasta quién sabe cuando.

Básicamente es una propuesta por un cambio de vida. Aprender a ser más pragmáticos y evitar impulsos absurdos; utilizar lo que tenemos a mano, no desperdiciar, en fin, sacar toda la ventaja de todas las cosas que ya tenemos.

Tenía esto en mente cuando por coincidencia vi un Tweet de Meg Hourihan, quien se encuentra en un plan algo similar, pero definitivamente más ambicioso: comprar nada en 2012, excepto por cosas que se han acabo o utilizado al máximo; para todo lo demás, Meg planea arreglarse con lo que tiene, o simplemente no tenerlo. Meg llama a su proyecto Make It Do.

Veo esto como una especie de liberación al constante bombardeo de productos – la mayoría de ellos, totalmente inútiles. Es una tendencia por regresar a las cosas básicas: hacer cosas por uno mismo, limitar el consumismo desaforado y mas bien empezar a apreciar las cosas que están a mano, las diarias pequeñas-grandes fortunas que ya tenemos.

Es volverse un diferente tipo de consumidor, uno que en lugar de comprar todo a la vista, aprende a elegir.




2012-01-08T23:40:56.873+00:00

  Mi Arbol Dando Volteretas Tuvimos cantidades de visitas este año. Vino Jane desde India y se quedo con nosotros un par de semanas. Tony nos visitó junto a su esposa en el verano, mis papás estuvieron aquí un par de veces, nos visitó mi tío y su esposa desde NYC, Huli y C vinieron varias veces desde Washington, y vino Pierre a darse una vuelta de popularidad. Pensé que no viajamos mucho, pero ahora que hago un recuento realmente estuvo bien viajado el 2011. Fuimos a San Francisco a inicios del año, yo viajé a Virginia y Massachussets con frecuencia (por trabajo, meh); en Septiembre el sueño se hizo realidad y fuimos a Japón, y en Noviembre descubrí que si me gusta la playa cuando San José del Cabo en México (paraíso!!!!) y claro, idas y venidas a Toronto y NYC en el verano. Cabo San Lucas, Mexico Wow. Me sorprende que haya pasado tanto durante el 2011. Sobre todo por que siento constantemente que lo único que hago es trabajar. Mi trabajo me absorbe. Se cumplió un año en esta nueva posición y siento que los procesos, requerimientos, expectativas se han vuelto tan familiares que sé que no me tomara mucho tiempo en sentir esa necesidad de tomar el siguiente paso y ver en que nuevas aventuras me meto. De hecho, ya estoy sintiendo esas ganas de ver que de nuevo puedo explorar profesionalmente. Salté en paracaídas!!!. Desde 11000 metros!!!. Wow. Hasta ahora, casi 6 meses después, recreo el momento en mi mente y se me comprime el pecho y me pongo a sonreír de la emoción por que fue tan genial y me sentí tan viva - tan viva - tan viva. No se si lo vuelva a hacer. No se si tenga las pelotas para exponerme de nuevo a esa magnitud de terror – pero quizás, algún día, cuando quiera volver a sentir explosión de adrenalina y felicidad inexpresables, me vuelva a lanzar. Tejí tres cobijas en crochet. Una para N, otra para mi papá y otra para baby Max, para que en las noches de frío se envuelvan de amor y duerman calentitos. Fuimos a un par de bodas y bailamos y bebimos y celebramos con nuestros amigos el inicio de su nueva vida. Tuvimos la fiesta anual de navidad en mi casa y en este año todos nos comportamos muy educaditos y podemos declarar que todos recordamos los eventos de esa noche - no como la fiesta del 2010 de la que tengo flashes de memorias remendadas, y un muy vivido recuerdo del chuchaqui mortal de los dos días siguientes. Vimos la última película de Harry Potter, y lloré. Comí Shabu-Shabu en Tokio y nada se le igualara en delicia, jamás. The Martin House Por fin visité The Martin House, una de las casas diseñadas por Frank Lloyd Wright en Buffalo. He vivido aquí por 10 años y esta casa es uno de los highlights de la ciudad, por lo que el hecho de por fin conocerla fue todo un evento para mi J. El Garabato me llevó en un tour y la pasamos genial. La casa, que esta en pleno proceso de renovación para regresarla a su estado original, es preciosa – una de esas joyitas escondidas en esta ciudad. Seguimos entrenando Krav Maga, cada vez más cerca del cinturón negro, y aprendo como se siente mi cuerpo al estar en forma, veo como puedo empujarme a hacer cosas que hace un par de años eran impensables, cada vez aguanto más largas e intensas clases y físicamente me siento genial. En fin. Viví. [...]




2012-01-08T23:39:06.317+00:00

Cuando empieza el frio es hora de hacer cobijas.

(image)

Esta es mi Granny Blanket, hecha con 16 bolas de Wool-Ease; me tomo approximademente 2 meses en terminar por que N insistia que la haga mas y mas grande.

Estoy feliz con el resultado :)




1 Comments

2011-10-24T04:42:59.616+01:00

Jueves, Septiembre 8, 3:30 am. Despierto unos minutos antes de que suene la alarma. Aún me faltan un par de horas de sueño, pero se que debo levantarme por que en menos de una hora vamos a tener un taxi esperándonos para llevarnos al mercado de pescado en donde a las 5:25 empieza la subasta de atún. Entre el Inglés quebrado del taxista y el librito de frases en Japonés de N tenemos una micro conversación entre los tres que tiene como principal tema la delicia de la comida en el mercado, en donde el sushi es tan fresco como es posible (algo así como ‘de la mata a la olla’) y los sabores son como deben ser. En línea con la buena costumbre Japonesa en cuanto a puntualidad, son las 5:25 en punto y estamos en una bodega gigantesca, rodeados de atún y hombres gritando en japonés sus ofertas por la pesca del día. Los atunes son grandes, y hay varios que son verdaderamente gigantes. Los expertos caminan entre las filas de atún con unos ganchos que insertan donde alguna vez estuvo la aleta trasera del atún para, me imagino, ver la cantidad de grasa y la frescura del pescado. Diferente a los mercados ecuatorianos, el mercado de pescado en Tokio tiene un sutil olor a pescado fresco y es nítido. Esperaba sangre de pescado en todo el piso, esperaba desorden, esperaba olores fuertes y desagradables, y en su lugar llegué a un sitio sumamente limpio, lleno de caos organizado, con un delicioso olor a mar. Los Japoneses son gentiles con los turistas pero se nota una mentalidad de que si estas en Japón las cosas son en Japonés, y es básicamente cuestión de los visitantes encontrar la manera de comprender lo que sucede. Hay pocos letreros en Inglés, únicamente los básicos para mantener a la gente en orden y evitar accidentes en el mercado, pero no hay explicación sobre lo que esta sucediendo, lo que se dice en la subasta, los precios, la diferencia que hay entre un atún y el otro, nada. Sin embargo no toma mucho entender lo que esta sucediendo. Un hombre parado sobre una caja para estar una cabeza mas alto que el resto ofrece el producto que tiene en frente, mientras varios hombres al fondo de la bodega escuchan con atención y dan sus ofertas hasta que el precio se determina y el atún tiene dueño. En la bodega nos paramos en un pasillo de unos 5 metros en donde aproximadamente 40 turistas estamos apachurrados mirando todo con ojos bien abiertos, con un poquito de frío por que al fin y al cabo la bodega es en verdad un congelador enorme, y bien visibles por que al entrar nos entregaron unos chalecos amarillos neon con el propósito de indicar a la gente del mercado algo como ‘turistas caminando, ojo!’. Salimos de la bodega listos para el desayuno. Caminamos sin saber en donde quedarnos por los múltiples callejones llenos de restaurantes y tiendas en el perímetro del mercado. Cuando una mujer desliza unas puertas y nos invita, sin mucho miramiento entramos a un restaurante diminuto – con espacio apenas para el mesón de preparación del sushi, frente al que estaba otro mesón para los comensales, y unas sillitas en las que nos apretujamos y pedimos un set para dos. Recibimos 7 piezas de sushi y desde el primer bocado ya sabíamos que de aqui en adelante todo el sushi que comamos en la vida no va a ser ni una milésima de delicioso comparado con lo que estamos saboreando en esa mañana. Comemos huevitos de pescado (de esos rojitos diminutos que se revientan con toda suavidad cuando los presionas con la lengua contra los dientes); anguila, que tiene una textura carrasposa y sabe a mar; erizo de mar – que debo confesar se lo deje con todo gusto a N por que soy aventurera pero no tanto; camarones bebe crudos, atún con grasa, atún con menos gr[...]



3 Comments

2011-07-18T00:09:43.814+01:00

Después de un par de copas de vino durante la boda de Tim y Noelle, sintiendome invencible dije que sí a la idea de ir Skydiving este fin de semana. No se me pasó por la mente mi miedo a las alturas, ni el hecho de que cada vez que me he subido a un Rollercoaster he salido con tremendo dolor de cabeza del susto y la tensión – en ese momento solo pensé en lo lindo de bajar con el paracaídas toda relajada viendo al horizonte y me olvide totalmente que para llegar a ese punto tienes que saltar de un avión a 11.000 pies de altura y descender en caída libre por 5.000 pies hasta abrir el paracaídas. Pasé toda la semana pensando en no saltar, en el susto que tenia, en lo peligroso del asunto, pero sobre todo estaba segura que si no saltaba me iba a arrepentir por siempre, iba a estar triste y sentirme derrotada. Por último, pase toda la semana sabiendo que desde hace años me hice la promesa de que si algo me asusta significa que tengo que hacerlo, por lo que hacer esto se volvió una obligación conmigo misma. Llegamos a Frontier Skydiving a la 1 pm el Sabado 9 de Julio. Tomó poco tiempo organizarnos y tomar el curso básico, en el que primeramente debes ver un video en el que un abogado dice “usted va a saltar, usted esta poniendo su vida en riesgo, usted puede morir o quedar deforme, usted toma total responsabilidad de todo, y si usted nos sigue juicio va a perder – disfruten el salto!”. Los siguientes 30 minutos son dedicados a aprender a tomar la forma necesaria para el salto, como ubicar tu cuerpo junto al instructor, sentarte en la puerta del avión con medio cuerpo afuera antes del salto, tomar la forma adecuada para crear la menor resistencia de aire durante la caída libre hasta llegar a las 6.000 pies cuando te dan la señal de soltar el paracaídas. También tuvimos una breve instrucción de como funciona el paracaídas principal, el de repuesto, y la tecnología que hay detrás. El paracaídas de repuesto esta equipado con un altímetro electrónico que se resetea cada vez que subimos al avión. Si se da el caso que hasta cierta altura el paracaídas principal no se ha abierto, el altímetro suelta unos cordones de seguridad para que el de emergencia se abra automáticamente sin intervención manual – esto me dio cierta calma, por que todo fue súper profesional y bien planeado. Unas 10 personas saltaron antes que nosotros, por lo que esperamos casi 3 horas hasta nuestro turno. Cuando ya era la hora mi instructor Nick vino a buscarme y empezamos la preparación de ponernos el traje (que no tiene otro propósito que mantener la ropa limpia en el momento del aterrizaje) e instalar el arnés. Una vez en el avión (diminuto avión en el que alcanzamos 6 personas, en filas de dos en dos, bien apretaditos) mas o menos a los 5,000 pies abrimos la puerta para dejar saltar a un jumper haciendo ‘hop n pop’ (saltar a 5,000 pies y abrir el paracaídas pronto después), y continuamos con el asenso a 11,000 pies. Casi a los 10,000 pies Nick empezó a prepararme. Hay 4 puntos de conexión entre el jumper y el instructor y después las correas deben apretarse super bien hasta que casi no haya espacio entre las dos personas con el propósito de que dos cuerpos caigan como uno. Al estar en la puerta del avión sentí una tremenda angustia, me aterré y ya no quería saltar. Estaba con todas las ganas de regresarme y olvidarme del asunto, pero Nick me dijo ‘Naaaaaaah! Everybody jumps off this plane!”, y me dio muchisimo apoyo para animarme. En este punto yo estaba agarrada a la puerta del avión con pánico, pero Nick soltó mis manos, las puso en posición cruzada frente a mi pecho, dijo algo como “Skydiver rea[...]



4 Comments

2011-04-13T03:56:13.705+01:00

El otro día me quejaba (lo que va muy bien con mi personalidad de princesa) sobre esto que siento que se podría definir como ‘overload’ de trabajo y de esta fea sensación que he tenido últimamente de que toda mi vida se centra en oficina y en absurdos corporativos que lo llenan a uno de experiencia, reputación y un sueldo, pero son a la final tan, tan, tan blah. Decía que no tengo nada que contar, que antes cuando estaba en India habían tantas aventuras, y mas aún en Londres que es el cielo de las cosas maravillosas (todo es maravilloso en Londres, todo); decía que que aburrido será para alguien leerme cuando solo hablo de trabajo, decía que este blog esta muriendo, lo que me causa dolor, que dolor! N, muy sabio él, como todo dragón de su edad que ha vivido mucho, visto mucho, y escuchado otro tanto, me dijo “pero tontita, mira todo lo que tienes que contar! Hasta ahora no has hablado de nuestra ida a Comic Con en Toronto, no has contado de la visita de Jane, no has dicho a nadie sobre tus fabulosas nuevas Dr Martens, no has hablado del precioso día que hizo el Sábado, y no has mencionado en un buen rato cuanto te amo”, y yo dije “OMG! Cuanta verdad!” (en serio, eso dije). Esta noche decidí sería una noche de ‘mi’. N esta de viaje, yo estoy en casa, salí de la ofi a las 6 pm, fui a ver a Janet para que me corte el cabello, me pasé por Pier1 comprando cositas de olor, y ahora que estoy en casa me puse a organizar ideas. Primero a la mente se viene Comic Con – nuestro primer Comic Con, al que fuimos con mucha emoción, y del que salimos un tanto decepcionados – es que la verdad, no sabíamos que esperar, y lo que nos encontramos nos dio pena. Al llegar vimos lo que es obvio, una tropa de Stormtroopers en camino a encontrase con Darth Vader. Había un buen numero de gente en cosplay pero menos de los que me imaginaba – y por cierto, sé tan, pero tan poco del mundo de los comics, que muchos de los personajes me fueron, y me son, un misterio. Había una mujer azul (pero no era la de X-men), había una roja (pero no era la de Marvel), habia un r2d2 (muy reconocible, obvio), y no había nadie vestido de Death (Neil Gaiman’s Death, por cierto, es mi personaje de elección si alguna vez me decido a hacer cosplay). Sabíamos que Nicholas Brendon (Xander, de Buffy the Vampire Slayer) iba a estar ahí, pero pensamos que no lo veríamos porque supusimos que para ‘acercarnos’ a los artistas invitados teníamos que pagar por tickets VIP, pero resulta que no fue el caso. Tan pronto llegamos habían unas mesas casi a la entrada, y detrás de las mesas estaban fotos de cada uno de los actores; al principio no estaba ninguno de los actores de Buffy (Mercedes McNab que es Harmony, y Julie Benz, que hace de Darla, también estaban invitadas) pero nos encontramos con el Chief de Battlestar Galactica (Aaron Douglas) y Kate Vernon (Ellen Tigh en la serie, quien resulta ser cylon! – y si no han visto la nueva versión de Galactica, ya les jodi la serie, haha!), y también vimos a alguien que me dio mucha emoción, el actor que hace de Chewbacca, Peter Mayhew, que es un hombre mayorcito, delgado, e impresionantemente alto. En este punto habíamos estado en ComicCon por 10 minutos y ya teníamos penita. Los actores en cada una de esas mesas venden fotos, de eso se ganan la vida ahora que sus series están fuera del aire y ellos son mayormente reconocidos por los papeles que jugaron en una serie que se volvió un icono pero que no les va a dar mas dinero ni roles. Y bueno, tienen un trabajo, se ganan la vida de alguna manera, pero supongo que esperaba … no se, algo ‘mas’ (?). [...]



1 Comments

2011-03-31T01:08:54.751+01:00

Por primera vez en mi vida profesional hoy me tomé el día para quedarme en casa por que tengo una gripe muy muy fuerte y por eso ayer fui muy muy miserable en la oficina.

En la mañana pensé que mas tarde prendería mi laptop y limpiaría algo de e-mail para volver mañana a la ofi con las cosas bajo cierto control, pero ahora creo que no voy a hacerlo, por que es MI día libre y oficina es oficina pero ahora estoy enferma y creo que después de las pasadas semanas me merezco estas horas de total descanso.

Por más difícil que sea, debo aprender a aceptar mis limitaciones al tiempo que trato constantemente de trascenderlas – y lo bueno es que, para mi, lo que hace la vida interesante es la búsqueda de un balance entre estas dos tendencias.




0 Comments

2011-03-28T01:14:11.395+01:00

Las pasadas tres semanas fueron llenas de días de trabajo de 12 horas, muchisima organización y cosas para las que ya no me quedó tiempo y quedaron pendientes. Estuve organizando seminarios sin parar para uno de mis clientes. Tuvimos un business review el Jueves, un seminario gigante en Virginia en Viernes, uno similar en Shenzhen y se viene otro en Shanghai el lunes, para luego tener dos semanas de break y prepararnos para uno mas en Buffalo a inicios de abril, seguido por otro en Hong Kong – y todo esto representa organización y mas organización y muchisimo trabajo, pero ayer que regresé a casa, luego de dormir poco, trabajar mucho, y estar al tanto de cienmillonesdoscientostreintaytresmilochocientos detalles me sentí tan satisfecha y feliz por este avance y por el hecho de que una vez terminado el seminario en Virginia (que fue, por decir, el ‘test run’) las palabras ‘Excelente’ y ‘Sobresaliente’ no pararon de ser pronunciadas. Que manera de crecer en los pasados meses; me siento cada vez mas segura y confío mas en lo que se y en la estrategia que propongo – que bien se siente esto de sentirme en un suelo un poco mas firme que en Septiembre. Entre mucho trabajo y pocas horas de sueño he leído varios libros excelentes en las pasadas semanas. NPR tiene un blog que se llama “You Must Read This” y que tiene recomendaciones de libros dadas por los bloggers de NPR, y mi proyecto es leerme todo lo que ellos recomienden. Empecé hace un par de meses con este libro llamado “An Exclusive Love” de Heller McAlpin sobre una pareja de ancianos, sus abuelos, que cometieron un doble suicidio cuando tenían mas o menos 80 años. A través de este libro su nieta trata de encontrarle sentido y explicación a su suicidio, relata la vida de sus abuelos después de sobrevivir el holocausto, y hace un recuento de como ella imagina fue su último día de vida en el que la preparación de meses llegó a su final y dan el paso de morir juntos en su cama, a su tiempo. Casi al terminar ese libro mi hermano llegó a casa con The Walking Dead, una novela gráfica (hasta la fecha en 6 volúmenes) sobre el mundo después de que los muertos vuelven a la vida haciendo que el caos natural de este planeta se multiplique exponencialmente –y fue excelente. The Walking Dead me abrió los ojos y me recordó que el problema no son los muertos, sino los que quedan vivos, así que hemos re-considerado nuestro plan de acción en caso del fin del mundo, y ahora tenemos un plan mejor armado (en sentido de planeación y, literalmente, armas) y si alguna vez sucede que los muertos vuelven a la vida nosotros vamos a buscar refugio en el Wal-Mart mas cercano por que el sitio no tiene ventanas, los puntos de acceso son limitados, tiene todo lo necesario para vivir y sobrevivir por años, y tienen escopetas – tres cosas totalmente necesarias durante cuando el mundo como lo conocemos se va al carajo. Ahora estoy leyendo The Quick and the Dead, de Joy Williams, pero en una semana apenas he adelantado unas 30 páginas – y mi lentitud no tiene nada que ver con el libro (que es una delicia de leer) sino con el hecho de que he tenido tan poco tiempo que no me parece justo dedicarle una serie de ‘par de minutos’, sino que prefiero tenerle on-hold por unos días mas hasta tener la oportunidad de sentarme y saborearlo como se merece. Entre otras cosas, hemos lamentado muchísimo lo sucedido en Japón. Durante las pasadas semanas N y yo habíamos estado muy diligentes y agenciosos en la planificación de nuestras vacaciones en Septiembre que iban a ser a Tokio y Kyoto[...]



SFO, CA

2011-02-21T02:12:49.013+00:00

El fin de semana pasado mi hermano y yo fuimos desde Buffalo a San Francisco. San Francisco es una de mis ciudades favoritas en el mundo. No solo es precioso, sino tiene un feelin’ que me encanta, y algunas personas a las que admiro mucho en el mundo virtual (Heather, Derek, Kevin Rose) viven ahí y estar en la misma ciudad, con la posibilidad de encontrármelos, me llena de emoción. Muchas veces me he imaginado viviendo en San Francisco, caminando por calles empinadas y pasando fines de semana en la bahía, o en Buena Vista park, y viviendo en una casita con un árbol de naranjas bien amarillas y llenas de sol. Sin embargo, lejos de ser un fin de semana placentero, fueron un par de días muy estresantes y la razón fue que nuestra visita a SFO era para encontrarnos con mi papá y hablar del que hasta ese momento parecía el iminente divorcio de mis padres. Fue un fin de semana de charlas tensas, y sobre todo de silencios, cada uno de nosotros concentrados en nuestros propios pensamientos, preguntándonos qué estaba por venir, cómo iba a ser la situación de familia si este divorcio llega a concretarse, y no podía evitar sentir miedo por las consecuencias que esto podría tener en la vida de mis papás, de mi hermano, y sentir temor de la siempre presente posibilidad de que una relación que funciona en un momento, puede dejar de funcionar en el siguiente. Imagino que 33 años de matrimonio estarán llenos de errores – al fin y al cabo, no somos así los seres humanos? Un error tras otro, con uno que otro acierto que nos llena de esperanza? Tontamente caminando, tratando de crecer, tomando decisiones incorrectas, pronunciando palabras que lastiman, actuando de manera absurda, hiriendo y siendo heridos? El fin de un matrimonio no es como un switch de On/Off, un matrimonio se acaba cuando la lista de ‘cons’ es mas larga, pesada y dolorosa que la de ‘pros’ y una o dos personas deciden ponerle un alto al absurdo, pero creo que por mas larga que sea la lista, hay un momento determinante en la vida de una pareja en la que una persona se da cuenta de que ya no es feliz, y ese momento debe sentirse como una cachetada dada por una mano helada. N y yo hablamos al respecto; qué hacer, nos preguntábamos, para evitar estar en esta situación en 22 años? Hablar ahora, me dijo él. Y tiene razon, por que no es secreto que solucionar problemas hoy, evita que se conviertan en divorcios mañana – pero es eso todo? Lo dudo; y no es mi intención dar respuesta a esta pregunta en este post, pero si pensar al respecto y mantener en mente, siempre, que el peor error que uno puede cometer en una relación es dar por sentado que la otra persona siempre va a estar ahí, que su paciencia será interminable, su perdón eterno, su memoria mala, y su amor infinito, por que la realidad es que no es así. [...]



5 Comments

2011-01-24T02:40:19.301+00:00

Nos despertamos esta manana con un ruido extrano en las ventanas. Al acercarnos lo que vimos fue esto:

(image)

Hoy ha sido un precioso día lleno de sol, y la temperatura afuera es -15°C

Las calles están totalmente silenciosas, poca gente tiene ganas de salir con estas temperaturas, y el ruido en nuestras ventanas era causado por los vidrios expandiéndose después de pasar toda la noche a temperaturas sub-cero y después expandirse por el calor de los rayos de sol.

Sorprendente que hace apenas unos años estas temperaturas eran inimaginables, y físicamente dolorosas. Ahora son cosas del día a día, tan “fácilmente” manejables por que tenemos ropa que nos mantiene calientes hasta cuando afuera esta a -25°C, botas de nieve que nos mantienen caminando seguros sobre hielo, guantes, gorros, nuestras ventanas están cubiertas de film aislante que al parecer nos mantiene calientes sin tener que prender la calefacción al máximo, y sobre todo, nos hemos acostumbrado al viento helado, y hemos aprendido que 0°C es aún una temperatura cómoda para salir en camiseta, que -10°C no se siente tanto peor que -5°C, y que mientras no haya mucho viento -15°C tampoco es la gran cosa.




1 Comments

2011-01-23T22:56:42.619+00:00

And when the night is cloudy, there is still a light that shines on me,

shine until tomorrow, let it be.

 

Releyendo mis posts sueno tan positiva – no soy así en la vida real. Pero este sitio es un reflejo de como quiero verme a mi misma en el futuro; cuando vuelva aquí en 10, 15, 35 años y mire hacia atrás quiero saber que habían buenos momentos, por que en mi diario vivir suelo enfocarme tanto en los malos. Sin embargo me doy cuenta que evitar escribir sobre mis malos días es negar esta otra parte de mí, la parte que está pasando por un mal momento y se pone a llorar por las cosas mas absurdas.

En estos días estoy sintiendo de nuevo este estrés que me derrumba, y me pregunto cuánto tiempo va a durar? Va a ponerse mejor en algún momento? Vale la pena el sentirme así? Me estoy dejando afectar demasiado? En qué punto me doy cuenta que en verdad mi calidad de vida se ha deteriorado, y cuándo es el momento de decir que esto no vale la pena? Y si en verdad vale la pena? Y si es solo cuestión de empujarme un poco mas y seguir adelante? Y si no?

Desde un punto de vista racional pienso que es natural tener todas estas preguntas. Sobre todo en estos días en los que estoy manejando un proyecto de pesadilla, que se pone cada vez peor.

Por otro lado me siento débil, y al sentirme débil me siento tonta, y de ahí empieza el cataclismo de emociones que se resume en que me odio a mi misma.

Supongo que hay dos soluciones: a) seguir aquí, ganar experiencia y aprender a manejar mis emociones y reacciones, tanto como mejorar mi razonamiento y el manejo de mis actividades diarias, o b) dejar mi trabajo – sin embargo, esta última me huele demasiado a fracaso.

Extraño mi vida de cero dramas, pero en el fondo sé que como todo pasa, esto también va a pasar - the trick is to keep breathing.




3 Comments

2011-01-05T04:05:52.747+00:00

Cada vez que escucho Dancing Queen me acuerdo de Rebeca.

Siempre que tomo un capuccino y le remuevo la espuma asi despacito con la cuchara, recuerdo a Malu.

No puedo escuchar la Parazula sin tener la imagen de Dario en mi mente.

El olor a café recién pasado indudablemente me hace pensar en mi Papá.

El café con leche me recuerda a mi abuelo.

Correr en plena lluvia me trae imágenes de Andres C.

Escuchar Dee de Ozzy me recuerda a Marcelo.

Y buscar formas en las nubes me recuerda a la Pitu.

 

Me pregunto que te trae recuerdos de mi ?




0 Comments

2010-12-31T22:27:42.296+00:00

Esa sensación que a uno le da cuando es Navidad, y esa sensación de “es Año Nuevo YAY!” han pasado de mí completamente en el 2010. Tuve cero espíritu navideño (particularmente cuando comparamos con años pasados), y tengo cero espíritu de fin de año – para mi esto del fin de año no pasa de que el día Lunes tengo vacación y el día Martes voy a tener una pila enorme de e-mails y la locura empieza una vez mas y ahora sin vacaciones pendientes o viajes por los que emocionarme. Boohoo.

En un esfuerzo por darle una pista al Universo sobre como mantenerme contenta en el 2011, aquí pongo clarito lo que quiero para los próximos meses: quiero salud para mi y mis amores y quiero cero dramas, y quiero un viaje a Tokio, otro a Quito, otro a Machu Picchu y otro a Galápagos (los últimos tres podrían lograrse en un solo tiro, universo, ahí tu planifica bonito junto a Expedia).

Y ya. Eso es todo. Tengo todo lo que me hace feliz a diario, así que no necesito pedir más.

Solo me queda un deseo para todos: Nos deseo buenas sorpresas, buenas comidas, buenas amistades, buenisimos arrugues de sábanas, y que cada noche del 2011 podamos dormir rico y tranquilos, y que el despertar nos traiga siempre nuevas oportunidades, nuevas maravillas.

Feliz 2011.




1 Comments

2010-12-25T23:31:00.246+00:00

La ultima Navidad que la pasamos todos juntos fue… inexistente. Nunca antes de esta Navidad habíamos estado los 5 en el mismo lugar, al mismo tiempo, celebrando. Esta Navidad fue todo un éxito. Mi dragón hizo el pavo y el relleno, el resto de nosotros hicimos nada! Ja! Bueno, en realidad hicimos un poquito de ensalada por aquí y por allá, pero mayormente nos la pasamos saltando frente a la cámara, y viendo a la familia de Ecuador por el webcam (ya que no los he visto en vivo en mas de 6 años), y envolviendo regalos, abriendo botellas de vino, escuchando salsa vieja, manteniendo la chimenea encendida, pero mas que nada pasamos muertos de risa hablando en esos idiomas de familia, y riendo de cosas que solo nos parecen graciosas a nosotros. La cena que teníamos planeada para las 11 pm se retrasó hasta más tarde de la media noche por motivos de crudeza aviar. Así que las fotos ‘oficiales’ de la cena navidad no son tan verídicas por que tan pronto se acabaron las fotos todos pusimos nuestros tenedores abajo y el pavo regresó al horno por una hora mas. Pasada la media noche cuando estábamos ya aletargados de hambre el pavo volvió a hacer su aparición, esta vez bien hornado y jugoso, y comimos hasta reventar - o quizás fue hasta que las ganas de abrir los regalos pudieron mas que nosotros y mas bien decidimos saltar hacia la sala a abrir y abrir y abrir paquetitos llenos de regalitos maravillosos. Esta mañana nos despertamos tarde. Al bajar las gradas me encontré con mi papá dedicado a jugar con su nuevo Kindle, y después de prepararnos café con tostadas nos sentamos junto al árbol mientras escuchabamos jazz de Navidad y hablabamos sobre libros; poco después mi madre empezó a hacer ruido lo que significaba que se habia puesto a arreglar la explosión de cosas que dejamos anoche por todo lado, y mi hermano hablaba dormido, mientras N desayunaba pastel con helado – no se ustedes, pero creo yo que esto se llama felicidad. Feliz Navidad. VIEW SLIDE SHOW DOWNLOAD ALL [...]



0 Comments

2010-12-19T01:08:58.191+00:00

Es el primer sábado de descanso que he tenido en mucho tiempo (3 meses, para ser exactos).

Me desperté después de soñar que iba a un concierto de Dresden Dolls y que veiamos maravillados como llovía Vodka (que obviamente se veía como estrellitas cayendo sobre la ciudad), y desayunamos mientras veíamos un programa llamado E-rotica, sobre el manejo empresarial de un par de sites de porno – super interesante! Me gustó este site llamado GodsGirls.com (NSFW) que se enfoca en chicas con tatoos, piercings, cabello rojo, azul y verde, pero chévere (nada creepy ni low-class); las fotos son eróticas y muy creativas, de hecho, creo que me gusta mas por lo chévere de las fotos que por el eroticismo del site. Queria poner el link a una foto que me gustó muchisisisisisimo de una muchacha vestida de Darth Vader (y con ‘vestida’ quiero decir que estaba completamente desnuda y puesta el casco de Darth Vader), pero no encuentro el link… boohoo.

Veíamos esto mientras desayunábamos en camita (qué placer!), y luego vimos una peli, y comí un sanduche de dulce de leche (qué placer!) y después me compré el libro Life de Keith Richards desde la comodidad de mi cama por que desde hace unas semanas soy la feliz proprietaria de un Kindle.

Escribo esto mientras escuchamos Bossa Nova y N me prepara un steak para almorzar.

La vida es buena.