Subscribe: ojo latino
http://vivito.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
arte  autor  años  desde  entre  ese  este  hace  libro  más  nos  qué  sin  sobre  ver  vida  ¿por qué  ¿por 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: ojo latino

oJo latino





Updated: 2018-02-14T23:48:50.949+01:00

 



Rob Pruitt en Art Basel 2017

2017-06-17T13:27:15.129+02:00

De Mimesis a memes, ¿qué o quién es aquí el punto de referencia, el punto o referente cultural a replicar y alterar, a reinterpretar y modificar? ¿Pastiche, parodia, imitación? ¿broma, sátira, guiño? Lo que sea, no importa; sí en cambio, que Rob Pruitt, a diferencia de lo que hace en su página de Istagramm, exponga sus memes sobre lienzos impresos. En la Art Basel 2017, en la sección Unlimited, es sin duda una de las obras más celebradas por sus visitantes (Celebrity Look-Alikes, 2016/2017). Es imposible, no sonreir, dudar, y a ratos estallar a carcajadas: Marc Spiegler, el Global Director de Art Basel junto al Chapo, Keller, Abramovic, y toda la farándula del arte con su respectivo pareado –sonante, asonante, disonante, todos, estridentemente festivos._________Página de Rob PruittRob Bruitt en Instagram10 trabajos para ver en Art Basel 2017[...]



Balseca y Campaña

2017-03-31T13:37:56.629+02:00

No dejo pasar los días viernes sin leer los artículos de Fernando Balseca. Leer sus comentarios me pone a tono con aspectos de la realidad que me interesan. Son varios los motivos que sustentan este hábito. Su prosa en primer término, en la que rigor y generosidad se dan la mano. Ésta nos invita a descubrir y observar aspectos y fenómenos que van más allá de lo que parecen o, en caso de que los conozcamos y tengamos una opinión al respecto, a volverlos a revisar, para discutirlos e indagarlos desde otras perspectiva. El disentimiento es bien visto en esas líneas pero sólo a condición de ser pensado. Por otra parte está su curiosidad, el afán del lector que, consciente de la magnitud de trabajos que le aguardan por leer, ha sabido hacerse con una técnica para distinguirlos en verdad admirable. Saber extraer de la vida que se vive y se observa, de la corriente de conocimientos siempre creciente los materiales que valen la pena comentar en ese contexto y tal momento es un mérito de pocas personas pues la dedicación que ello demanda sólo pocos están dispuestos a darla.Esta vez Balseca comenta en su columna un libro cuyo tema me importa mucho: Una sociedad de señores: dominación moral y democracia (México, Jus, 2017), cuyo autor es el ecuatoriano Mario Campaña. Por lo leído, el texto propone una discusión que está suelta y no ha tenido aún la atención requerida entre quienes debieran haberla dado. He pensado de inmediato en Bourdieu, en su libro La distinción. En todo caso, hasta que me llegue el libro seguiré dando vueltas con su título. ______Fernando Balseca: El señor feudal sigue por allíIgnacio Vidal-Folch: Contra el sufragio universal[...]



Un espejo para Avelina

2016-05-01T23:57:20.182+02:00

Sobre la doblez, sobre su capacidad de suplantación y destreza para el embauque, para intentar sorprendernos, se ha escrito copiosamente. Desde nuestro admirado novelista Vargas Llosa hasta nuestro amigo M. A. Rodríguez, se tensa un arco de opiniones que tienen por objetivo desenmascarar al “Arte Contemporáneo” y dejarlo en evidencia. Los argumentos suelen ser los mismos y la comparación su mejor instrumento. En esos textos se da por sentado que quien los escribe sabe qué cosa es arte y por ello está capacitado para juzgar y determinar lo que no lo es. Sin embargo, esas opiniones expuestas en buena prosa suelen ser impresionistas y arbitrarias. No iluminan el campo de discusión, el espacio en el que se ha gestado el nombre sino que, negándose la posibilidad de comprensión, confunden sus significados y lo clausuran sin más.
Al respecto, desde hace un par de años, de visita por portales que me son gratos, he dado una y otra vez con textos de la crítica de arte Avelina Lésper quien, en los tiempos que corren y por la manera cómo lo hace, es de momento (pero sólo en lengua castellana), me parece, su más visible denostadora. No comparto sus puntos de vista, sin embargo, desde mi primera lectura de sus comentarios no dejó de llamar mi atención, la enjundia que los teje y que, mal interpretada, multiplica la confusión ya existente ante el nombre arte contemporáneo.
Acabo de leer un texto calmo, breve y muy bien argumentado del crítico de arte colombiano Halim Badawi: Diatriba contra Avelina Lésper. Todo cuanto se pueda decir de las personas cultas que no logran concebir lo que es el “contemporary art” o que califican a las críticas de la señora Lésper de ”directas”, “radicales” y “valientes” cabe en esta breve diatriba que bien podría ser también un espejo.



Mustang

2016-03-01T13:47:50.530+01:00

La pasan en la sala 3 del Houdini (pequeña, seis filas apenas). Entré allí como el niño despistado y curioso que quiere ser arrullado por la sorpresa. No sabía nada sobre del film. Me invitaron a verlo mujer e hijo (un halón de expontaneidad aupado por el mal clima). Con ellos discuto a gusto sobre ficciones y algunas realidades, una buena razón para meterme a ciegas en esa salita.Llevado por el hábito, como quien consulta a las nubes, empecé a barajar las posibilidades que el nombre me sugería: Mustang me remitía sólo al auto americano que lleva ese nombre inspirado en los caballos salvajes que corretean por las praderas del oeste gringo y, también, por correspondencia, en la fascinación de quienes lo conducen­ - en films, carreteras y sobre todo por calles altamente expositivas.Pero nada que ver con autos o caballos (o pueda, si lo tomamos como metáfora del ímpetu y la necesidad de liberarse y correr): vinieron imágenes de un jolgorio lleno de luz, colores y risas juveniles, algo que en principio nada tiene que ver con prados o Francia, de donde, ví entonces, venía gran parte de la financiación del film y, culturalmente, también su directora turco-francesa.  Deniz Gamze Ergüven(1978) teje sobre cuadros luminosos y apacibles de la campiña turca  la historia de cinco muchachas huérfanas que viven bajo el cuidado de su abuela y su tío. La historia trata de su crecimiento en un entorno donde el ser femenino, determinado por costumbres severas, debe permanecer incólume si quiere alcanzar su realización (para mostrarse primero como humildes postulantes, luego como solicitas posibilidades y, finalmenmte, como esposas dependientes). Suceden varias cosas que alteran ese programa, suceden varias cosas paralelas al programa que enturbian cuanto debería resplandecer como el maravilloso sol que se posa en el jardín y entra a las habitaciones por entre el enrejado. Una mirada que se muestra fresca, un relato meditado que aleja de sí la posibilidad enervante de una mala lectura. No es la religión, no es el Estado, al malo no hay como señalarlo con el dedo. La desavenencia entre la vida y el orden resignado y mudo engendra dolor, mata la posibilidad que somos. Esta Mustang va más allá de Turquía, sus praderas son la vida misma.________Una entrevista a la directora (en alemán)[...]



David Graeber de vuelta

2016-02-27T22:58:52.734+01:00

Acabo de enterarme: Graeber ha publicado un nuevo libro: Burocracia.
Hace años, luego de leer un libro de Kundera, discutimos con los amigos sobre este gran ejercito del que, queramos o no, formamos parte, activa o pasiva, sin solución a vista.
Leo la noticia en el portal de Telerama (fr), pero veo que el original en inglés apareció el pasado enero. Aquí un acercamiento detenido a su contenido.





Bienal de las Fronteras (Biennial of the Frontiers)

2015-10-13T21:26:23.968+02:00

Aquí el texto que da cuenta de este evento en el Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, en Matamoros, México. Lo firma Leslie Moody Castro e incluye esta foto que, por las alusiones y lecturas que, nuevamente renueva, lo dejo a mano. 



Verónica Meloni, Collage, 2014, Digital photograph printed on Harman Crystal Luster 260 g. Epson Ultra Chrome K3, 59” x 43.3.” Courtesy of the artist and Bienal de las Fronteras (Biennial of the Frontiers), 2015



Vuelve el hombre

2015-10-13T21:14:41.606+02:00

Franzen esta de vuelta. Entre las tantas lecturas que aguardan, casi es una desconsideración presentarse con un tomo de 700, 800 páginas. Más aún, como si nada, casi, casi exigir leerlas –no directamente, no debe haber alarmas; sin embargo es eso, pues no hay otra posibilidad. No hay como dejar de hacerlo. Franzen tiene sobre sus hombros el peso de la tierra, lo bueno y lo malo que se puede pensar o imaginar que es o debe  ser la novela contemporánea actual.

A ver que dice en sus propias palabras, aquí.




Dos ensayos

2015-10-06T23:44:35.670+02:00

De paso por el catálogo de Revista de Occidente, vuelvo a dar con un artículo dispuesto en la web cuyo contenido podrá interesar a más de uno: "El arte en tiempo desquiciado. Una nota sobre la urgencia y la crueldad contemporánea". Lo firma Fernando Castro Flores y es parte del número de febrero 2015 de la revista de marras.

Y en el número 412, de septiembre 2015, un artículo de Danilo Kis "Sobre lo irracional a través de las teorías literarias".



Jean Lacouture

2016-02-27T23:01:37.358+01:00

Piedras, piedrecillas, pedazos de pan duro que dibujan una ruta caprichosa al paso por el bosque; una guía personal para no extraviar el camino de regreso, caso haya que retornar al punto de partida.

Los libros, algunos films, las personas siempre – la música es el fondo impreciso –, han hecho, son esos distintivos minúsculos que hemos ido echándolos como si nada a la vera de la caprichosa ruta. Las historias para el camino. Y cada una tiene otra a cuestas. Llego a ese libro por mera curiosidad, a ese autor por recomendación de un amigo, a esos de más allá porque están citados en la bibliografía de un tema que me llama la atención, porque la corriente de bytes nos los pone al frente todo el tiempo y cedo, porque le gustaba a ese director de cine cuyas historias me perturban. Llego a unos pocos por corazonada, a otros por asociación.

(image) He comprado algunos libros sólo por su título. Este, Montaigne a cheval (Seuil, 1996), entenderán, no podía dejarme indiferente. No tenía la menor referencia de su autor, Jean Lacouture, sin embargo, ese título en sí es todo un programa, en cualquier caso, una buena oportunidad para regresar a la páginas de los "Ensayos" en agradecida compañía, en la de alguién que conoce su obra minuciosamente y ha seguido, reconstruido un relato aproximado de lo que pudo haber sido la vida de un vecino suyo de Burdeos .

Manías para la lectura; en el librero conviven los autores en vecindad insospechada, como un homenaje dispuesto por algo más potente que el gusto y las preferencias. Cuando se retoma a Montaigne, saben ustedes que no es fácil luego abandonarlo, su charla es tan amena y aleccionadora, uno se siente tan bien en su compañía que, la verdad, cuesta desprenderse de sus libros para cumplir con las exigencias y discurrir por entre los quehaceres habituales.

A las páginas de Montaigne vuelvo de cuando en vez, sin apuro. Hace unos años regresé a buscarlas acompañado del libro de Lacouture, a pasearme por ellas como lo hace el ensayista por sus temas, sin plan, abierto a las posibilidades que la lengua y los temas guardan entre sí bajo la superficie  Era una conversación con un desconocido simpático sobre su admiración al autor de los Ensayos. Horas gratas que hace unos día debí recordarlas al ver en la prensa una necrológica extensa que daba cuenta de ese desconocido con el que me puse a conversar hace unos años sobre Michael de Montaigne. Sí, Jean Lacouture, falleció el pasado 16 de julio. Tenía 94 años de edad, jamás lo habría imaginado y, tampoco, que fue un periodista excepcional cuya capacidad de trabajo apenas puedo imaginar, toda una institución en la tradición francesa.

Pues ni modo, sólo se trato de esto, me retiro a hojear los libros de estos dos señores cuyos libros seguirán allí, siempre a mano, dispuestos a conversar.

_____________
Le Monde: Mort de Jean Lacouture






La novela de Houellebecq

2015-01-18T00:15:53.331+01:00

No es posible ignorarla. Soumission está ya en las librerías francesas. En Amazon, hacerse con su versión digital dura un par de segundos (y U$ 18.11). Vamos a ver que me deparan sus páginas, cómo serpentean por entre la realidad que le sirvió de premisa para tomar forma y es la misma en la que el pasado siete se cometió el atentado contra Charlie Hebdo. Si,  está impregna de sombras, unas inevitables, otras rebuscadas, puestas para la ocasión. A ver de que manera esta ficción remonta tan espesas aguas que no sabemos hacia donde corren.

Antes de volcarme en sus páginas he leído un par de artículos de opinión que los tengo en cuenta. Uno de Jorge Volpi, contextúa la figura y trayectoria polémica del autor (grato de leer, sobre todo, porque tengo una percepción distinta de MH). Otro de Bernard Henri-Levy, muy oportuno, para poner de entrada claras las reglas del juego y la posición de quienes lo llevan adelante.

__________________

Sobre Soumission en Liberation
Entrevista a MH en The Paris Review
Damian Tabarovsky en Revista Ñ
Sobre Sumisión y MH en ADN



Melville y Manuela

2013-06-16T12:54:55.601+02:00

Cuando léimos El General en su laberinto, de García Márquez, hace muchos años ya (publicado en Oveja negra, en pasta dura), al llegar a sus páginal finales, el autor cita el encuentro de estos dos personajes, Herman Melville y Manuela Saenz, cuyas vidas también son parte de la representación que nos hacemos del tiempo. Diario El Comercio de este día, trae una nota de opinión, escrita por Oscar Vela, que reproduce esa anécdota y despierta la atención sobre las varias aluciones tejidas alrededor de este encuentro, bastante probable, por historiadores y fabuladores que gustan regrear a esa franja de la historia y los momentos de esas vidas.



Las citas de Charles Lewinsky

2013-06-03T22:22:41.301+02:00

El periódico NZZ am Sonntag, semanal adscrito al Grupo NZZ, publica una vez al mes la revista de libros Bücher am Sonntag – una treintena de páginas en formato A4 dedicadas a comerciar libros y publicar ensayos breves, anuncios editoriales, comentarios y reseñas de libros publicados en el mes dejado atrás.

Charles Lewinsky, afamado y prolífico autor suizo de lengua alemana, mantiene una columna en estas páginas: "Leer citas", interesantísimas siempre, por lo que son en sí, por su poder de alusión, que dan cuenta del ojo que las selecciona y, en este caso, sirve de punto de partida a la interpretación que hace de ellas en el cuerpo textual.

La revista de la pasada semana, aparecida el 26 de mayo, trae una cita que me dejó intranquilo más alla de la lectura – por ello, como si hubiese visto la belleza, la sigo pensando una semana después - y pusó a mi subconciente a vagar por los recuerdos leídos en busca de respados similares o críticas que pudiesen echar al suelo lo que allí se sostiene.

La cita es esta:

He desperdiciado todo el santo día en un condenado soneto sin avanzar siquiera un paso. Y no porque me hayan faltado ideas. Estoy lleno de ellas. Tengo muchas.
- Pero Degas, no se hacen versos de ideas. Se los hace de palabras.*

                                        De Una conversación entre Edgar Degas y Sthéphane Mallarmé

A lo mejor algo suguiere a alguién. A ver que dicen los lectores de Wittgenstein y T.S. Eliott.


 ________________

*Ich habe meinen ganzen Tag mit einem verdammten Sonett verschwendet, ohne einen Schritt weiterzukommen. Und dabei fehl es mir nicht an Ideen. Ich bin voll davon. Ich habe zu viele.
- Aber, Degas, man macht Verse nicht aus Ideen. Man macht sie aus Worten.

                                     Ein Gespräch zwischen Edgar Degas und Sthéphane Mallarmé

______________________ 

P.S. El tema de la citas me trae a memoria unos textos luminosos de Gabriel Zaid a propósito de este tema, en verdad, el arte de la cita. Dispongo los enlaces a dos de sus textos aparecidos en Letras Libres hace años ya : Citas exóticas y Citas abusivas










1 entre mil millones

2012-07-08T16:55:27.614+02:00

Folio, la revista que mes a mes publica el diario suizo Neuer Zürcher Zeitung (NZZ), tiene por tema en su número de julio las vacaciones, las ¡lindas vacaciones!: Schöne Ferien! Nunca dejan de llamar la atención los contenidos de este mensual (tampoco los de las otras publicaciones que la casa editorial, periódicamente, mientras el diario sigue su ruta, pone en el mercado como si nada, más que para debatir, para proseguir un diálogo de altura con los diferentes públicos que conforman la sociedad).
Como es habitual, Folio se interna el tema vacaciones desde distintas perspectivas. Por mi parte, al empezar a leer la publicación, me llamó la atención el editorial firmado por Barbara Klinbacher y titulado: 1 de 1 000 000 000: Mil millones de turistas viajaran de vacaciones este año. Pero nadie vendrá a donde Alejandro.

Alejandro es un indígena de la selva ecuatoriana que la redactora del artículo conoció hace 15 años en un poblado inexpugnable de la amazonía ecuatoriana. El recuerdo de ese viaje y los planes de Alejandro para impulsar un proyecto turístico son los ejes de reflexión de este texto. Los demás textos, de agradecer, como siempre.



América Ladina

2012-11-23T13:39:00.606+01:00

La nota escrita por Manuel Vallejo (no, no se trata de mi tío que así también se llama) está firmada en Bogota, donde Yaron Avitov ha presentado su documental America Ladina, en el marco de la 25a Feria del Libro de Bogota. Su trabajo rastrea los vestigios de los sefardíes arribados a América en los siglos XVI y XVII por 16 paises de la región.

Leyendo esta crónica, he llegado a este fragmento:

... . En 2004 inicié mis averiguaciones sobre los marranos en Quito y durante ocho años el hilo de las mismas me llevó a entrevistas en nueve países de Latinoamérica. Paseándome por Zaruma (población en la zona montañosa del sur de Ecuador) era como estar en Jerusalén; tras dictar mi conferencia buen número de personas orgullosamente me comentaba por la calle: “Sabe, ¡yo también soy Sefardí!”.

Leer la crónica completa



Un título innegociable

2012-06-06T00:15:33.802+02:00

Las razones de la ejemplaridad Javier Gomá Lanzón Cuando en 2009 entregué el manuscrito de Ejemplaridad pública, los encargados de mercadotecnia del grupo editorial objetaron el título y me propusieron un cambio. Otros entendimientos más fértiles han logrado alumbrar un gran caudal de ideas, mientras que el mío, estéril y seco, sólo ha dado una, a la que he dedicado mi vida con devoción filosófica: la ejemplaridad, hilo conductor de mis tres primeros libros. El título, que respondía a un plan trazado desde antiguo, era innegociable y no se cambió. Aludo a los reparos editoriales para mostrar hasta qué punto en 2009 el concepto de ejemplaridad, a juicio de quienes saben, no estaba en el clima cultural del país. Tras publicarse, el libro conoció tres ediciones en pocos meses, lo que podría interpretarse como un éxito siempre que no se olvide la marginalidad del ensayo filosófico dentro del género ensayístico, el cual a su vez es minoritario comparado con la ficción. Con todo, se observó desde el principio que el concepto de ejemplaridad se iba introduciendo en ese clima en el que pocos conceptos caben y además por vía transversal, sin adscripciones ideológicas. En dos años se convirtió en moneda de curso corriente y, en un momento culminante de esta historia, recibió sanción regia cuando el Rey lo usó reiteradas veces en su discurso navideño de 2011. Entonces muchos medios de comunicación me interrogaron sobre las razones del éxito popular del concepto. Desestimando desde el primer minuto la hipótesis de que se debiera a la lectura de mi libro, circunscrito al exótico círculo de frecuentadores del ensayo filosófico, mi diagnóstico se orientó hacia la identificación de dos demandas sociales que los otros conceptos disponibles no satisfacían o no lo hacían suficientemente.El Estado democrático moderno se ha asentado, entre otros, en dos principios. Primero, el respeto a la ley es condición suficiente para el establecimiento de una sociedad justa; en otras palabras, cumple la ley y haz lo que quieras. Segundo, la vida privada es parcela confiada exclusivamente al arbitrio del yo, quien no responde ante nadie mientras no perjudique a tercero. Normalmente los conceptos producidos por los intelectuales, enunciados en el cielo del pensamiento, progresan más rápido que la historia, frenada por resistencias materiales. En este caso aconteció al revés: las transformaciones sociales reclamaban unos conceptos que explicaran lo que estaba sucediendo y que el manadero intelectual no suministraba.Y lo que estaba sucediendo era que determinados comportamientos de figuras notorias en España estaban siendo censurados por la sociedad incluso cuando formalmente se ajustaban a la ley. Había un duro reproche a conductas de personas que no eran procesadas o que, siéndolo, recibían luego la absolución del tribunal. Aunque no sancionables en Derecho, repugnaban a la percepción mayoritaria de lo decente y lo honesto. Se necesitaba una palabra que explicara ese plus extra-jurídico de exigencia moral a dichas figuras. En una sociedad justa —esta sería la conclusión— cumplir la ley es condición necesaria pero no suficiente. Y respecto al segundo de los principios, la vida privada conforma uno de los derechos civiles más importantes conquistados por la modernidad, uno de los mayores regalos que el hombre se ha concedido a sí mismo. En virtud de ese derecho, la democracia reconoce a cada ciudadano, cuando alcanza la mayoría de edad, la prerrogativa de elegir el estilo de vida que prefiera sin interferencias ni tutelas públicas. Esto es y debe ser así, siem[...]



Los gatos de Joyce

2012-11-23T14:18:33.840+01:00

iOh sorpresa venir a dar con esta información en la prensa ecuatoriana!

"La imprenta Ithys Press publicó el cuento 'Los Gatos de Copenhague' del reconocido autor irlandés".

"La Fundación James Joyce de Zúrich, propietaria del cuento inédito del escritor irlandés, ha recibido "con sorpresa y decepción" la publicación sin su aprobación de este texto por parte de una pequeña editorial irlandesa. ..."

Hace unos años a mi amigo Fritz Senn, director de esta institución, y, quizá, el mayor especialista en el orbe en la obra joyceana, regalé para el fondo de la biblioteca la edición ecuatoriana publicada por Libresa de "El gato y el diablo". No sé si los editores ecuatorianos procedieron como sus colegas de Ithys Press. Puede que ello no importe demasiado al estar publicado en español, en cuyo mercado las reglas funcionan de otra forma (por cierto, hace unos meses, por dos francos suizos, pude hacerme con la aplicación de la versión digital en español de Ulises -el texto está completo pero no están registrados los datos del traductor, el año de la versión y demás datos que el lector agradece en todo tipo de publicación).

___________

The cats of Copenhagen
La versión de The Guardian sobre este asunto




Hans Ulrich Obrist

2012-11-23T13:37:20.777+01:00

En el mundo del arte, del más global, es él una figura referencial, una de las más destacadas entre los curadores de arte contemporáneo, esa profesión de límites inciertos y, como sucede con la de los poetas, bastante difícil de definir y, peor aún profundizar en su espectro.
En el entorno que vive, no por casualidad, su nombre suena a menudo. Hoy más que antes. Y ello es bueno pues, como los antiguos viajeros que se alejaban a tierras desconocidas para aparecer luego de meses, barbados, cansados y en sus mulas, sacos llenos de novedades, él, y con él, siempre la estela de la novedad, aparecerá a menudo en la prensa zuriquesa. El 2012, al menos entre los lectores de Das Magazin, la revista semanal del Tageanzeiger, publicará semanalmente textos suyos relacionados con lo que a él le mueve, las cosas de la vida expresadas de la manera menos esperada, las palabras seleccionadas de personajes insospechables con los que ha tenido el privilegio de tratar o admirar sus trabajos.
He aquí el enlace a esos textos variados y ricos: Das Magazin



Gustavo Salazar

2012-11-23T13:27:18.317+01:00

La columna semanal que publica Don Jorge Salvador Lara en Diario El Comercio de Quito, tiene esta vez por tema la serie "Cuadernos A pie de página". Se trata de trabajos publicados en Madrid, en verdad, desconocidos por el público lector. La serie, que se mantiene abierta a sorpresas futuras, está conformada hasta ahora por tres cuadernos, dedicado cada uno a un escritor ecuatoriano nacido alrededor del 1900. Estos trabajos han sido imaginados, escritos, financiados y editados por Gustavo Salazar – su presentación en Quito, en el Centro Cultural Benjamín Carrión, me entero leyendo la nota, se ha llevado a cabo la semana pasada.Reflexivo, admirativo, es el sumario que hace Don Jorge de estos cuadernos y, puesto que muy pocos lo saben, de las publicaciones todas hechas hasta la fecha por nuestro autor-editor. En conjunto, se trata de trabajos de naturaleza poco común en el medio, esencialmente investigativos, ricos en datos, amparados en documentos que han sido salvados de bibliotecas y archivos, muchas de las veces, insospechados, lejanos entre sí, casi imposibles de recavar o de imaginar siquiera su existencia como la de los mismos documentos. Los resultados, sea en forma de libro o de cuaderno, como es el caso de estos tres que motivan la nota, comparten una constante: portan siempre en sí algo nuevo, algún material descuidado por la crítica, desconocido en la academia, olvidado por la mala lectura de las generaciones de lectores ecuatorianos transcurridas en los últimos sesenta años. Sus apariciones tienen la rara cualidad de ampliar perspectivas, alterar puntos de vista y visiones conocidas de la vida y obra del autor que trata o, simple, contundentemente, la de presentarnos y devolvernos a un autor cuya valía había sido omitida por las instituciones académicas, como sería el caso de César E. Arroyo. Como se podrá comprobar a continuación, nada comunes son estas publicaciones en el entorno de la literatura ecuatoriana, y quiza por esto mismo, no valoradas como debieran serlo, como suguiere Don Jorge o, desde otra perspectiva y otro entorno, lo hace el académico escocés Niall Binns.He leído con gusto las palabras que Don Jorge dedica a Gustavo en el espacio de su columna semanal. Hace un par de meses, con sorpresa, leí las que Niall Binns pronunciara en la presentación hecha en Madrid de estos mismos cuadernos. Los escrúpulos me han impuesto la costumbre de jamás juntar en uno el territorio literario con el de la justicia; sin embargo, si estos pudiesen coincidir alguna vez, intuyó que la sensación que se experimentaría sería similar a la que he sentido leyendo el texto que Niall Binns dedicará a los trabajos de Gustavo Salazar. Cuadernos a pie de página 1: Pablo PalacioCuadernos a pie de página 2: César ArroyoCuadernos a pie de página 3: Gonzalo ZaldumbideP.S. Simón Espinosa sobre GS en Diario Hoy en Agosto 2012 [...]



El sistema económico creativo de Gabriel Orozco

2012-05-13T14:27:53.106+02:00

En no pocos asuntos de la vida pública –bueno, digamos más bien, en muchas fascetas de la comunicación – me es difícil no usurpar el título que Raymon Carver diera a uno de sus libros de relatos: De qué hablamos cuando hablamos de amor (What we Talk About When We Talk About Love ). Suelo asociar este enunciado, sobre todo, cuando leo comentarios y crónicas que reseñan exposiciones, obras de arte y posiciones artísticas. Los términos arte y arte contemporáneo, al menos en este plano, remplazan con holgura el término exasperado de Carver: ¿De qué hablamos cuando hablamos de arte contemporáneo?Sí, hablamos de ello mismo, de lo uno y lo otro, de los límites definidos del primero y del todo vale del segundo, centellante en sus mejores momentos pero por lo general indiferente y, en gesto de fortaleza, desmemoriado. El arte sopesa y, amparado en códigos memoriosos, sospecha del desparpajo y las formas del segundo. El arte contemporáneo ríe, sonríe, coquetea, apurando los momentos, se va para aparecer en otro sitio con otro ropaje. Casi todo le vale lo mismo, salvo el precio y el valor de obras que ascienden a los cielos vistosas y fulgurantes, para esparcirse luego en guijarros ciegos por la noche infinita, sin dejar más pista que el recuerdo de su fulgor.A pesar de la transparencia, la calidad y las demasiadas luces, no es fácil ver. No al menos palpar con los sentidos en pleno lo que se nos muestra como arte sin tener la impresión del embauco. Por ello me gusta escuchar, leer las palabras de los artistas, para, si no disipar mis dudas todas, darme apoyos para entender lo que voy viendo o no perderme del todo. En esas he estado o estoy siempre: en estas acabo de dar con una entrevista hecha a Gabriel Orozco hace poco, a propósito de las exposiciones antológicas de su obra expuestas en el Moma de Nueva York, el Centre Georges Pompidou de París, el Kunstmuseum de Basilea y la Tate Modern de Londres. Visité la muestra de Basilea curada por Bernhard Mendes Bürgi en abril del 2010. Ví entonces obras que no había visto antes, volví a encontrarme con otras, eché en falta algunas – por ejemplo la serie de videos hechos en Super8. Salí de la muestra alegre y falto de palabras. No supe cómo asirla en términos que fueran más alla de la impresión grata. Y continué mi camino, me fui por los días y las noches y otras muestras y olvidé valorar lo que allí ví. Hoy, repasando Letras Libres, doy con esta entrevista que, a riesgo de parecer excesivamente técnica, ha logrado aclarar mi visión de entonces. Entrevista con Gabriel Orozco  "El artista se posiciona con su obra entre las distintas fuerzas sociales y establece una estrategia de acción. Y en el establecimiento de su sistema económico, creativo y productivo está el germen de la distribución social de su trabajo. La posición del artista en el mercado, así como en lo político y en lo social, es resultado de la economía originaria de su trabajo como sistema de producción. Para mí fue muy importante entender esto y me parece indispensable para analizar cualquier tipo de arte que esté generando un diálogo público en el mundo del arte o en la academia, la vida política, la moda o el espectáculo. El sistema económico creativo que le dio origen a mis primeras prácticas ha generado su propia inercia de tránsito por diversos circuitos de intercambio social." G.O.  [...]



El arte quiteño

2014-11-22T23:26:13.880+01:00



Crecimos con los cables cruzados. Lo tuvimos siempre al frente pero nos llegó de oídas. Las frases que van en una dirección se cruzan con conceptos que vienen de la otra, de otras partes, con vocablos que dan vueltas, sobrevuelan, se desplazan, borbotean sobre esa edad específica del arte que vivió este entorno social que hoy es la capital de los ecuatorianos: la Escuela de Quito, la Escuela Quiteña, el arte barroco andino, los maestros invisibles, anónimos, la colonia, el arte colonial, el catolicismo ortodoxo, la expresión, el Expresionismo, los mundos cerrados, jerarquizados en los que los artistas y artesanos pintaron, tallaron y cifraron cuidadosamente su huella, la de su huida – de la época que les tocó vivir, de las condiciones que les fueron impuestas para, a pesar de ello, dar forma a su arte. Fue todo un tiempo cuya hechura no ha dejado de perseguirnos quizá porque nos sugiere, nos habla e increpa.

Las obras de estos maestros las vimos de niños, adolescentes o jóvenes. Entrar a una iglesia era lo más normal del mundo, era como ver pasear un perro por una esquina. Por tanto, el recuerdo de lo visto, indiferente o referencial, ha estado siempre implícito en nuestros relatos, nos ha seguido por los años como un interrogante o, mejor, como la respuesta ejemplar a una pregunta que no acaba de escribirse porque no atinamos con la palabras que reflejen cuanto está ante nosotros.

Es la mañana de lunes 11 y estamos a punto de salir al convento de Santa Clara a ver la Exposición "El Arte Barroco de Quito". Voy preparado para ese encuentro. Ya compartiré mis impresiones de ello.

___________
Gloria del cielo en el arte de Quito
Sobre los constructores de la vieja ciudad
Escuela Quiteña





Yo aventuro una respuesta mejor que la suya

2011-08-08T00:40:16.444+02:00

Desde el pasado jueves estoy en Quito, de paso. Vuelvo a esta ciudad que la identifíco también como mía –soy de Riobamba– a los dos años. Salvo por teléfono, no he podido aún saludar personalmente a mis amigos, a los que veré en los días que vienen. Un compromiso, por suerte, depachado ya, más minucias previstas e inesperadas, se han apropiado de casi todas mis horas. Sin embargo, entre salto y sentada, hojeo la prensa impresa, la que de normal leo a través de la red. Y en la del pasado domingo encontré algo que me llamó la atención, en el suplemento Familia de Diario El Comercio. Es un texto de preguntas planteadas por Doña Laura Jarrín que se cierra con una respuesta sugerida que a mi no convence del todo. Como el texto es corto, lo copio, y a continuación anoto mi respuesta – que en verdad no es mía, pues se trata de un verso dicho por un poeta nuestro, Paco Benavides. Entonces:



Yo me pregunto...¿Por qué es tan difícil llegar a acuerdos? ¿Por qué nos molesta tanto perder? ¿Por qué no podemos ceder jamás? ¿Por qué nos cuesta tanto perdonar? ¿Por qué no podemos decir lo que sentimos? ¿Por qué no aceptamos lo que nos dicen? ¿Por qué si nos gusta tanto criticar no podemos soportar la crítica? ¿Por qué culpamos a diestra y siniestra pero jamás aceptamos la culpa propia? ¿Por qué hablamos mal del prójimo pero nos enferma saber que alguien habla mal de nosotros? ¿Por qué mentimos sin rubor pero nos enojamos cuando nos damos cuenta de que alguien nos mintió? ¿Por qué damos consejos que no nos piden pero nos exaspera que alguien nos sugiera algo? ¿Por qué exigimos que nos crean pero no confiamos en nada de lo que nos dicen? ¿Por qué culpamos al resto de lo que nos sucede pero somos incapaces de aceptar nuestros errores? ¿Por qué, como dice ese sabio refrán, vemos siempre la paja en el ojo ajeno pero jamás la viga en el propio? ¿Es acaso nuestro ego el que impide que razonemos y aceptemos que somos simples mortales con fortalezas y debilidades, con aciertos y desaciertos?¿O se trata en el fondo de un complejo de inferioridad que nos agobia de manera tal que logra desubicarnos? "Vanidad de vanidades, todo es vanidad", esta cita del Libro de la Eclesiastés pudiera ser la respuesta.
La respuesta del poeta sería esta: Porque a mi me gusta hacer a los demás lo que no me gusta que los demás hagan conmigo.





28.02.2011

2011-02-28T18:17:59.281+01:00

xe



Bill Viola

2011-01-23T20:47:51.979+01:00

En el especial de Babelia por sus primeros 20 años, hay una serie de textos de lo más interesantes. Cada una de sus secciones, de sus convidados, desde su particular ámbito, celebra el tiempo transcurrido de este publicación dedicada a las letras y las artes echando una mirada al camino recorrido.
Mi lectura se detiene con especial interés en un texto del artista newyorkino Bill Viola, reflexivo y transparente. Admiro mucho sus trabajos; para el camino que hay que recorrer como público impenitente los considero propicios, pues nos sirven como referencia crucial para no perder el paso mientras nos adentramos por entre la selva, la inaudita selva de imágenes que poblan las horas de cualquier mortal conectado o desconectado a la hora del reloj planetario.
Cuando ví por primera vez uno de sus vídeos (Ancient of days, 1979), sin saber quién lo había imaginado y tramado y, peor aún, sospechar de la trayectoria de su creador, quedé punzado, perturbado y curioso por saber más de esa obra y el artista que la había imaginado o, sencilamente, en su busqueda, dado con ella: era la calidad de las imágenes y el tempo de la obra, su manera de contradecir el fluido temporal pero para volver sobre él pletórico de sospechas y sugerencias. Entonces, recuerdo, quedé ecantado como un niño feliz: había dado con una mina insospechada, una ruta, una posibilidad que me expresaba mientras miraba, mientrás intentaba adentrame, primero con los meros sentidos, luego con un vocabulario forzado de urgencia por entre sus segundos dilatados, sus imágenes tan perfectas como fantasmagóricas.
Viola no es un desconocido, no está demás, sin embargo, volverlo a visitar. Su texto magnífico nos da esa oportunidad. Y de paso, un video que nos resume su vida en 60 segundos:

allowfullscreen="" frameborder="0" height="344" src="http://www.youtube.com/embed/Lf6sLevNBD8?fs=1" width="425">

-----------
Página oficial de Bill Viola



The Future of Art

2011-01-04T21:47:07.619+01:00

(object) (embed)

Ha visto alguién ya este documental? Si no, a seguirle la pista, es prescindible desde luego, pero vale tomarlo en cuenta para tener una idea de esa vistuosa ruta que recorren muchos artistas y sirve de referencia a otros, sinde jar de ser exactamente eso, una ruta más.




Giacomo de nuevo

2011-01-02T23:02:24.638+01:00

Acabo de dar con el Blog de Lydia Flemm, una escritora francesa que mucho admiro. Entre las entradas de su bitácora, encuentro un video y una serie de fotos en las que, junto a ella, posa sonreido mi estimado autor Philippe Sollers. Se trata de documentos registrados el pasado 9 de marzo de 2010, en la Bibliothèque Medicis. Les unía esa tarde o noche un asunto de interés compartido: El manuscrito original de "La histoira de ma vie" de Giacomo Casanova, que lo adquirió por esas fechas la Biblioteca Nacional de Francia por siete millones de Euros, el precio más caro, nunca antes pagado por documento alguno.

Euros aparte, me interesa el afan compartido de estos dos autores por el Caballero de Seingalt. Madame Flem publicó en 1995 Casanova ou l'exercice du bonheur, una hermosa biografía sobre el veneciano en la que, de la mejor manera posible -nunca mejor dispuesto el tacto, la observancia femeninas- intenta corregir el tremendo malentendido que pesa sobre la figura de nuestro veneciano de marras (Es castellano hay una versión del libro bajo el nombre Casanova, el hombre que amó de verdad a las mujeres). Desde otra perspectiva, pero apuntando en igual dirección, lo ha venido haciendo Philippe Sollers. Varios son los títulos dedicado a Casanova (ver aquí una lista), pero destaco uno aparecido en 1992 Casanova, l'admirable, que acaba de reeditarse en francés; lastimosamente, no tenemos una versión en nuestra lengua.
 


Empezar el año trayendo a mientes a estas dos personas es de mi completo agrado. A finales del 2011, si no se cruza nada inesperado en el camino, ellos serán de nuevo noticia. Monsieur Watzlawick, el editor de "L'intermédiaire des casanoviste" me comenta por mail que la Biblioteca Nacional de Francia prepara una gran exposición sobre el veneciano, a la que, paralelamente, se juntan los esfuerzos de Editorial Gallimard (Sollers es su director) que prepara su edición definitiva y anotada de la Historia de mi vida.

Lydia Flem et Philippe Sollers, (photo Thierry Sauvage)