Subscribe: MOKA MOLA
http://autobriografanoautorizada.blogspot.com/feeds/posts/default
Added By: Feedage Forager Feedage Grade B rated
Language: Spanish
Tags:
ahí  así  bueno  cuando  dos  entonces  era  fue  había  hacer  luego  muy  más  nada  qué  sin  solo  también  tan 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: MOKA MOLA

MOKA MISS CHIEVOUS





Updated: 2018-04-22T03:19:39.830-07:00

 



No rompan más, mi pobre corazón, está queriendo vino fino entiéndanlo

2017-10-12T19:15:32.488-07:00

Empecemos con la premisa de que me gusta el vino, me gusta la cerveza, y entonces ya estamos del otro lado.Por ende podríamos decir que al ir al segundo Wine & Artisanal Beer Festival, iniciamos con el pie derecho los debidas celebraciones del Oktoberfest. Pagar doscientos pesos por persona por degustar cervezas y vinos es una idea bastante atractiva para pasar la tarde, no sola, pero sí con amigos.Perdónenme el atrevimiento, pero no todo es tan sencillo como para afirmarlo así tan a la ligera. He estado pensando cómo darle vueltas al asunto, pero en realidad el evento fue bastante regular. Y es que el Tapeo tiene una onda rústica, bohemio chic, pero este anexo no se vio beneficiado de esa influencia en absoluto. No tenía nada especial, triste y sin atractivo. El primero estuvo bueno, el segundo, no tenía sino que mejorar, sin embargo, al contrario, me dio la sensación de que lo organizaron como siguiendo una plantilla básica, con prisa o por pura obligación. Para empezar, un indicador con cartulina naranja fosforescente escrita a puño y letra, con su flechita. Un escenario, sillas y mesas de plástico aventadas al centro como fiesta de rodeo. Vinos, cervezas, distribuidores al fondo sin más decoración que su stand, arrumbados al fondo. El piso, en vez de arena me dio la impresión que era tierra suelta vil. Nada me hubiera extrañado encontrarme ahí a unos caballos bailadores.La vez pasada se preocuparon un poco más por hacerlo más variado, acogedor y visualmente agradable.En cuanto me bajé del carro sonaba "Despacito" ¿Qué ganas de estar sabroseándose esa canción para todos lados? La odio, y la fregada rola duró lo que a mí me tomó entrar, pagar, analizar la situación, ver por dónde iba a empezar y tres puestos de degustación. ¡En serio! Hasta lo hice notar y me dijeron "seguro saben que estás aquí" (en alguna ocasión hice una declaración despotricatoria en contra de la rolita en facebook, y cada cierto tiempo hay alguien con espíritu bromita que encuentra alguna novedosa versión de la canción y me etiqueta. Hay una incluso de diez horas). El grupo era el de casa, con su reluciente micrófono rojo (Grupo Rojo). Tocan bien, tienen buen estilo y después se redimieron con otras rolas. Luego, ya entrada la noche llegó otro grupo de corte más rockero, Rastaband de Cananea. A esas alturas ya habíamos formado un grupito y en con ese cantamos todos, sobre todo las de Caifanes.Y he ahí el asunto, si el evento tuvo cierto ángel, fue gracias a las personas con las que tuve la suerte de encontrarme. Primero Susy. Me divisó desde lejos ya que yo había recorrido los stands y tomado las fotos de rigor. La cerveza Delirium que me patrocinó un dolor de cabeza (obvio el nombre y el elefantito rosa me atrajeron muchísimo), y estaba en la salida, con mi cara de nadie me merece, por iniciar la retirada cuando Susy llegó conmigo; ya enfiestada, pues venía del Tekila (un bar que festejaba su aniversario), y traía toda la actitud. Ni modo de dejarla sola.Me sacudí el dolorcito y empezamos la degustación en forma. Tres cuatro cervezas diferentes en el primer stand. Donde me gustó Grand Prestige, tanto la botella, como su contenido.Luego, en donde la lonita rezaba en letritas “Liquis. Farmacia -Autoservicio” (qué conveniente), un señor simpatiquísimo con un vino español riquísimo; Gaudiana suave y que por supuesto terminé comprando. Si quieren saberlo, fue mi favorito de la noche y también el de mucha gente; persona que veía o saludaba, persona que traía una botella de esas bajo el brazo. Comprabas una botella y te daba dos copitas (de plástico transparente, muy coquetas) para que no te vieras mal, tomando tu vino directo de la botella. «Hay que tener tantita más clase con el vino» le decía a la gente. Curioso, esas copitas jugaron un papel decisivo ya entrada la noche.Pasamos al stand más vistoso; el de la cervecería 2-14 Brewing Code Mexicali. Tenía las llavecitas para servir, cada una con su nombre. Todo un diseño muy fresco como su cerveza QQmber. Así c[...]



Deja vu del 85

2017-09-22T21:23:47.699-07:00

Yo era muy pequeña, lo reconozco, pero estaba en el baño bien sentada en el trono de porcelana cuando primero escuché un rumor sordo , grave y luego todo se agitó.  Recuerdo entonces que mi tío era un chamaco Rover  Scout y fue la única vez que se levantó temprano y que en menos de cinco minutos ya estaba listo (bueno esa y cuando me llevaba a la escuela que le dije que lo esperaban las de prepa). Yo feliz (y jodona) pensé que me llevaría con él a su punto de reunión, en el Parque de los Venados con sus amigos. Estábamos en la Colonia del Valle de vacaciones.Y no, no me dejaron ir al parque. Me dijeron que el edificio donde trabajaba mi abuela se había caído Había un silencio pesado y peligroso. Solo se interrumpía por silbatos y uno que otro grito. «Hay gente atrapada entre los escombros» no sé quien dijo eso, pero seguro ayudó a que calara en mi el quebranto de su voz.Mi tío regreso como después de tres días, con costras de sudor y tierra, con el cuerpo cansado y la mente sofocada. No regresaron por voluntad propia, los habían mandado a descansar. Y al día siguiente, se levantó sin dar chance a pensar nada con el cuerpo laxo, le dolía ponerse siquiera shampoo, y antes de que le llamaran ya estaba de nuevo con su tropa. Uno de tantos. Uno cercano.Años después leí sobre el suceso. Años después me enteré bien y desde entonces mi tío, que ya era muy querido, se elevó a categoría de héroe para mi. Quien sabe que hizo, quien sabe que vio, pero no importa, porque se paró y no una, sino varias veces.Teinta y dos años después (no saquen cuentas por favor, qué de mal gusto), mandaba mensajes por whatsapp con mi mamá. Habían internado a mi abuela  y nos estaba pasando las novedades. Todo bien, pero hay que hacer no sé que tanta cosa, cuando escribió «Tembló, cabrón!». Estaban en el décimo piso del IMSS de Plan de Ayala.Me había quedado con la idea de que en varios lugares iban a hacer simulacros en conmemoración. Pero mamá confirmó una vez más. Tembló, y horrible. Estaban evacuando a todos, incluso a la abuela. Todos, significaba todos.Y luego las comunicaciones se cortaron. La luz se fue, un caos. Las fotos y la noticia empezaban a correr.  No fue un temblor fuerte, fue devastador. Igual que el del 85.En la ciudad de México se desplomaban edificios, había gente sepultada.  Poco a poco, como encendiendo velitas, se fueron reportando la familia y los amigos. Muy breve, porque las redes estaban saturadas y no había servicios. Un solo «estoy bien», o actualización en face me bastaba para tranquilizarme un poco. Y no solo a mi.Yo que no lo viví tan cerca y que solo lo leí me causaba angustia. No me quise imaginar los demás.La situación se agravaba, los edificios no terminaban de caer.Sin embargo fui testigo de como la gente se volvió un un solo pulmón, un solo corazón. Respiraban y latían juntos.Ahora, en esa misma casa, en la Colonia del Valle, le tocó a un primo, Oscar. Y aunque es músico y no un scout, también salió a la calle a ayudar. Con su casco y tapabocas ya forma parte también del panteón heroico familiar.  También otros que andaban en labores de rescate.Ya no eran unos cuantos, eran miles. La vida se detuvo y las redes explotaron, usándose para ayudar.Aquí, allá, picos, palas, comidas, cascos, lámparas, agua, pilas...Y México con su ejemplo conmovió a el mundo entero.A partir del 19 de septiembre cantar el himno nacional mexicano, ya no será lo mismo, por lo menos para mí no lo será. No lo podré escuchar sin que se me apachurre un poco el corazón y se "meta una basurita al ojo"."Un soldado en cada hijo te dio" ... Ahí, cada uno de los voluntarios, rescatistas y gente que dona tiempo, fuerzas, el producto de su trabajo; como la señora que sacó un anafre y le puso más agua a los frijoles, el taquero, el médico, o  el ferretero, los que organizan las donaciones y los centros de acopio, la que dijo que no podía salir pero que cuidaba a los niños de quien qu[...]



Resulta que todo es arte

2017-09-12T21:00:00.867-07:00

Recuerdo en mis años mozos, en la universidad, en el primer semestre de Artes, la pregunta oficial de todas las materias era ¿qué es el arte? Y no quiero ser pretenciosa, pero terminamos la carrera sin poder definir el concepto.En un curso del CENART, también, fueron dos semanas intensas donde los inscritos escupían frases y citas de tanto libro se cruzara por sus mentes, y hasta que cambiamos de tema (y dejé el curso, no llegué ni al mes) no habíamos llegado a un consenso.  Mi última aportación fue la conclusión a la que llegué (ya fastidiada, lo acepto), es que el arte se se regía por modas. La guía de mi grupo hizo la observación de «ese es un buen inicio». Cada autor, curador, crítico, escritor y espectador, tiene su propia idea (que cambia conforme les convenga y les vaya en la feria).Y me sentí un poco estafada. Figúrense,  yo aún creyendo en la inocencia del arte.Estaba viendo un video en  facebook y recordé la entrevista famosa de  Avelina Lesper sobre el asunto de la apropiación, el discurso y la definición en negativo de lo que es arte, en otras palabras, señalando lo que no es arte,  (a la pobre ya la traen como banderín del América en transporte colectivo cada que alguien saca algo nuevo, hasta memes tiene).Es un video en VICE (por favor, contengan sus "eye rollings", esto tiene un punto, lo prometo) sobre las hermanas gemelas Kaplan, muy coquetas, que "duermen desnudas con juguetes" se toman una foto para Instagram y al día siguiente lo subastan o lo venden a trescientos y pico de dólares.Ese es el proyecto de arte pop llamado "boy toys".Según el video, eran unas pendejitas con talento hasta que llegó el autonombrado "artista más famoso del mundo" (literal, pero en inglés) venido a menos, ahora mánager a  regentearlas.  Claro que para la entrevistadora, le pareció más importante el tópico de que si el arte de estas artistas es o no feminista. El chiste se cuenta solo.Una disculpa de antemano por hacerles perder su tiempo si es que vieron el video, o están aquí leyendo porque creían que iba a tocar puntos más importantes.Ok. Sí, también pintan, pero tampoco podemos llamar a eso arte, porque son meras copias de screenshots (de escándalo de famosas), y las obras en sí, no son importantes como lo son ellas saliendo en las fotos mostrando las obras como escorts con ropita manchada. En toda escuela de dibujo, uno empieza copiando. Obvio también se escucha, que lo importante es ser famosas, y qué mejor que el título de "artista" para ayudarles a cumplir esa función (ya que para todo lo demás se necesita estudiar, supongo). Son mero producto de marketing para oportunistas (su madre incluida).Estoy de acuerdo que el arte se ve en retrospectiva. Solo así las cosas tienen sentido, uno ve el presente mirando al futuro y todo es caótico y por lo mismo, todo es permisible. Sin embargo cuando uno mira para atrás, las conexiones se unen y puede hacerse preguntas para pensar un poco más de forma analítica sobre el  futuro.Un ejemplo sería, si yo viera un juguete de esos, ¿sería capaz una persona cualquiera de entender su altísimo valor? O de tener una de sus fotos en dos años ¿la enmarcaría? Es más, si viera su instagram sin ver el video ¿entendería de qué va la propuesta de la fotografía? La respuesta es no. Ni le busquen ni traten de justificar, por favor que PlayBoy tenía fotos de mucha mejor calidad (en diferentes grados de "sugerencia") y no las veo enmarcadas en las casas de nadie. Cuando mucho guardadas respetuosamente debajo del colchón.¿Vender cosas usadas por mujeres? Por favor, Japón lleva la delantera desde hace muchos años.Pero este no es el único caso (es obvio). Hay una "artista del tatuaje" que no sabe dibujar ( sin pena, así la anuncian) y por ende hace unas cosas monstruosas y de mal gusto. Pero se puso de moda, porque seguramente algún hipstercillo anti mainstrem (que en realidad sería muy pro mainstream) influenster  se tatuó [...]



Escribir no es como lo ponen en las películas

2017-09-07T20:11:35.519-07:00

Digo, no es una necedad, todos sabemos (o bueno, por lo menos espero que algunos) que nada (o casi nada) es cómo en las películas (o en algunos los libros).Sin embargo hay una ilusión, aunque sea vaga, de que todo pase en, no sé, máximo dos horas.Te ponen la idea de que un escritor, cualquiera, escribe todo de corrido, en días y noches de acelerada creatividad sobre estimulada. El individuo o la individua en cuestión,  en una postura de absoluta concentración, no se separan de una maquina de escribir (o computadora) si acaso lo hacen es para prender un cigarro o servirse café. Entran en una especie de trance con éxtasis y todo fluye cual locura en manicomio. Encorvados, abstraídos; el genio (o genia) trabajando, plasma las letras, así se quedan y salen al mundo .Una vez terminado el trance maníaco, con las manos acomodan las hojas y las llevan con un editor que lo lee en minutos y ¡tadá! ya está. La vida de un libro ha comenzado.No sé si para todos aplique, pero por lo menos para mí no es, ni ha sido (y sospecho que ni será) así."All work and no play makes Jack a dull boy".Hoy, mi opera prima, aquella que "terminé" hace dos años, aquella ya subida a Lulú (y que no veo a las hordas de amigos y familiares leyéndola), entra a revisión de nuevo, ahora como "servicio editorial", gracias a algunos comentarios que he recibido de los que ya la leyeron. Algunas palabras, o puntuación, o incluso algunos puntos confusos, etcétera, que según yo ya he revisado pero se me pasan por alto, y cada vez que la toco corre el riesgo de que le cambie cosas. Entonces dije, ya que me pagaron de la Casa de Cultura, qué mejor que invertir este poco dinerito "extra" (entrecomillo, porque en realidad, nadie realmente tiene "dinero extra", solo ideas y prioridades), en que un experto le de una pulidita, y lo mandé a Skribalia.Esta sería la revisión número... *Moka hace cuentas con sus dedos*... sí, la número pinchemil. Entre leídas y releídas, es donde se nota el embuste cinematográfico y romántico del mundo de las letras.El mundo de las letras es realmente ingrato. Nadie quiere saber mucho de tus creaciones a menos que seas JK Rowling o Stephen King,( bueno ese no, pongamos a George RR Martin), digamos a menos que tus libros alcancen algunos cientos de RT´s en twitter por parte de una editorial (entiéndase autor famoso). La otra opción es tener drogas a montón en tu casa con aires de generación beat. Es más por morbo que por otra cosa.Ahora bien, los trances maníacos (o de febril felicidad creativa) se acaban. ¡Y vaya que lo hacen! Van y vuelven, si tienes suerte, disciplina, musas, lo que sea. No es solo todo de un tirón, porque la historia luego se alarga o se acorta o de pronto sale alguien que no tienes ni de porqué salió. Un palabra que ya no te acuerdas, y empiezas a buscarla por todos lados. La historia te empieza a parecer un sinsentido, uno pelea consigo mismo. Un día estás de malas, otros de buenas  y así.Te puedes quedar horas (HORAS) viendo el remolino del café o jugando con la bolsita del té., levantando la cara, alargando la mirada y volviendo a la muy importante labor de crear remolinos y ondas.Beber ¡claro!, ponerse borracho, no. Y no es un asunto de moral o sobriedad laboral, si no porque ya es imposible atinarle a las teclas ¿Lo han intentado? Yo sí, en la prepa, y créanme, no salió nada bien. Estoy segura que si hubiera sido máquina de escribir, me hubiera quedado enredada en la cinta como gato y con el tambor donde se enrolla la hoja, en la mano. En la actualidad si hago eso, agarro la jarra en mi casa, me pongo a bailar y cantar, o me voy a un bar, a casa de alguien y llego a casa a las cinco o siete "aeme", levantándome con una hueva impresionante. Obvio, cero productivo.Empiezas con la mejor disposición y terminas en las peores fachas. No se diga más, se da uno cuenta de que la comodidad lo es todo. Y por eso mismo, si realmente lo haces en serio, no te vas al Starbuc[...]



De parejas y temas que ya no están de moda

2017-09-03T20:32:17.934-07:00

Aunque ya pasó,  no quería dejar de opinar sobre el tema.En estos días ha habido toda una revuelta porque un restaurante en Hermosillo, el Santos Grill, decidió hacer uso de su "nos reservamos el derecho de admisión" y lo extendió a "nos reservamos el derecho a negar el servicio por conductas inapropiadas" o como dice su carta de disculpa: mientras no sobrepase los límites de la cordura.Hasta aquí, suena a una tarde común en un parque público, sin embargo lo que más me llamó la atención es ese asunto de los límites de la cordura, o bien, lo  "subido o subidito de tono" (que no por ponerlo en diminuto sirve más para disculpas) de las muestras de afecto. Y me queda en la cabeza que ese es un peyorativo que se usa más que nada en adolescentes. Estos al ser tan explosivos, efusivos y pródigos en la experimentación, hemos tenido el gusto de ser testigos (y en su debido tiempo cómplices y autores) de escenas donde se les pasa la mano (casi literal), abstrayéndose de la realidad y queriéndose comer el mundo a besos y mordiscos. Entonces, bueno, es deber de todo transeúnte, abuelita, padre madre, maestro etc, el de hacerle saber que sus acciones están siendo observadas por más personas y sobrepasando el límite de la interacción física tolerada para muchachitos de su edad (la ironía va incluida). Y así aprendemos, como la carta de disculpa misma dice: hay lugares para todo (al grito común de "sáquense p'al hotel"). Sin embargo, en el mundo adulto, poco he sabido que se le llamé a atención de esta forma. Salvo sus grabadas, exhibidas y contadas ocasiones, los adultos, ya por naturaleza neurótica, lo que menos quieren es meterse en problemas.Todas sus acciones van regidas bajo las preguntas existenciales "¿es mucha bronca? ¿Y si mejor ya lo dejamos así? Ay no ya, mucho pedo". Y si alguien causa encono, mejor aplican la retirada antes de optar por la confrontación. ¿Por qué? porque el ser humano adulto lo que quiere fuera del trabajo es pasarla lo más relajado posible, sin meterse en problemas de a gratis. Cuando sale, es para distraerse.Esto aunado a la cultura de justicia religiosa de que "ya recibirán su castigo" (karma, las vueltas de la vida, diosito, los santos), hace que los adultos sepan de forma casi programada que los "desfiguros" se hacen en bares y lugares donde donde uno estima perder la autoestima, y no en restaurantes.Ahora bien,  si tenemos a alguien con un comportamiento impropio (que suele ocurrir) y se ve que va a causar problema, normalmente se le llama a la gerencia (o al cadenero del bar experto en artes marciales varias) y a la policía. Pues consideramos que si es adulto, ha de tener una razón etílica, drogadicta,  bastante sociopática (y altanera) para comportarse de esa manera escandalizando al público.Pero hacer una llamada de atención, y correr a discreción, apela a la culpa y a la vergüenza,  y a que la persona que ejecuta esa llamada de atención se sienta con superioridad moral. En otras palabras actúan bajo la premisa de que lo que hacen no es correcto, lo que hacen está mal.He ahí el asunto.El individuo que solicito y ejecutó la evacuación de la pareja no lo vio como una amenaza a no otra cosa que a sus "buenas costumbres", pues el acercamiento y la excusa se usa  más que nada cuando se trata de adolescentes sin control.Es decir, que el "subido de tono" seguramente fue él.Y no es por defenderle ni nada, pero seguramente pensó (y creyó, muy importante) que después de un besito de piquito, seguía toda una escena erótica. Y la culpa en este caso la tiene el porno. Qué con cualquier caricia inocente se puede llegar a situaciones bastante inverosímiles (quien haya visto tres segundos de una película porno de estándares estereotípicos sabe de lo que estoy hablando).Entonces un resbalón de dedo, una mano en el muslo, un guiño pueden derivar en escenas aptas para el público adul[...]



La contaminación de la actualidad.

2017-09-02T13:36:21.763-07:00

Con Umberto Eco tengo la mala costumbre de leer con el teléfono al lado, para una "rápida" búsqueda o consulta, porque tiene muchas referencias a otros libros o asuntos históricos, pero más que nada a la consagrada vida política, intelectual y social italiana. En eso estaba, cuando hace mención de un libro que se llama La scienza della fantascienza, me llamó mucho la atención su contenido (me encanta todo ese asunto y más cuando tengo un libro en borrador con esas ondas, lo idea sería que tuviera la decencia de informarme lo más posible). Entonces, lo busco en internet ¿Y qué me sale? Un bartender. Un bartender muy  famoso de Argentina. una maravilla social con un libro que no es el que yo quería sino El Mar de Tato,un libro de secretos de coctelería.No que yo tenga algo contra de lo cócteles, ni mucho menos de los bartenders (creo que son los curas, confidentes y confesores de una muy hermosa religión hedonista), sin embargo en esta ocasión buscaba a otro autor un tanto más sesudo, según lo anuncia así el propio Eco.Y no lo encuentro.Muchos dicen "si no estás en internet, es que no eres nadie, no exites" y otros agravan la premisa con un "si no estás en las primeras dos páginas de Google estás destinado al olvido".El mundo habla de las fake news como si fueran el cáncer del internet, sin embargo yo creo que lo son las noticias superficiales. Como es al cliente lo que pida, tenemos páginas y páginas de contenidos que no sirven más que para sentirse muy actual y chismorrear en los cafés.Las fake news se pueden identificar con un mínimo de sentido común (la mayoría de las veces) o checando las citas y fuentes (que muchas veces no traen) , o simplemente con ver la "sourse", es decir, la url de la página en la que vienen.Ahora traen todo un desbarajuste con eso, pero en lo personal creo que estamos perdiendo la habilidad de discernir y descartar, y nos dejamos llevar por tópicos escandalosos. Basta con que una persona diga algo y tenga cierta vistosidad (ya no digamos credibilidad, solo que sea famoso porque su cara es conocida), para crear una bola de nieve y luego una avalancha tragándonos de paso con todo tipo de comentarios e historias alrededor. La pregunta aquí es ¿ En serio no se les hace sospechoso todo eso?Ahora bien las shallow news, más peligrosas (a mi parecer) son las que flotan por todos lados, filtrándose en nuestros gustos con tópicos "interesantes" (como todos los que nos salen en Facebook, como las pipas con sandía, las albercas infinitas más impactantes para tu próximo viaje, desmaquillantes naturales y la vida y obra de seres desconocidos con actos random de bondad que son autograbados) y que están bien citados, cimentados y argumentados (aunque las fuentes sean dudosas en como los de tópicos esotéricos y estéticos). Nos desligan por completo de la actualidad y nos alienan o diluyen los temas que deberíamos de darles nuestro interés, pero por nuestra propia elección les damos prioridad y llenamos nuestras vías de información con estas características. Porque es bien sabido que ya los buscadores (y la tecnología en general casi) aprenden sobre nuestras preferencia , nuestros clicks y nuestros hábitos y voila! luego hacen sus propias selecciones y todos tan contentos.Lo reciente o popular no deja espacio a lo importante y/o qué sirve, porque aunque yo crea que un bartender es un ser necesarísimo en este planeta, su vida, obra y vacaciones, me importan un poco menos que el crecimiento al natural de un árbol de mangos (a menos que sea ne Marte, así de ingrata soy) y no lo puedo comparar con un autor que deglute en su libro la fantasía de la ciencia o exponga sobre la influencia de la literatura policíaca en la metodología de científicos y filósofos.Y termina uno por considerar si comprar el libro del ...¡Oh! ¿Saben qué? Ya no importa, never mind... Me equivoqué en una letra, no es [...]



Harry Potter en contra de las artes oscuras de la adultez

2017-08-28T12:33:45.589-07:00

Ha llegado a mis manos la caja de Loot Crate de Harry Potter.Me emocioné tanto que, antes de pensar siquiera en abrirla, mi miré desde todos los ángulos. Venía cerrada con una estampa de Expecto Patronum, que quité con cuidado y después pegué en la tapa de la computadora. Luego, en mi "foreplay"  ya procedí a abrir la caja con lentitud.Es hermosa (obvio no la tiré). Me sentí como niña en navidad. Esa sensación de que esa caja contiene sorpresas y de que todo te va a agradar. Cuando presumí la foto, una amiga comentó «No pensé que fueras tan potterhead». Y no, según yo no lo era (aunque he hecho mis test del sombrero seleccionador, de a que casa pertenezco; Ravenclaw).Me gusta, obvio sí. No lo suficiente como para ver cada fin de semana el maratón completo de películas en Netflix, pero si lo suficiente como para haber leído algunos libros, incluido el último.Se me hace fantástico como fue el brote viral de un libro por el que nadie apostaba a soñar con fantasías de ese modo.Pero en cuanto la vi, dije que quería tener algo de Harry Potter y como soy tan indecisa y luego peco de práctica (esa doble moral adulta que dicta «para que quiero eso, es una tontería, mejor gástatelo en algo que sí necesites, luego regresas...» etc, etc, etc), qué mejor que la oferta de una caja en la que no tenía que andar escogiendo su contenido.  Además, de que nunca lo había hecho; gastar expresamente en memorabilia de esa forma. Tenía doble emoción.Entonces, la pedí con toda la necedad del berrinche infantil de «quiero algo, no sé bien qué, pero algo, y espero sea fantástico y lo que yo siempre quise». Y como hechizo ocurrió. Las palmas se las llevaron los soportes de libro y la varita/pluma, del anillo tengo mis inquietudes (¿por qué hacer un pin plano de un anillo y no hacer simplemente el anillo?)Pero bueno, esa es la magia; es un regalo para los adultos, a los que Santa Claus ya no les trae juguetes porque ya están grandes. Pero que nos negamos a crecer. Incluso hice un Leviosa o un Scourgyfy con mi varita pluma cuando nadie me vio. Tranquilos, lo googleé. Hay una lista de hechizos, y busqué uno de limpiar, por si se daba la casualidad de que por asuntos de licencias literarias existenciales del universo, ocurriera el milagrito (que tengo la inquietud de que no funcionó porque no tuve la suficiente fe).La pesada carga de tener alma de niño en la adultez. Uno con ideas de este tipo, queriendo escapar del mundo de los grandes (porque no teníamos estas cosas tan padres cuando éramos chicos), y otros aprovechándose de que en la adultez ya gozamos de cierto poder adquisitivo y de la capacidad de hacer nuestras propias elecciones que en ocasiones es bastante pobre.Sospecho que es un asunto generalizado, solo que, a diferencia de muchos, no tengo hijos para echarles la culpa (si gustan pueden envidiarme, pero solo hasta el punto en que sea saludable).Pero, si en realidad uno lo pone en datos duros (un poco de reflexión adulta), todo este asunto es algo de locos. Compras una caja que no sabes que tiene, y ese es justamente el argumento de venta.  Y los de temas específicos, son más caros que los de temas genéricos. Incluso te puedes suscribir a recibir una por mes por no sé cuanto tiempo. Quien haya pensado en esto es un genio, que pensó justamente fuera de la caja (o atinadamente supuso que eramos como Homero Simpson, que cambia el super premio por una caja misteriosa), pues no te venden un producto, directamente te venden emociones. La espera, la emoción. El producto es la sorpresa. Es como, un culto geek. Y aún no he decidido si es algo monstruoso o fabuloso.Puede ser el colmo del consumismo y un buen marketing, o el resultado de la soledad y alienación. Tener cositas bonitas originales y exclusivas (todas made in China), para sentirte visualmente miembro de tal o cual gr[...]



Los fenómenos del eclipse

2017-08-19T13:28:44.114-07:00

Estoy muy triste y algo consternada. Y espero no herir susceptibilidades,  pero a estas alturas honestamente creo que ya no me importa.El motivo de mi desasosiego es precisamente que la inteligencia humana va en detrimento. El eclipse ha generado una oleada de artículos e ideas como queriendo desentrañar  los misterios de la biblia mediante el uso del péndulo de cuarzo.Por un lado estamos poniendo naves espaciales en cometas y por otro lado advierten a las embarazadas no salir en el día del eclipse y poner unas tijeras abiertas con un listón rojo, enterradas en el pasto o en una maceta al exterior.Es verdad. Lo he leído y no, no voy a poner el link, porque no me gustaría que se le genere visitas (aunque sean por morbo). Pero no se preocupen, en algún momento les va a salir en su timeline.También he visto que se suspenden clases, el tipo de material que hay que poner en las ventanas, que cubras a tus hijos con un manto blanco de pies a cabeza para que repela las energías, y que dicen que es una señal de dios que esta en contra de Trump o que anuncia el principio del apocalipsis, que ahí donde se forme el eclipse total, de ahí se van a abrir una puerta a otra dimensión donde saldrán brincando demonios o alguna otra idea aberrante similar.Salir corriendo, santiguarse, atemorizarse, darle un significado metafísico o colgarle el milagrito del evento astronómico a alguna entidad, son asuntos barbáricos (más ligados los remotos inicios del hombre que a las expectativas del siglo XXI).Hasta las culturas prehispánicas sabían predecir los fenómenos astrales de este tipo. Y no, no eran asuntos de magia, humos y peyotes; eran cálculos hechos por gente inteligente y observadora.¿Qué creen que va a ocurrir? ¿Caos, pánico, destrucción y muerte estilo comic de Hellboy? ¿Invasión extraterrestre mientras estamos embelesados con el disco solar opacado? ¿Lavado cerebral masivo magnificado por los poderes del eclipse? Lo más que puede ocurrir es que sean tan necios que quieran ver todo el eclipse de frente en todas sus fases y se quemen la retina (que por cierto, por favor no lo hagan).Hay relatos en la que los conquistadores llegaron a México queriendo asustarlos con un eclipse, diciendo que su dios era mucho más poderoso que cualquiera de los tantos aquellos que adoraban los conquistados, y les concedería el poder para oscurecer la tierra.Los nativos ni siquiera consideraron la posibilidad de que aquella premisa fuera cierta. Sea lo que fueran a hacerle a aquellos que, en cuya desesperación le apostaron a la furia de los dioses, lo hicieron (y no han tenido su momento cinematográfico mayor, obviamente por que no es tan impresionante como Prometeo peleando contra los titanes, o Moises abriendo el Mar Rojo, y el final es mucho menos esperanzador).Entonces ¿Porque tantos siglos después, cuando la tecnología ha rebasado la magia y en nivel de vida ha alcanzado lo que tantas pócimas prometían, seguimos abrazando ideas que parecen rescatadas del oscurantismo?Y si alguna de esas predicciones fantásticas, ovníferas (de OVNIS, por supuesto)  fatalistas ocurre, según las teorías de conspiración, ni nos enteraríamos por que las encubriría la CIA de forma muy eficaz.[...]



Encuentros del siglo XXI

2017-08-07T20:36:30.894-07:00

Sé que muchos familiares (incluso amigos) se van a sentir celosos, apartados  o indignados (ya escucho los típicos  reclamos "claaaaro y a mi ni las buenas noches" ) y puedo comprenderlo (incluso espero acepten mis disculpas), pero estas cosas no pasan todos los días... Bueno, por lo menos no a mí.Aclarado el punto, continuemos.Este se me ocurrió  que era un encuentro familiar muy típico del siglo XXI. Esa idea me cautivó y por eso he ido muy decidida a la ciudad de México con Adriana Hammeken, una tia (prima de mi papá) a quien no conocía en persona en absoluto y cuya interacción se dio exclusivamente por medio de Facebook.Supongo nos agregamos como cualquier persona; por curiosidad, recomendación y/o por apellido. Nació  una curiosidad mutua, inteactuamos con likes que escalaron en breves saludos por chat, hasta que culminó en una timida invitación a vernos en persona.Me gusta pensar que de cualquier otra forma, no hubiera ocurrido la cita y seguiríamos siendo extrañas la una de la otra. Ahora bien, el asunto no fue inmediato. Habíamos quedado en otra ocasión  y algo se atravesó que tuvimos que posponer.  En ese inter, seguimos  con los saludos e interacciones en publicaciones de facebook. Ahondábamos nuestro conocimiento del otro mediante las diarias dosis de lecturas de post. Dándonos una idea de su personalidad. Yo quería ir a ver la puesta en escena de la obra de teatro que escribió  (Icebergs),  y ella leyó mi novela (se los pongo así para que vean que no es tan recíproco como parece, lo que me causa un poco de pena). Y ahora me hice a la idea de que seria bueno completar ese compromiso de vernos y conocernos al fin, en persona, frente a frente. Saber cual era el tono de nuestras voces y dimensiones reales, antes de que la relación se enfriara y corriéramos el riesgo de caer (no de manera consiente ) a ser uno de esos tantos "amigos" del montón que engrosan el ego en la red social.No les voy a mentir, si me causó un poco de ansiedad. ¿Y si no le caigo bien?¿Y si el encuentro terminaba siendo un desastre?  Pues tengo la febril idea que luego soy más agradable leída que en persona.Sin embargo, es justo ahí donde está el sabor picante y dulce (como el de sus chipotles con piloncillo, ricos, pero que aún no tengo ni idea de con qué tipo de comida vayan) de la aventura social (yo categorizo las aventuras en tres: la física, para la que gozo de nula condición, la gastronómica que es indirectamente proporcional a la física,  y la social, para la que que he llegado a entrenar un poco y tengo más resistencia).Pasó por mi a Taxqueña y en el auto comentamos sobre lo inútil que parecen ser los libros de superación personal. El primer paso se habia dado y el hielo se habia roto. Tomamos café en un lugar coqueto y luego dimos un recorrido rápido por la plaza.-¿Te molesta si pasamos rápido a Gandhi a...?Cafe y libros, mi mero mole. A lo que tuviera  que ir ¿por qué me habría de molestar? Me hizo observaciones atinadas sobre mi primera novela que revolotean en mi psique y que agradezco infinitamente   (y también agradezco a todos aquellos que de igual forma se tomaron el tiempo de hacerlo); platicamos sobre nuestras vidas, los climas de nuestros respectivos lugares de residencia,  de libros que nos venían a la mente, de las bondades de trabajar desde casa (y luego de las desventajas ), y me quedé con ganas de preguntarle sobre su obra de teatro. Incluso me había hecho una nota mental de ello, por si me atoraba en los temas de conversación, "que no se te olvide preguntarle de su obra. A ver si hay funciones,  como le fue, de que trata y todo eso", y ¿qué creen? Exacto, se me olvidó por completo. Supongo la charla no requi[...]



Si yo hubiera sido la Caperucita, de seguro hubiera adoptado al lobo

2017-07-31T15:26:28.187-07:00

Tengo en mis manos el libro de "Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes". Está hermoso, bien armado, lleno de color, dibujos y de historias. Bien intencionado y me encanta tener un compendio de historias que rescaten los logros de mujeres a través del tiempo para inspirar a futuras generaciones.Sin embargo, tengo mis quejas.Uno, no son cuentos, son mini biografías (estampitas monográficas como las que comprábamos antes, para hacer la tarea de historia o civismo), lo que le da un carácter más enciclopédico. Y dos, que el discurso de venta me parece esnobista y más marketing que verdadero compromiso.Que las niñas se sentían desilusionadas por los roles de los papeles de protagónicos. Que necesitaban mejores modelos para seguir y admirar.¡Pero por supuesto! La mamá de Caperucita o el papá de Hansel y Gretel no creo que apliquen para padres del año. De Blancanieves, y la de la Cenicienta ni se diga.Si a alguien hay que cambiar en esas historias, es a los padres, madres, madrastras y padrastros.Sin embargo, los cuentos de entonces tenían un fin didáctico: Si te sales del camino te comen, si desobedeces lo más seguro es que mueras. Y, la más importante de todas, que hay peores padres que los de uno.Crecí con los cuentos de Oscar Wilde, Grimm y Andersen. Ese fue un regalo de mi abuela a mi mamá cuando nací (creo, no es que me acuerde). Quiero suponer que me los leían cuando apenas estaba desarrollando los sentidos, hasta que llegó el maravilloso día (tanto más para mi mamá, pues la relevé de esa tarea) de que tomé la lectura en mis manos y releía los cuentos tantas veces como quisiera.Nadie me dijo cómo debería yo sentirme afectada ante tales historias.Cómo diría una amiga abogado (entre bromas y no al respecto de este tema):  eso es dirigir y condicionar al testigo.Yo las tomaba como quería y no recuerdo en ninguna haberme cuestionado por sus roles , si no por sus decisiones. ¿Por qué hacen esto, por qué hacen esto otro? Que tontos, Yo lo que hubiera hecho es... Mi mamá me decía que era porque ellos no habían tenido la oportunidad de leer cuentos antes (supongo que es cuando empecé a sospechar que el empirismo estaba sobrevalorado).Y entonces, dejaba volar mi imaginación; con la historia base creaba el fanfic en mi cabeza.No me importó que en las historias fueran niños o niñas. Para mí eso era circunstancial. Tenía un amiguito que siempre salía a comprar las tortillas para la comida, y su travesía bien podía ser el cuento de Caperucita (o de las habichuelas si había lugar en las maquinitas).Con mis dos hermanas habíamos hecho el pacto de comernos la casa de dulce por turnos, por si aparecía una bruja, pero sobretodo de no olvidar de agarrar para llevar.Cuando nadábamos y jugábamos a ser seres acuáticos, era de lo más normal y natural suponer que había sirenas y sirenos. Pero nadie quería ser la sirenita del cuento por boba, preferíamos a las amigas de She-ra.No me ofendí, no crecí con rencores. No salí (creo yo) con aires lánguidos de princesa (que a quien deberían echarle la culpa es a Disney, no a los cuentistas, quien entendió su culpa y quiso redimirse con Frozen, que bueno, nada tiene que ver con la reina de las nieves).Aprendí de estos lo que me dió la gana. Tenía un perro nana, (sí como en Peter Pan) y estoy segura que si me hubiera salido un lobo, me lo hubiera llevado a la casa como tantos otros animales que tuve.[...]



Llego a Cuernavaca y se abre un hoyo

2017-07-14T11:28:00.651-07:00

Suena extraño,  apocalíptico e incluso para quienes me conocen podrian afirmar que mi presencia ocasionó que algunos seres supernaturales, salieran y me hicieran compañía... podríamos  imaginar, bromear con diferentes ideas graciosas,  truculentas y demás,  pero la realidad es mucho peor, es terrorífica.Seguro ya están al tanto. Ya han visto algunas noticias al respecto: en el paso express se abrió un enorme agujero en le que calleron y murrieron dos personas. Padre e hijo.Suena a  accidente,  pero fue vil negligencia.  No sé,  ni me imagino, ni quiero tampoco intentarlo, pero las noticias y las columnas afirman que el joven habló a su novia justo después  de caer, como a  las 5 am, y no los rescataron hasta mucho tiempo después. Porque parecía que hacían las labores para sacar el carro. La grúa no aguantaba y cosas asi.Luego viene el insensible  tweet de la SCT: "Se rescató el auto. Los dos ocupantes fallecieron ".Sentí impotencia y miedo. Mi hermana pasa por ahí,  y estoy segura  que de igual manera, los familiares de muchos más. Eso es terrorismo: gozar del cinismo descarado, la impunidad, el robo, la indolencia. Mi mamá recordó el caso de un niño enterrado en los escombros ocasionados por una bomba en Siria. Un caso muy sonado y compartido en redes. También  recordamos como en el temblor del 85 en México la gente escarbaba con las manos, y de edificios  enteros derribados lograban rescatar personas con vida. Y aquí,  A pesar de ser la era de la información, todo fueron especulaciones, hasta mucho despues. Nadie dijo  que lamentablemente fallecieron minutos despues o en las horas siguientes (que es la sospecha general), lo cual me parece horrible. Porque se tardaron en atender. Porque los dejaron ahí. Porque ese tuit, los redujo al nivel de accesorios,  de personas a  ocupantes de un carro rescatado.  Yo no quiero eso para mi hermana, yo no quiero eso para nadie (bueno,sí,  tengo a algunos candidatos, pero eso es un asunto  personal).Para las instituciones somos datos, cifras, encuestados, votantes, jubilados, asegurados, trabajadores, afiliados, habitantes...ocupantes... pueblo. Pero no humanos,  no personas. Nadie merece tal dignidad, (solo algunos destacables lores, más por puro nombramiento que por méritos verdaderos).A simples tres meses de inaugurarse (celebración  en la cual obvio no asistí), un socavón que se había advertido, pues se hicieron observaciones sobre daños estructurales. Un agujero tan grande como el de los bolsillos de quienes lo construyeron. Una tragedia  que bien se pudo haber evitado si hicieran las cosas bien, sin quererle ahorrar, ganar, exprimir ni resanar, o taparle el ojo al macho. Ahora le achacan la culpa a  la lluvia,  como si en Morelos la lluvia fuera un asunto sorpresivo de cada año bisiesto.Construir con politicos supervisando obras. Total, vacacionistas, automovilistas y  beneficiados de esa obra,  son ocupantes y, ahora, con el gran agujero, pues futuros causantes de  tráfico infernal. Inconformes, huevones... pero no personas, porque, bueno,  obviamente les valen. Ni que los fueran a demandar, por dios.Con tantas resquebrajaduras ya, la corrupcion  como el agua, se filtra. Porque les urgía mostrar una toma aérea con Peña Nieto bombón en su helicóptero  y que todos le agradecieran su benevolencia (pues también aprovecharon e hicieron obras de drenaje y así). Había incluso un espectacular para ejercitarle la memoria a los automovilistas subditos, de lo mucho que se hace por el pueblo. Hace poco vi un post sobre un impresionante puente chino; el más alto y el más [...]



Reina de ningún lado...

2017-06-28T13:07:22.947-07:00

"No espero nada y aun así me decepcionan", una frase conmovedora de Dewey del programa Malcom in the Middle que expresa de manera integral mi pesar.En serio, por favor créanme,  yo tenía toda la intención  de beber una copita de vino, dejar el evento fluir, tomar dos o tres fotos, seat back & chill, (y obvio, intercambiar un sano viboreo light con quien me acompañara, pero bueno eso se sobreentiende). Bien chula yo, queriéndome sentir región 4.Noroeste de Absolutely Fabulous.Compré boletos VIP para la gran final de la Reina del Noroeste y antes de hacerlo tuve la decencia de informarme bien; pagar el doble del boleto general «significa que vas a estar en la orilla de la pasarela y vas a  poder burlarte de mi desde las  primeras filas, si me caigo. Y también  que tienes servicio de bar preferente, por ejemplo, si quieres vino o algo más acá, porque al general solo van a vender cerveza, agua y así», me dijo Yuvid, una de las concursantes/vendedora de boletos. «Pasarela, alfombra rosa, todo muy chic, ya te la sabes, aparte es un buen lugar para tomar fotos», remató. Sold! Dame dos. Fácil.Eso fue todo lo que se acordó, eso fue todo lo que esperaba, (obvio no esperaba Vogue, ni runway en Milán), pero  de ahí en adelante, todo sería sorpresa.En el evento "más glamouroso del año" (así lo anunciaba el boleto), se superó a sí mismo con papas sabritas, fuze teas y coronas.  Solo  les faltaron los nachos y el chamoy (ojo, para la próxima).Bueno, llegando al recibidor, había dos puertas abiertas y obvio me dirigí  muy resuelta a la primera, pero en la intersección  nos cerró el paso una chica de riguroso vestido negro largo y peinado de al menos una hora de salón  "¿en la mesa de quien vienes?".—¿Mesa? ¿cual mesa?— me agarró en curva —No, yo no vengo a graduación, vengo a lo de la Reina del Noroeste.La chica volteó los ojos y me dijo que la acompañara. Al parecer no era la primera  que cometía ese error. En la segunda puerta nos encargó  con un chico de saco de color café deslavado (digámosle vintage para no decir que se veía viejo y sucio) y chongo al aysevá sin forma; look diametralmente opuesto al de la chica.Empujó y detrás de la puerta estaban unas sillas en hilera como de un evento cualquiera. Entrando a la derecha, la pasarela  elevada, formando una T y rellenando los espacios vacíos de esa T, el área que efectivamente tenía mesas. —Filas tres y cuatro — las primeras palabras que nos dirigió. —¿Qué cosa?—  pregunté—Si quieren se pueden sentar entre las filas cuatro y cinco, estas dos— corrigió al acto.— ¿Pero y allá? —señalé con una mano el área  en la que yo ilusamente pensé que iba a estar (en las mesas) y con la otra los boletos.  Había juzgado mal y al parecer, las mesas sí eran del evento; se les hizo padre y práctico cambiar las sillas a lo largo por mesas redondas. Y sentí como castigo que me mandaran a las sillas por mi comentario de la graduación. Pero en mi defensa, fue sin ninguna intención  sarcástica, me salió  muy honesto. —Allá es para gente importante  y patrocinadores. El "vip" (dicho así de corrido como se lee) son estas dos filas. El general es de aquí para atrás. Oh, San Gaultier. O sea que pagué lo doble porque me ubicaran  donde no hay ninguna diferencia con el general (salvo escasos centímetros) por tener el único el privilegio de pedirme una copa de vino de 80 pesos en un área donde al mesero le cuesta el mismo trabajo atender al de atrás que a mi. Eso es una ridiculez y una grosería.Y no es por justificarme pero la gran mayoría de las filas cuatro y cinco, traían la mism[...]



Go with the flow... última y definitiva parte tres

2017-06-21T00:04:19.321-07:00

Vamos a acabar ya con esto, que tengo otras cosas en el tintero virtual que merecen ser contadas (pero no por eso esta es menos importante).*Moka repasa las entradas anteriores, y luego se entretiene más de la cuenta porque parece que sufre de déficit de atención (no se preocupen, nada clínicamente comprobado), luego se acuerda y regresa a la entrada en blanco, dándole unos buenos tragos al café que trae en mano*Bien, a pesar de todo lo ocurrido y que narraré que ocurrió, el foro de Sonora Bloggers fue singular, y lo disfruté mucho, aprendí de todos y tuve la oportunidad (entre uno de esos tantos desfases) de dar el taller de Inicio al blog (espero haber inspirado a algunos tantos y no haber hecho bolas a todos los demás), además de que tuve encuentros esporádicos pero interesantes con las amigas.Todo siempre fue vertiginoso, muy, y de secuencias rápidas, pero con la idea de que iba a la aventura, y, aunque la verdad es que me reí mucho, espero la rachita no se repita muy seguido.A Andrea, casi ni la vi. A Erika, convivimos el día que me levanté ultra temprano para desayunar, cuando por fin adquirí consciencia de mi entorno, salió corriendo a no sé que cosa, y Dolores estaba muy intrigada porque sus champiñones sabían a cartón.Pero no nos adelantemos.Día tres.Las camas estaban deliciosas, acolchadas, y por ende fue muy complicado romper con esa nociva relación. Como gusano salí de ese celestial capullo, casi a rastras al baño.Tenía cosas que hacer y necesitaba de las habilidades conocedoras y conductoras de Andrea, que también se levantó con un ojo chiquito y otro grande.Según yo teníamos tiempo. Eran las nueve. Iríamos a desayunar a no se donde se le había ocurrido a Andrea. Ya mejor en la calle,  preferimos la idea de pasar a un  Starbucks, café y alguna monería, luego me botaría para que yo diera el taller de blog para recién iniciados, que se supone daría Erika pero que tuvo que salir zumbando por el stand de café (necesarísimo) .Bueno, el caso es que no sé que ocurrió; no encontrábamos la calle, el restaurant desaareció, o quien sabe que pasó, pero nos dieron cinco para las diez y me habló Erika que donde andaba, porque ya era hora de comenzar, y yo sin café, sin desayuno y rodeada de pinches calles cerradas y abiertas en canal por la mitad.Andrea recordaba como moverse en la ciudad, pero ¡no jodan! tampoco gozaba del conocimiento callejero extremo clase taxista con diez años ininterrumpido de oficio. Aquello era ridículo. Montones de tierra con tractores por todos lados.Obvio llegué tarde y sin café. Andrea me dijo que me cacheteara y o pellizcara (que si quería ella lo podía hacer por mi), para que me salieran aunque fuera unas chapitas, porque traía cara de muerta mensa, y esa no era la imagen que las bloggers deben dar. Y bien chula, me botó en la entrada con mi mochilita, como si yo fuera escolar,  y se despidió con que luego nos veíamos que se iba a desayunar con una amiga.Ash. Suspiré. Cabrona. exhalé.Llegué y todos estábamos retrasados. Fue un alivio, pero por el whats nos llegó un mensaje que debíamos disculparnos porque  llevábamos un atraso de media hora, y acompañó el texto de un emoticón; de ese redondito, enojado y rojito. Ni cómo defendernos, era verdad. Qué culpa tienen los demás que yo sea güey (o que los demás talleristas también se  toparan con situaciones extrañas), o que de que el tiempo estuviera desfasado.Gaby anunció que todos debían ir a sus salones, que en un rato avisarían para el coffee break. Ella siempre tan ecuánime y manteniendo la calma. Todos podían correr como gallinas sin cabeza y discutir como si dichas cabezas no necesitaran de cuerpo, pero Ga[...]



Go with the flow... la parte dos

2017-05-31T16:25:14.511-07:00

Qué bien que andan por aquí de nuevo. Supongo quieren saber la parte dos de esta aventura, porque, dicho sea de paso, sí lo fue.*Moka saca un cigarrito, pequeño, de esos que  tienen sabores tipo Tokio Nights, que no sé a qué sepa ciertamente una noche en Tokio, pero la propuesta parece ser que a cereza con menta. Entonces... ¿En qué ibámos? ¡Ah sí! Moka prende un cigarrito y se sirve té*Bueno ¿en qué habíamos quedado en el post pasado? ¡Cierto! la noche en el Ibis, en que me di cuenta que no traía cepillo y que obvio se me olvidó comprar a lo largo del fin de semana.Nada de andar con rastas naturales recién enroscadas, traía un peine, pero sí, peinarse era doloroso.Lo único que no me gusta del cuarto es un espejo de cuerpo entero que da a la entrada del baño, y que como aventé la toalla de forma peculiar, en la madrugada que prendí la luz, entre luces y sombras, parecía la niña del aro saliendo debajo del lavamanos... ¿Una sugerencia? Ojalá le pusieran una persiana, de esas modernas, muy mínimal, que suba y baje para esos extraños momentos en los que confluyen tres mundos (el real, el ficticio y el onírico) Solo digo. Me sacó un pedote...Entonces, al día siguiente. Viernes. Se supone la idea (en teoría, ese era el plan, etcétera, etcétera) era llegar a Cd. Obregón como a las cuatro de la tarde.Sin embargo la cosa fue algo así.Pagué el desayuno en el hotel, bajé en chinguiza porque se acaba a las diez de la mañana y, yo, a toda madre, bien gracias checando inbox, mensajes,whatsapps, twitters, pendejeando y demás... Entonces me puse los mismos pantalones, chanclas de Mafalda y llegué justo a tiempo para: servirme fruta, café y un mini pan dulce.O sea, no había nada mas que vasitos de yogur, fruta, cereales y en el buffete,unos pocos de frijoles y mucha salsa verde con (si acaso) dos trocitos de carne que no alcancé a identificar.Of course... Y justo cuando ya me harté de fruta, café y decidí continuar con mi día, renovaron y trajeron más comida. Molletes, incluso quesadillas y huevitos estrellados.La racha continuaba y, por supuesto, continuaría. No era culpa de nadie, mas que mía, creo, pues siento que vivía como si mi línea de tiempo no se ajustara al resto del mundo, desfasada:  minutos antes o minutos después de que las cosas ocurrieran. Exacto, como un carro que le falla... el tiempo, justamente.Quedamos de vernos a las doce. A Andrea le alcanzaría para atender sus pendientes, yo no me levantaría temprano y disfrutaría de la hermosa cama de hotel hasta la hora del checkout, las doce.Pero a las once y cacho empezaron los mensajes extraños. Lizeth de Gadget Girls, buscaba raite por whatsapp y en ese momento a mi amiga y transporte, le llamaron de la oficina, que tenía que encargarse de sabequécosa. Ya traía la maleta en el carro y pasaría por mi, porque había quedado, pero tenía que ir a la oficina.Le contesté a Lizeth que me iría en Tufesa y empecé a checar los horarios; tres  y media de la tarde, cuatro para llegar allá a las seis y media (cuando muy pronto), justo ya empezando todo. Obvio, haciendo cuentas, nadie podría ir por mi, pues estarían atareadas con la primera conferencia. Andaría con mi maleta para todos lados como si fuera perrito faldero hasta ya pasado todo el borlote del día, pues no me podrían instalar donde se supone me quedaría.Parada como idiota en la recepción del hotel, esperando que Andrea al menos me botara en una plaza a ver si salía temprano o  en un Cafennio cerca de la estación, o algo así, cuando llega un whats de Lizeth «conseguí con quien irme, pero si te quieres venir con nosotras, salimos ahorita ya».Me sorprendí, al final de cuentas s[...]



Go with the flow... ¡he dicho!

2017-05-24T12:29:00.941-07:00

¡Qué eskándala! La editora en redes de Sonora Bloggers no había escrito nada, nadita de nada en su blog.De hecho, así mismo lo puse en mi feis, haciendo pública y exponiendo mi culpa (no que a la gente le importe mucho lo que escriba o no).Ok, bueno sí, tal vez exageré un poco, sin embargo es cierto. Yo incitando a medio mundo a no dejar de escribir y ¡cuaz! yo haciéndome la tonta frente a la página en blanco.Pero, si es que acaso se me permite formular pretextos, no tengo más justificación que el tedio mental y el no saber por donde empezar el relato por tener sentimientos encontrados.Un semana, no la cataloguemos de difícil, pero de si extraña (digamos de eventos desfasados), tipo que culmina en un espectacular, en el que todo está bien; los colores, la foto, la distribución, pero que, una vez colgado, puedes leer "#hashtagcampaña", y no puedes hacer otra cosa que verlo mientras te brota una sonrisa maniática de evasión  y pestañeas muchas veces.Y quiero (o me gustaría) pensar, que fue un fenómeno a nivel mundial; o por lo menos que es como una nubecita que va afectando diferentes áreas... "tan solo soy nubeciiii- tá que pasa hoy por aquí..."Ocurrió antes del evento del Sonora Bloggers, al grado que al miércoles "go with the flow" se había ya convertido en un mantra que, de tener un extra, me lo habría tatuado en el antebrazo (desafiando las recomendaciones de mi madre, que todo lo olvidado y con necesidad de ser recordado, quiere que me lo tatué en las nalgas).No sé como empezó, la verdad. Seguramente un lunes, pero no quiero sacar conjeturas.Tengo poca ropa y entonces, al lavar la elegida, se salió el agua de las coladeras de las regaderas, y... no fue bonito.Había poco café y se me caía. O cuando quería un té, se había acabado el agua. La computadora se trababa, el internet se caía (constantemente). El netflix expiró, el teléfono se quedaba sin pila porque se le antojaba, el dentista decidió que nos seguiríamos viendo y para que no lo olvidara me escribía notitas de recuerdo en una receta que decía "amoxicilina c/ ácido clavulánico x7" (o sea, no me dio de alta de una muy bizarra endodoncia, gracias a mi muy extraño canino, el pobre endodoncista también se cruzó en el paso de la nubecita). Entonces, no podía autorecetarme mis tragos relajatorios.Si quería comer en algún lugar, estaba cerrado. Cuando compré pollo y cuando lo descongelé olía a podrido.En fin, que si había un mosco o una pulga en el lugar, tenía que estar hambriento y picarme a mi, en múltiples ocasiones.Cosas raras, que te empujaban hacia otro lado. Go with the flow.Entonces llegó el momento de salir del puerto para el encuentro. Mi cuñada, no sé cómo arregló que me fuera de raite. Soy muy neurótica, pero ya estaba programada y me dije «Qué más da, vamos a la aventura». El más absoluto espíritu aventurero y de desapego estilo zen.Y me preparé. Llevé mi maletón con todo lo que había prometido llevar y ropa extra por si acaso, y en el que se me olvidaron cosas, pero bueno. La aventura, go with the flow, dije.Al faltar quince minutos, cerré la maleta, y me llamó Sami (mi cuñada), que no iban a salir en punto de las tres como habían dicho (y que ya me imaginaba), que si qué hacíamos. Las opciones eran varias, pero se me hizo lo más genial, esperar en la oficina. Las personas sabían donde estaba y yo estaría lista en cuanto pasaran, no quería causar mas molestias, pues si me quedaba en casa, me conozco y hubiera hecho y deshecho la maleta otras tantas veces hasta que llegaran por mi, haciendo esperar a medio mundo.No me malentiendan, estoy agradecidísima con la familia que me patrocinó el[...]



Si de maquillajes hablamos...

2017-05-03T12:00:35.753-07:00

Estaba yo mirándome en el espejo, después de ver mucho feis.Entonces observé que mi piel no es tan tersa, ni ciertas áreas tan iluminadas como las de algunas personas con buen gusto en maquillarse y me dije a mi misma, mimisma, ya que andamos de ociosas no nos caería mal un tutorial de maquillaje.Yo no me maquillo (solo en ocasiones especiales), y solo lo más mínimo como la canción de Mecano: sombra aquí, sobra allá, y siento que salgo como doña de los ochentas. En la universidad intenté hacer el famoso "smoky eyes" y terminé pareciendo un Alice Cooper recién ingresado a rehabilitación (después de pasar la noche en la cárcel, por supuesto).La verdad es que, en la prepa y en la universidad, quienes se maquillaban tenían que levantarse a las cinco de la mañana para estar rozagantes, y yo, preferí echar mano de más horas de sueño y varias tazas de café. De todas formas, usaba jeans y tenis, porque bueno, transporte público y prisas.En uno de mis intentos, la que entonces era mi "cuñada" (hermana del que me gustaba), en una salida, me regaló el "mejor rimel del mundo" y terminé con las pestañas pegadas y una infección en los ojos que parecía yo Buda con piquetes de abeja. Era nuevo, lo acababa de comprar. Sospeché brujería, pero no lo pude comprobar.Entonces, no hubo preparación para mi. No hubo evolución ni mejoría en el uso de brochas y la difuminación de colores. Nunca me hice de elementos más allá de lo que creí estrictamente necesarios, y por ende, mi estuche de maquillaje con sus debidos enceres, tampoco nunca rebasó el tamaño de una lapicera de plástico. Ahora veo que estaba muy malnutrido, el pobre.Tengo la piel demasiado mamona; todo me da comezón, enrojecimientos, ronchas, se me corre, quedo como mapache, el rosa ya no se ve rosa, el blush parece madrazo... etcétera. luego está que, con el bloqueador, y... llegué a pensar en una máscara de yeso, mejor; le digo a alguien que la pinte chido, y, voilá!  me la pongo. Sin embargo, me quedó la inquietud de que tampoco se vería muy natural.Pero bueno, en esta ocasión me pareció una buena idea. En aquel entonces, no proliferaban los tutoriales en internet; paso a paso, seguir las indicaciones. No puede ser tan difícil, hay un niño que lo hace como si fuera profesional, con que yo quede, ya no digamos perfecta, pero si con resultados observables, me conformo.No quiero presumir, pero ya he rebasado la expectativa de vida de los humanos en el siglo XVII, y aún no soy consideraba una vieja, como a principios de los 1900 (pueden googlear "expectativa de vida a lo largo de la historia). Entonces una "manita de gato" y conocimientos en resaltar y pulir esta esplendorosa belleza natural de leona dormida,  no está de más.Entonces, "manitas de gato" a la obra. Saqué mi estuchito, puse play y...Y ¿cómo creen que me fue? Pues desastroso.Para empezar, yo solo tenía un polvo que llamaba base, y dos (creo que) correctores. La individua en cuestión se colocó tres productos antes de la base. TRES. Se untó el corrector (uno que yo ni del color tenía), no sin dejar de lado que hizo contouring y highlighting. Luego hizo la observación de usar ciertas brochas, y yo... con dos. Entonces sí, pasemos a matizar con el polvo base...Y yo, no había ni siquiera llegado al paso uno. De haber habido examen, hubiera reprobado por default.Me quedé viendo el video por puro morbo ya. Las sombras... Intenté la línea del párpado superior y quedó como si hubiera querido pintar un avioncito. Las sombras no me quedaron tan mal, aunque solo era poner rosas, duraznos y cafés... Ya el difuminado es otra cosa.El blus[...]



La relación directamente proporcional entre lo leído y lo escrito

2017-04-25T20:20:27.404-07:00

Mi gato gárgolaHace tiempo que empecé con registrar todos los libros que leo. Mejor que hacer una lista, se me ocurrió que mejor les tomaba una foto y los iba subiendo al  instagram, y  ahí ir haciendo un registro, porque había algunos que me prestaban. Sin embargo, eso fue escalando, ya no nada más era la foto, también empecé a poner una mini reseña, para acordarme más o menos de que trataba, y ahora ya me aviento la opinión del libro completa, por si a alguien le interesa o le sirve.Lo hago en Google + y en Instagram. Ahí están muy monas las fotitos con mis opiniones. Libro que lea, me guste o no, se pone ahí.Esto tiene sus pros y sus contras como escritor en ciernes. Es decir, la opinión que ejerces puede ser contraproducente para la seguridad y paz mental de lo que haces.Hay libros que te entusiasman y te dices a ti mismo «oye, el que yo escribí no puede estar tan mal. Tengo mis aciertos» y te esfuerza,  sonríes y te haces coco wash sobre algún día alcanzar ese nivel. Y te quedas con (perdón por la expresión a continuación) la puñeta mental de  que alguien, en algún lugar está sonriendo y disfrutando con tu escritura, o ¡mejor aún! recomendándola.Te saboreas como si de oreos cubiertas de chocolate blanco se tratara (me encantan ¿ok?). Pero por otro lado, tenemos los libros muy malos que te hacen dudar de ti mismo. Golpean con la realidad depresiva del  «No mames, si a este cabrón lo publican ¿qué cochinada inmunda habré mandado yo? Yo haciendo que todo mundo me lea, y resulta que tengo a todos con la misma cara que tengo yo ahorita, al leer a este soberano pendejo» Y quieres tirarte con todo y el libro (el escrito y el recién leído),a la hoguera del olvido.Obvio a nadie le quieres preguntar sobre su opinión, por miedo a que te echen en cara el tiempo que perdieron.Ese libro malo es el que te hace sentir vergüenza y pena ajena... y propia, por supuesto.Enumeras todos sus errores y, aunque tratas de disimular con tu cara de "obvio yo las puedo todas y soy la torre de marfil", andas comiéndote las uñas imaginarias comparando y pensando si tu también cometiste esos errores tan garrafales pensando que eran instantes originales y brotes de genialidad. Y te tiras al drama. Dentro de ti, alguien se está desmayando como gif de película antigua.En otras palabras, sufres como Demóstenes; con cara de poker sufres, sufres, sufres. Y solo quieres ver el techo de tu cuarto hasta que se te pase el odio a ti mismo, o se te renueve la valentía de afrontar tus cochinadas, junto con la necesidad de escribir.Eso pasa cuando lees/escribes. Ese subi-baja emocional es uno de las prestaciones (digámosle así), de cuando decides incluir tu bello ser en la larga lista de escritores sin catalogar.Eso es lo que ocurrió con el último que he leído. Se llama Cuatro segundos (novela pop según su propio autor, Kato Gutiérrez)  y es tan malo y pretencioso,  que estoy tirada al drama febril (#falefergalafida).También se me ocurrió que mi capacidad intelectual ya no de par entender a tan finas expresiones del arte literario, y esa idea no mejoró mi ánimo, pues resultaría que mi top shelf de favoritos no tendrían cabida en la modernidad y nada tendría sentido.No sé que sigue. No sé como ponerme en orden y cuadrarme para continuar.Bueno,  pues me voy a ir a ver a los Winchester.[...]



Internally screaming in spanish

2017-04-24T12:38:52.190-07:00

La cosa es muy simple: luego uno no se puede dar el lujo de platicar con todo mundo, porque se desencanta de la especie humana. No me juzguen, no todavía. Denle chance a este post.Por ejemplo, en semana santa, quieres conversar y para entrar en ambiente,  te recomiendan escuchar el narcocorrido de moda. Y eso me da ñáñaras en trasversal.O que estas tan tranquila y de pronto, sin ninguna vergüenza  tiran las latas al piso o a la calle porque, según cuenta la leyenda, «así ayudan a la economía y le dan trabajo a los que andan de pedinches en la calle». No sé como le haga esa pobre gente para llegar luego hasta las carreteras, pero bueno. Nada que una media vuelta militar y una urgencia casera no arreglen. Ciao.La de que fulanita se mete con menganito y que luego resultan en desórdenes en el mundo de la manutención infantil, me causan arcadas y bostezos, pues la verdad, soy un poquito insensible y no me interesa enterarme de sus muy pobres elecciones de pareja. En todo caso, me gustan los detalles morbosos y escabrosos, que NUNCA ofrecen (por el contrario, nos informan del llenado del formulario para solicitar la santidad o el estatus de mártir,  condensada en la frase «no entiendo por qué siempre me pasan estas cosas a mi»)..En la lista incluyo también, a los extraños que se acercan con un «¿y tú con quien vienes?» o un «¿y tú hija de quien eres?». Que si yo contestara como normalmente me dicen hija de quien soy, me tacharían de grosera. En el mejor de los casos, de ocurrente.De cualquier forma, ninguna se compara a cuando me interrumpen cuando estoy leyendo (lo sé ¡Mamonalert! pero en este caso, ni como defenderme).No lo puedo controlar. Y la verdad, no nada más yo, si no, quiero creer, todo aquel que se autoproclame lector de hueso colorado, pero no quiero generalizar ni exponer a los del gremio, que no me corresponde.Me encanta instalarme en una cafetería y ponerme a leer (lástima que el Limani haya cerrado, chingado. Todas las demás que me gustan, me quedan lejos). El murmullo del lugar, el aroma a café con los miles de perfumes, lociones y pasteles que han pasado por ahí, la música... Mi mente se siente de vacaciones en ese ambiente ajeno, y disfruta de una forma diferente.Pero bien, en cuanto alguien insiste en llamar mi atención y tengo que poner el separador en  el libro para atender, ya estoy escuchando los chasquidos para  prender la estufa en mi interior (si, es eléctrica), en mi oreja derecha. Tsk, tsk, tsk...Y poner la tetera a calentar.¿Que si leyeron el libro? Qué bien, Me parece fabuloso y muy meritorio de su parte... Ahora si me disculpan.Sin embargo, he de confesar que eso de que alguien que no conozco comente el mismo libro que estoy leyendo,  me ha ocurrido si acaso, una vez. Eso normalmente ocurre, con mis amigas y mi mamá, que andamos rolando los libros. (y lo soporto porque son gente que se lleva y se aguanta).Pero en mi experiencia, lo que  pasa realmente, es que me interrumpen con urgencia para recomendarme otro; «buenísimo y seguramente mucho mejor que el que estás  leyendo» (pueden imaginar mi cara de incredulidad, cuando ni siquiera conocen al autor).Entiendo su buena intención (si es que hay de eso en las personas que interrumpen, perdonen mi escepticismo), pero no es el momento, ni la forma.Me ha tocado que cuando una persona es realmente lectora, deja su recomendación y se va. Y yo, agradezco  la brevedad y la observación, con entusiasmo. Incluso la estufa se apaga, Figh Club se calma, y puedo llegar a decir "qué tip@ tan más simpátic@" y an[...]



Yo tambien tuve 16 y me quise salir de la escuela.

2017-03-29T11:28:09.063-07:00

La Mars...Nombre extraño, acortado y alienado (les aviso que yo no siempre fui Moka).Pobre chavita, ya fue ridiculizada, premiada, alabada, invitada, viralizada, compartida y demás. Tan en las nubes anda que ya está por Marte.«A huevo, pinche chamaca los tiene bien puestos» leí en los comentarios.Pero, el asunto no es la chamaca en cuestión. Ella puede decir misa, como lo hicimos muchos, y lo harán las generaciones venideras por los siglos de los siglos amén (depende de cuanto dure la humanidad en estas tierras, pero bueno, otro tema, para otro momento), son los padres.Recuerdo que también tuve la misma edad, con las mismas ideas. Y no nada más yo, muchos. Tantito que lees de más y que tienes para tus antojos y qué comer en tu casa, te sale lo progresista.Yo también quería mandar al carajo la escuela (y no una, sino mil veces). Yo también, como argumento probatorio usé la máxima de que era un sistema retrógrada, arcaico y anquilosado, que solo servía para moldear las mentes de una manera uniforme (porque, seamos honestos esto no es nuevo, ni recién descubierto).También expresé con ardor juvenil mis ganas de seguir mis sueños, salir de ese mundo gris y empezar desde ya. De largarme a otro estado  y vivir en el racho con mi papá (que ni me pelaba, por cierto, y de una vez fui de "vacaciones", dije: «esta buena la aventura, pero nop, esto no es vida para mi»).¿Qué hizo mi mamá? Uso argumentos más convincentes. De un pinche cachetadón me expuso su inapelable decisión ¿Y saben por qué? Porque en realidad eran (y son) argumentos muy pobres.Porque para pensar outside the box, tienes que tener en claro primero, cual es la box.Y así regresé al día siguiente a la escuela, con el hocico reventado y sin un plan lo suficientemente estructurado que me pudiera haber salvado de esa.Como yo, La Mars no propuso nada, solo decidió salirse, usando razonamientos que incluso (con tristeza) vemos en todos los niveles universitarios. Queremos que las cosas se amolden a nosotros, porque nos creemos únicos y especiales... Bueno yo no. Mi mamá se encargó de evidenciar mi generalidad.Obvio que la educación está estandarizada, no eres niño genio que requiera ser estimulado todo el tiempo, ni tampoco un niño que requiera educación especial ¿Entonces? Bueno, pues te jodes en tu guardería. Ya sabrás si le sacas provecho o no. Lo que ahí enseñan sirve para desarrollar capacidades intelectuales (no nada más de acumulación de información).¿Por qué lo maestros deberían tenerte en consideración solo por ser tú? No, no deberían. Punto.¿Qué te hace diferente de los demás? Nada. Hasta la fecha no te has tomado la molestia de hacer algo más allá que el hacer uso irrestricto de tu inherente rebeldía. Ni sabes lo que quieres (hasta la fecha tengo problemas con eso). La gente cuando sobresale, se nota, por eso se dice "sobresalir".Por los mismos años, un compañero de la prepa, decidió lo mismo, salirse de un sistema que le parecía opresivo, pero creyó conveniente tener los conocimientos ¿Qué hizo? Tomó sus cosas, e hizo el examen único de la preparatoria. Lo pasó, y así se salió. Un héroe. No más años desperdiciados en una silla. Te lo podía encontrar en el billar en las mañanas (yo me saltaba clases... Tenía un método de contabilización de faltas, no me juzguen).Una amiga decidió hacer la prepa abierta. Le tomó más tiempo del planeado, pero fue feliz porque podía ayudarle a noséquién con su trabajo de campo o cuidando aves en Jungla Mágica (cuando existía). Otra chava decidió hacer[...]



Calladitos se ven más bonitos.

2017-03-18T17:40:25.490-07:00

No me considero una buena feminista (no del tipo Madonna en su discurso grammy, si no que, de hecho me inclino por decir humanismo, no me juzguen, no todavía) , así como tampoco soy buena a atea, y mucho menos una buena creyente.Tengo la mala costumbre de lo que los estadounidenses llaman "overthinking" (¿en español? pensar las cosas demasiado, pero no suena tan bonito ni tan patológico).Digo esto por el asunto de Plaqueta (Tamara de Anda) bloguera mexicana eterna (blogger casi desde el inicio de los tiempos blogger). Si no lo conocen, pongan en Twitter Plaqueta o Lady Plaqueta y ya está, plétora de información les inundará.¿Ya? Bueno.¿Fue exagerado? Posiblemente ¿Fue solo un halago? Tal vez .Y podemos aquí comenzar una discusión (que bueno, este es un blog y no un foro), que derivará seguramente en tratar de convencer sobre la escasa capacidad intelectual de su persona, lo trastornado de sus elecciones y a sugerir un oficio de acelerada actividad sexual (es una estúpida, una idiota, ridícula, feminazi, puta etc etc etc, que seguramente también leyeron mientras buscaban sobre el incidente Plaqueta)Pero por favor, no se me pierdan. Si hay una ley, ella está (y estuvo) en todo su derecho de hacerla valer. Punto.Si no quieres denunciar así te hayan robado trescientos pesos o treinta mil, es asunto tuyo (tus razones tendrás), pero el marco legal para hacerlo, ahí esta. Estás en todo tu derecho como ciudadano de hacer pleno uso de este. Hay gente que ha denunciado personas porque les robaron unos chiles en nogada.El asunto es ¿porque a los demás les ofende eso? (lo de los chiles en nogada sí no tiene madre), al grado de ofender de forma grotesca, explícita, llegar sugerir un daño físico. «Si te encuentro en la calle, bla bla bla»«No es una agresión, es un halago, un piropo». Bien. Incluso mujeres se muestran en favor de esa  romántica teoría. Y yo lo podría estar (de nuevo, overthinking), digo ¿qué daño puede hacer un cabrón que no se puede guardar su opinión ante tan esplendorosa hermosura, y que no discrimina?  Sin embargo...Mi mente me remonta a cuando era chiquilla. Iba a la primaria y cuando pasábamos por una construcción, le chiflaban a mi mamá (y seguro le decían corrientada y media). Mi mamá no reaccionaba, seguía caminando, muy digna  «no los peles y ya», pero yo recuerdo ese ardor en los cachetes de cuando me sentía agredida (chica nueva en la escuela, eso era común). Una vez les empecé a gritar, y me callaron la boca de un jalón. Uno de los de ahí gritó «Mira la fierecita» una sugerencia de nalgadas y se rieron de mi.«Gente sin educación, nacos» dijo mamá. «Si los ignoras, solitos se van». No se fueron.Aquel episodio se prolongó por el tiempo que duró la construcción de la casa, y el carro en el taller.Eran palabras, pero para mi, pasar por ahí era un suplicio. La peor parte del día (si no entregaban calificaciones, claro). Peor que pasar por el área de changos en el zoologico, donde a la menor provocación te avientan una bola de caca.No entendía entonces lo que sentía pero era una mezcla entre el ardor en las mejillas, el no poder defenderme, el desamparo y la vergüenza. No hicieron nada, solo traumarme un poquito. Lo que sí es que, gracias a ninguno de ellos conocí los sonetos de Neruda o las palabras melosas de Benedetti.Luego, años más tarde cuando tomaba la ruta para llegar a casa y no me gustaba pasar por una calle en la que ahí se sentaban señores a fu[...]



En una fonda chiquita que parecía restaurante...

2017-03-16T21:11:29.871-07:00

El incidente de la sopa de tortilla, en tierras norteñas—Tengo hambre ¿qué vamos a comer?— mensajeé al proveedor principal de comida en este hogar, después de abrir el refri y observar que había dos cartones de leche inflados, un frasco con alcaparras, una cerveza (más en calidad de souvenir que de bebida refrescante) de hace como mil años de cuando mi amiga se fue a Alemania y me dejó encargada (regalada), un topper con solo dios sabe qué (y que posiblemente tire íntegro sin averiguarlo) y varias bolsitas de ranch del Sams.—Me dicen que en una hora tendrán sopa de tortilla aquí abajo—fue la respuesta por messenger.Pues me esperé, obvio. Pues, aunque el hambre es canija, es más el que la aguante.El restaurante de abajo de la oficina, no es santo de mi devoción en ninguna de sus presentaciones, pero la sopa de tortilla en general me gusta  y no hay mucha variación como para que puedan cagarla.Es un restaurant donde venden "ensaladas al gusto". Sacan del refrigerador tu base de lechuga, y ahí le vas añadiendo ingredientes. Luego, a veces tienen sopa de la casa. En esta ocasión anunciaron sopa de tortilla y mi sistema digestivo la esperaba con ansia locochona.Entonces pasó una hora... y se le aunaron como unos setenta minutos más. Para cuando apareció Argo en escena con el platito hondo de unicel, yo ya lo esperaba con cuchara en mano como el coyote Willy.Entonces quité la tapa con ansia, y lo que encontré fue una pasta verdosa de aroma como a glutamato monosódico avetarrado.—¡Sorpresa!— dijo, como si hubiera recibido por fin el paquete sorpresa perdido en el correo por tres años.— Resulta que "no tenían los ingredientes para hacer la sopa de tortilla", e hicieron de brócoli. Y cómo sé que el brócolí no te hace muy feliz, traje ensalada.A ver. Permítanme recapitular: casi dos horas (supongamos más, desde que decidieron cual iba a ser el menú del día) y resulta que "no tenían los ingredientes". Entonces decidieron hacer de brócoli.*Moka levanta una ceja en señal de incredulidad*Tomémonos todo el tiempo necesario. Googlemos los ingredientes y el tiempo de preparación, las diferentes recetas, desde la más sencilla, hasta la más gourmet. ¿Ya? Bueno.He de hacer especial hincapié en que, ya he probado su sopa de tortilla y dentro de la escala, no es especialmente gourmet (definitivamente no es de esa que tateman y muelen la tortilla para hacer más espesa la sopa y así), La balanza se inclina discreta, pero evidentemente, más por el lado contrario.  Aboga más por la sencillez, digamos.No sé si la sopa de brócoli estaba recién hecha, pero definitivamente los brócolis ya tenían un rato padeciendo de ser ignorados. Léase; fresco fresco "freshly acquired", no estaban. No mamen, no me hacen pendeja.¿Qué mamá no hace luego algo algún tipo de sopa o crema de algo que está a punto de echarse a perder en el refri?  (y obvio, con mejores resultados). Mamás que incluso llevan los limites más alla de lo que sugiere Salubridad (como la mía a veces, curándolas con un amoroso "ay qué tiene, es tantito nada más")Además, tengo un bien entrenado paladar callejero (como lo suficiente en la calle) como para intuir "reciclados de mostrador".Hasta yo sé que el knor suiza arregla casi todo ¿y a qué creen que sabía?Pero bueno, estaba comestible y Argo la dividió en dos.En eso abrió la ensalada ¡Por el divino cuerpo de Thor sacramentado y sus hermosos pectorales de acero! ¡Que peste! Del tipo de tufo que escapa del[...]



¡Whoa! Qué cumpleaños

2017-03-10T13:14:48.115-08:00

Felicitaciones, muestras de cariño, mensajes, llamadas...Por principio de cuentas la invitación a desayunar (tarde, nada de madrugar y esas cosas del diablo) de Argo.En el desayuno, dos Mimosas en Capones (uno de mis restaurantes favoritos), que al pasar la cuenta la chica dice que son por parte del restaurante. Fui feliz.Así empecé con burbujas felices en el sistema.Llego a la plaza de la oficina y voy a la cafetería. Empujo la puerta y entro como siempre, como Juana por su casa y el chico me dice que la cafetería estaba cerrada (que de haberle puesto llave a la puerta me parto la nariz), que él estaba ahí limpiando... Pero que, como había prendido la máquina para hacerse el un café, pues que no estaba de más. Y me prepara un café de amaretto (¡lo recordó!).Y obtuve café de una cafetería cerrada (estoy segura que eso debe de venir en alguna profecía).En la oficina, en mi escritorio, me esperaba un ramo de flores. No que me guste la idea  pero es la emoción, (bueno, este era un ramo especialmente diverso de flores extrañas y un girasol). Nunca he recibido flores misteriosas. La tarjeta no dice quién las manda... Debido a que no había una sola rosa y el asunto era bastante colorido, tenía una intención de alegre amistad.Eran de alguien que me conoce lo suficiente como para saber que el no saber, va a tener entretenida mi mente hasta averiguar.Misterios y tragos gratis. Lo que necesita el alma.Las flores eran por parte de la oficina, de Sami en realidad (necesitan trabajar en su cara de poker). El siguiente paso iba a ser hablar a la florería.Quería algo dulce y estaba de ociosa en la oficina, cuando descubrí una botella de Choco Wine... Oh diosas, que bueno estaba eso. Lo mejor de dos mundos.La segunda parte iba a ser ir a comer todos juntos, pero mejor quedamos en cenar, una pizza y tragos coquetos. Pero  al final de cuentas, ni Plinio ni Ariel pudieron ir. Estaba dispuesta a dejarlo para otra ocasión, cuando me mandó mensaje Sami, que fuéramos las dos, al fin y al cabo la pizza favorita de las dos es la Margarita, así no tendríamos que ponernos de acuerdo con nadie más sobre los ingredientes, tamaños, ni nada. Unas cervezas y de postre unos dos Fireballs.Así fue.  Sin embargo los fireballs cumpleañeros fueron cortesías. Happy Birthday to me.No terminamos la última cerveza después de pedir la cuenta, cuando apareció otra amiga, Maru. Andaba festejando a alguien más en el mismo restaurant, pero ya la fiesta se despedía , y a Sami y a mi nos hizo un guiño «Es temprano, vamos a la casa. Tengo un fireball en el congelador que nos espera, aparte de otros goodies».Así fue: Fireball, Amaretto, Kaluha, Baileys... Un poco de leche condensada he hicimos unos orgasmos de miedo y toda la noche de risa loca.Parte de la anécdota divertida, fue cuando la dueña del hogar, al pedirle algo con que abrir la lata de leche, me pasó un destapacorchos, luego de que se lo hice notar, me pasó un cuchillo cortador de queso. Al final me pasó por fin un abrelatas tan jodido (caminaba por todo el borde sin siquiera hacer una mellita), que opté mejor por el cortador de queso y un martillo. Estilo cavernícola nais.(de eso no hay foto, solo un video  y lo tiene Maru)Después de dos orgasmos, con rondas de minishots intermedias, nos despedimos temprano.El día acabó ahí, pero no mi cumpleaños. No señor.Por extraños azares del destino, Oscar, el capitán de Del Mar Charters, había escogido la tarde del 8 de m[...]



Moka y el gimnasio. Lucha sempiterna

2017-02-13T23:56:22.213-08:00

Ok. Vale. Sí, no sirvo para eso.Tengo la voluntad de una bolsa del Oxxo sin refuerzo.*Saca una copa y le sirve vino. Al fin que hay "estudios" muy serios publicados en el facebook de que una copa equivale a una hora de gimnasio, y esas son las cosas en las que Moka decide creer sin cuestionar mucho su veracidad o procedencia*Fue un día que empecé de hocicona en una plática de cafetería «Sí, yo también debería de empezar a hacer ejercicio» y ¡paz! con eso tuvo mi amiga para agarrarme de rehén. Saliendo de la cafetería me dijo «¿me acompañas a inscribirme al gym», y una cosa pasó a la otra, el chico dijo «las inscribo de una vez a las dos». entonces que Wendy dijo «yo te presto, no hay bronca», total que ni modo de decir que no cuando ya me había enlodado yo solita hasta las manos.Ahí estaba. Diligente el primer día que no pude ni bajar las escaleras. No sentía mi patita chafa. Como si no existiera, como si fuera el pie de un extraño. Como si ante el impacto del peso y el ejercicio de plano se hubiera desmayado.Y ahí vamos, bien chulas, bien amigas las dos. Odiándonos mutuamente.Luego se atravesó una semana cultural. Volví a empezar, otros tres días, dándole con todo... tratando de motivarme con los posters que están ahí, de ganarle a la vieja buenota, de hacer surgir la fiera en mi y cumplir un propósito que ni me había propuesto. Luego se atravesó un dolor de pata fatal (de esos que hasta me cambia el humor muy fácil)... total que llegó el tiempo de volver a pagar. *Suspira. Le da un trago y saborea el vino. Es solo una copa (en teoría) y tiene que durar*.Entiendo que tengo que mover mi puerquesito porque si no se me va a oxidar... Más ahora que, digamos, tengo el mal hábito de buscar por todos los medios un sano bronceado de computadora.  Escribo más, pendejeo más, me abstraigo más...  You name it. No me pongo fresa con las definiciones. Necesito (y es muy infantil, pero apenas estoy en ese proceso del autodescubrimiento del comportamiento personal humano), a alguien que me arranque de lo que estoy haciendo y me lleve. Así no tengo más remedio, porque recayendo en mi la responsabilidad, es OBVIO que tengo otras prioridades.Las ideas se agolpan, lo "necesario" resurge, como cadáver en pantano.. ¡Blop! Y en lo personal encuentro divertida esa manía de mi cerebro de hacer surgir "cadáveres" en el momento menos idóneo (gracias Evernote). Siempre, algo ocurre, o sucede, o requiere de mi presencia y/o atención, cuando decido ir al gimanasio a determinada hora. Ya sé, ya sé... Me sabotea mi propia mente. Pero, si he de defenderla, luego se le ocurren ideas geniales.Es como cuando yo le digo a la gente que tiene que hacerse un tiempito para escribir.  Todos tienen tiempo, solo hay que buscarlo. Es querer, es que te guste y te apasione. Es hacerlo un vicio.Lo mismo dice la gente "gym friendly": «Ay no mames, no me digas que no tienes una hora para hacer ejercicio?», «En vez de ver tele, o estar en el feis, esa hora dátela a ti», «levántate más temprano» (¡jamás!), «todos los días, un día a la vez, como los adictos», «trabaja una nueva versión de ti mismo», «mañana te vas a arrepentir de no haber empezado hoy», y blah, blah, blah, blah.*Moka decide que si una copa es una hora, dos copas, complementan como con una buena sesión de cardio*Posters con frases de motivación está repleto el Pinterest. No digo que sean mentiras, no. So[...]



Le pedí tiempo a la Muerte, mi primera novela.

2017-02-08T12:31:31.267-08:00

He puesto mi primera novela "al aire", en Novelistik.Si había de necesitar un empujoncito para en serio ya subirla, y darle publicar, ese fue el cumpleaños de la abuela. Mi abuela.Esta primera novela se la dedico en su totalidad, a ella. Ella que es escritora, de su nieta que también escribe.Pues gracias a ella que empecé a escribir, y gracias a ella no creo dejar de hacerlo.Gracias a ella abrí un blog, para que pudiera leerme a distancia.Ella me corregía y me decía qué mejorar. o decía que estaba próxima a encontrar "mi voz".Esa voz o voces principales en tu cabeza que narran las historias... (Por dios, no le vayan a decir eso a sus terapeutas).¿Pero por qué la necedad en digital? Ustedes se preguntarán.Porque desde que empecé a escribir esta novela, la verdad tenía a idea de subirla a la red.Me obsesioné con la idea de que mi primera novela tenía que estar colgada en algún lado.Le debo mucho al blog. Aquí es donde escribí, corregí, mejoré... Es ahí donde me formé, donde me encaminé para encontrar mi "estilo" (que dice mi abuela). Es de ahí donde conseguí los trabajos más significativos. Encontré amigos, gente lectora, historias fascinantes. Lo ponía de referencia y me ayudó a tener un espacio en rockypoint360, y también a tener la beca. Es aquí donde nació la novela. Ok, no propiamente, la novela, pero sí la idea; escribir, teclear, contar historias, ponerlas, querer hacer algo más complicado. Esa novela, que me costó desvelos, pero sobretodo ansiedades. Aun cuando creí que ya estaba lista, revisada y todo la verdad es que tiene  siete repasadas (con sus respectivos archivos que lo comprueban). Aún ahorita estoy haciendo acopio de voluntad, para no caer en la tentación de comerme las uñas (tan bonitas que se ven de un largo decente).Es más, en una ocasión (hace dos años, creo) que me invitaron a la Feria del Libro en Hermosillo, como bloguera de parte de Sonora Bloggers, expresé esa inquietud: Que mi novela saliera en una plataforma digital, como un blog o algo así. (por ahí anda, creo, el audio para que vean que sí es cierto).Quería ponerlo en mi blog, abrir un medium, no sé, busqué opciones. Obvio también estaba amazon. El caso es que quería poderla partir en capítulos, quería irla poniendo y que se armara un libro, y no que se fuera perdiendo hacia abajo... Quería muchas cosas.Y lo peor es que pienso las cosas demasiado. Demasiado (en serio demasiado). Desde que ví Novelistik (una plataforma muy interesante), hasta ahora, pasaron como tres meses.Lo sé, no estoy orgullosa de eso.Quería una portada, quería que alguien más la leyera para ver si valía la pena, quería volverla a checar, Quería hacer fiesta, que estuviera perfecta antes de subir siquiera mi nombre. Quería la fecha precisa, quería que no tuviera fallos.Respire hondo, porque hay que hacerlo cuando uno se tiene que aceptar como ser imperfecto.Es la primera y nunca estaré a gusto. Ya, dejemos de lado todo los ejemplos soberbios, dejemos de querer impresionar a las altas esferas de la narrativa. Y quedémonos con lo que somos, (sí, yo y mis voces) qué importa.No es pretensión. Es simplemente dejar ir, para seguir con otra.Entonces se me metió la idea del cumpleaños de la abuela. Aunque les voy a confesar algo: el cumpleaños de mi abuela fue el seis. el Internet estaba tan terrible que aunque le metí turbo y Monster, no logré hacer que se su[...]



De Lascia a Tatuajes

2017-02-01T14:09:52.703-08:00

Si bien en la entrada pasada me quejé amargamente, mi "thrigger" (que está muy de moda esa palabra) fue de una terrible interpretación (si se le puede llamar así) de Lascia ch'io pianga, ahora, con gusto les puedo afirmar que en otro evento en la misma semana, me entusiasmé tanto (supongo lo contrario de sentimiento thrigger), que hasta terminé coreando una de Joan Sebastian. Y no, no Bach, el otro Joan Sebastian de sombrero y de Juliantla.No que lo tenga en mi lista de reproducción, tampoco que lo ponga de nunca en nunca en el YouTube, sin embargo gracias a la diversa amplitud musical de mi familia y amigos, se ha contribuido a mantenerla vigente en mi psique lo suficiente como para cantarla, no leyendo pero si acompañada de alguien que se la sepa. (No gracias, ahórrense las invitaciones a los karaokes, siguen sin gustarme y también por el bien de ustedes, que soy de un sangrón insoportable en esos lugares).Así es. Aunque los Hijos de Frank cantaron de todo tipo, desde Beatles, pasando por unas mas nuevas, otras que no conocía pero que sonaban a qué bien podían formar parte del soundtrack de una serie tipo "Soy tu fan" (de la que por supuesto, me declaro culpable de caer cual polilla a la luz en ese delito culposo).Me gustó.  Eran fusión, eran frontera. Los.estilos individuales, la forma de vestir de cada uno, sus canciones, incluso sus instrumentos.No discriminan, rola que se les cruza por el frente, rola que atrapan y la hacen pasar por los molinos de sus instrumentos, machacándola así como con metate profundo, para  convertirla en la misma, pero de ellos, a su forma.Jóvenes, de voces fuertes y francas. (No me puedo quejar- aunque ya lo hice- las propuestas musicales en esta semana fueron bastante variadas). Una caja de percusión (literalmente una caja, lo que no termina de fascinarme), dos guitarras, un bajo y con eso tuvieron para llenar el escenario, que si bien en las fotos parece como que hay mucho espacio; micrófonos como toda decoración (muy minimalista,  sí, mi pánico escénico y yo sudamos frío con la simple idea), pero tendrían que haber estado ahí para darse cuenta que por esos espacios se colaba una energía vibrante (aparte del frío)...Ahí me tenían a mí, moviendo mi cabecita de un lado a otro tratando de llevar el ritmo.Siendo honesta ni los googleé, ni hice el intento por saber quiénes eran. No quería llegar con ideas en la cabeza. Por el nombre me sonaba como reggae, o sonidos urbanos más underground medio infumables (que me han tocado bastantes). Cuando vi los micros pensé que me enfrentaría a la trova  (y ese estilo siempre me ha gustado para bar y no solo para mirar). Pero jamás de los jamases me imaginé rock ligero.¿Ssaben porque se llaman así? Por el cantante de los Apson Frankie Gamez. Un pequeño tributo.(Un dato que no sabía yo; el nombre de Apson porque son de Agua Prieta Sonora...Oh wow. Todo el tiempo frente a mi y no lo vi.)Me pusieron de buenas. (No que eso sea un logro, si no que su música me alegró)Volviendo al tema, de tatuajes.Los Hijos de Frank fueron en esta ocasión los perpetradores con una ágil interpretación entintándolo un poquito (gotitas, si acaso, nada más para darle color) con estilo roquerón sesentero.Y la canté. La canté con gusto. Todita al grado que voltearon a verme impresionados algunos amigos cercanos. «Is this, then your cup of tea?» &n[...]