Subscribe: Emanaciones
http://www.emanaciones.com/atom/
Added By: Feedage Forager Feedage Grade C rated
Language: Spanish
Tags:
abril málaga  abril  aquí  cuando  día  eta  hasta  hay  iglesia  llamados pueblos  mataba  muy  málaga  más  pueblos  también  vasca 
Rate this Feed
Rate this feedRate this feedRate this feedRate this feedRate this feed
Rate this feed 1 starRate this feed 2 starRate this feed 3 starRate this feed 4 starRate this feed 5 star

Comments (0)

Feed Details and Statistics Feed Statistics
Preview: Emanaciones

Emanaciones



Juan Abreu



Updated: 2018-04-22T11:13:05Z

 



3573

2018-04-22T11:13:05Z

Domingo, 22 de abril de 2018

Me levanto tarde y solecillo y de buen ánimo y lo primero que me digo al poner los pies en el suelo es: estoy hasta los huevos de tanto Perdón. Lloriqueos y Perdón y Reconciliación y Humanidad y léanse Patria, para que vean cómo la lluvia vasca lo lava todo y los policías españoles también eran muy malos. Hasta los huevos. Y siguen en todos los periódicos con la mamalonería de ETA derrotada cuando ETA lo único que ha hecho es triunfar. ETA no mataba por matar, mataba por la patria vasca y por el ¡vascos, primero! y mataba porque eran patriotas y mataban para llevar al poder a los patriotas vascos ¡vascos primero! Matar no era un fin en sí mismo, sólo un medio para alcanzar ciertos fines. Que han alcanzado, quién lo duda. Y ahora también la puta Iglesia vasca y el aluvión de cháchara correspondiente y nadie dice lo más elemental es decir que si es Iglesia vasca ¡ya no es cristiana! ¡ni Iglesia!

Y ahí los dejo que me voy al solecito y al vinito frío y a la sombrita del olivo a ver si se me refrescan los huevos.




3572

2018-04-21T11:24:32Z

Sábado, 21 de abril de 2018

Hemos plantado margaritas a la entrada de la casa y lo cierto es que alegran mucho el llegar. La hiedra por su lado ha renacido y la casa va adquiriendo esa funda verde que nos envolverá todo el verano. El limonero, lo miré hace un rato, tiene diez limones, pequeños aún. Las flores del manzano son blancas y lilas en el centro y en el naranjo huelen los azahares. Zumban las abejas. Creo que lo de cubrir el cerezo ha dado resultado porque ya le han brotado un montón de cerezas diminutas y verdes. Dicen que en primavera renace todo pero yo no lo creo todo es nuevo y es otro y nada renace ni regresa. Sin embargo en la cerca del fondo el jazmín que traje de Miami, unas raíces apenas envueltas en servilletas húmedas, se ha colmado de brotes bermellón y cuando florezca las noches serán la máquina del tiempo y serán la fragancia de la infancia. Todo acontecerá en mi cerebro, es verdad, pero ¿es que hay algo fuera de mi cerebro?




3571

2018-04-20T10:18:50Z

Viernes, 20 de abril de 2018

Málaga (5)

En el avión de vuelta termino de leer El Hielo y va a peor, hasta su decepcionante final críptico (para mí, al menos). Demasiada literatura. Es una pena porque el libro arrancaba muy bien. Y atravesando unas turbulencias sobre Valencia me viene a la cabeza lo que decía Reinaldo “la sabiduría consiste en ir deshaciéndose de la sabiduría”. He pensado en esto en muchas ocasiones a lo largo de mi vida y a veces me parece un juego de palabras sin mayor importancia y otras la esencia misma de lo que buscamos al escribir: un efímero, placentero, estrictamente personal y musical consuelo. Nada más.

Cada día que pasa me gusta más escribir y me interesa menos la literatura.




3570

2018-04-19T09:40:35Z

Jueves, 19 de abril de 2018

Málaga (4)

Subimos a la sierra y en la cima un castillo y a sus pies el Peñón y África y Marruecos. Con tantos países que hay en el mundo y que les haya tocado Marruecos, qué mala pata, me digo. Tendría que ir un día en que ande por acá a Marruecos, pienso después, pero recuerdo de inmediato que ya no voy a ningún país donde no respeten las señales de tráfico y al atardecer empiecen a berrear desde los minaretes. El Peñón se ve bonito envuelto en una neblina azul desde aquí más bonito que cuando estás allí que a no ser que seas un mono carece de interés, todo aquello no es más que un enorme paraíso fiscal, hasta los monos evaden me dicen. El castillo es formidable pero con esa soledad que le sale por entre las piedras a los castillos. Los niños trepan y saltan santocielo hubo un tiempo en que yo trepaba y saltaba así. No hay nubes. Al fondo del valle un lago espejea y en las laderas bosques mediterráneos. Aunque es un poco exagerado llamar a eso bosque. El día tiene un tempo armonioso es por los amigos, lo sé. Y mi reina ríe y el cielo resplandece y estoy convencido de que debió nacer aquí y aquí regir sobre un gran territorio y yo sería caballerizo en su castillo y me asomaría cada vez que pasara mi reina a ver su bello rostro pasar.




3569

2018-04-18T09:39:18Z

Miércoles, 18 de abril de 2018

Málaga (3)

Se habla de bailes y yo me apresuro a exponer mi teoría de que los bailes de los llamados pueblos son un retrato de esos llamados pueblos. La sardana por ejemplo, un baile asexual, cerrado, tacaño. Un baile seco, cumbayá, que aniquila la libido y predispone a la tristeza y al lloriqueo quejica. Así la catalanidad. Y aún otro ejemplo, véase la rumba cubana que describe y retrata a la perfección la cubanidad, que se reduce como todos sabemos a un mover el culo.

Esto mientras comíamos cazón en adobo, calamar a la plancha (queríamos ortiguillas, pero una fuerza superior nos impidió comerlas), gallineta frita, papas aliñás y bebíamos cerveza muy fría a dos pasos del mar y a salvo de ese viento atroz que sopla aquí con frecuencia. Mi teoría no fue muy bien acogida pero nos reímos bastante.

También dije que lo de la soberanía de los pueblos y la sagrada independencia no son más que monsergas y falsedades. Lo cierto es que hay pueblos (palabra asquerosa pero necesaria en este caso) que no están capacitados para gobernarse y que lo mejor que puede pasarles es que sean la colonia de alguien o el territorio de ultramar de alguien o el estado libre asociado de alguien. Es la única manera de evitar que acaben convirtiéndolo todo en un basurero sangriento, véase Cuba por mencionar el caso que tengo más a mano.

Y mientras hablaba, sólo tenía que levantar un poco la cabeza para comprobar que el cabello del mar era suntuoso e infantiles los ojos de la luz.